domingo, 20 de marzo de 2011

I Concurso de Microrrelatos del Blog de Mameluco :: VOTACIONES


Hola, amigos. Al final han salido 41 relatos más o menos válidos. Alguno se pasan de palabras. Solo he incluido, y lo siento por los que escribiesen más los que no se pasaran demasiado de los 600 caracteres fijados por las reglas. También he pasado por alto algunas faltillas de ortografía… que he corregido para la lectura definitiva de los microrrelatos (menos las escritas en gomosino). 


Ahora es cuando todos ustedes, sin excepción pueden votar. El sistema de votación será sencillo. Tienen 2 puntos a su disposición y lo reparten entre dos microrrelatos o se lo dan a uno, como prefieran. 

Por ejemplo: 

1. Ángel Serrano Mateos 1 
5. Pepe Trueno 1 
Puntos repartidos entre Ángel y Pepe, que da la coincidencia que son músicos ambos. 

39. B.b. Raro 2 
2 puntazos para nuestro muñequín favorito.

Por favor, no me sean cutres y se inventen muchas identidades. También se podrá votar en el evento de Facebook, por lo que pido por favor no voten en los dos sitios que uno es de ciencias pero hasta cierto punto, y me lío más que la pata de un romano con los números. 
Evento en FACEBOOK

HASTA EL DÍA 31 DE MARZO

Aquí los tienen todos, toditos, todos. Se puede hacer crítica o alabanza también, pero no me sean malrrolleros, ¿vale?, que es desagradable.

1. Ángel Serrano Mateos
Cada vez que ella marcaba "Me gusta" en uno de sus comentarios, el suspiraba, decía en baja voz "Ay, Dios" e, irremediablemente... procedía a reiniciar su corazón.

2. Fran G. Lara
Le gustaba llevar a su hijo a la guardería. Disfrutaba de las cuitas que el niño le iba desvelando a media lengua por el camino. Estaba también, claro, aquella pelirroja que cada mañana aparecía taconeando por la acera tirando de una niña que parecía su réplica en miniatura. Con el tiempo había aprendido a hacerse el encontradizo, a intercambiar miradas y sonrisas.

Se la encontró en la parada del metro.
- Te voy a invitar a un café – le dijo ella sin más – porque si no tú no lo vas a hacer nunca.
Él la miró perplejo, como si hubiera visto la cara de Dios.
- ¿Y tu marido? – quiso saber.
- ¿Y tu mujer? – inquirió ella por toda respuesta.
Enfilaron hacia el bar más cercano. Antes de llegar a la esquina ya estaban comiéndose a besos.

3. David Lobech
Visto en retrospectiva, pedir aquella cerveza había sido un error.
No fueron los 7,20 euros que les clavaron por la lata y un agua ni porque la chica que, tan solícitamente les había cobrado, la hubiera dejado inadvertidamente abierta, provocando que ella se derramara la mitad del contenido por encima del bolso estrenado para la ocasión.
Tampoco fue que, sólo Dios sabe el motivo por el que esta vez lo hicieron todo al revés, este último incidente no despertara una riña entre ambos, sino sólo comprensión y ternura.
Visto en retrospectiva, pedir aquella cerveza había sido un error porque, sin ellos darse cuenta, antes de llegar a casa habían muerto.
  
4. Fran G. Lara
Siempre iba corriendo a todas partes. Se levantaba con prisa y se duchaba deprisa. Hablaba deprisa y gesticulaba con prisa. Todo lo que hacía, lo hacía con prisa. Comía deprisa, caminaba deprisa, respiraba deprisa. Hasta dormía con prisa. Corría detrás de una vida que se le escapaba. Dios le saludó desde dentro de un autobús y él aceleró para no perderlo. Intentó subirse en marcha, sin pararse siquiera a pensarlo. Se lanzó de un salto y chocó contra las puertas cerradas del vehículo que pasaba a toda velocidad. Su cuerpo estalló en brillantes círculos concéntricos, salpicando trocitos rosados que escarcharon el viento de jirones de carne. Corrió tanto, con tanta prisa, que consiguió dejar la vida atrás.
  
5. Pepe Trueno
DOS

- " ".

- ¿???????

- ¡¡¡ Dios !!!

- Ahhh, ¿Dios? Adiós.
  
6. Tío Eugenio
El primer día DIOS hizo Internet y dijo: «ya veremos». El segundo, durante el desayuno, puso en el cielo el sol y la luna y vio que eran bonitos. Los días siguientes, hizo montañas, valles y ríos y un volcán pequeñito que le pareció muy divertido. Lo adornó con mares, lluvias y brisas. Un éxito.
El último día, entusiasmado, Dios hizo al hombre, pero pronto vio que no era bueno. Para contrarrestarlo esa misma tarde creó a la mujer. Como sólo empeoraba las cosas, para acabar con ellos, inventó la guerra, la peste, el hambre y la muerte. Pero sobrevivieron.
“Oye Diablo ¿Los quieres? Te los vendo”
“No, pero te compro Internet”
Sin llegar a un acuerdo, los dos abandonaron el proyecto y se fueron a crear un Universo mejor.

7. Trini y Rafita
Tuve pesadillas sobre cómo sería mi vida contigo, mientras Dios parecía vigilarme...la culpa era mía, por no haber rezado "cuatro esquinitas tiene mi cama...", por lo menos los angelitos impresionan menos. Pero era normal tener sueños extraños después de ver aquella película: casi nadie puede obviar un argumento en el que una mujer se compra una colchoneta de playa y se pone a llorar al pincharla, por accidente, con un puerco espín.

8. Ramón
"¡Dios existe!" gritó Nietzsche agitando en el aire la carta perfumada y bajando los escalones de dos en dos. Fue al sastre, al peluquero y más tarde a la floristería. Cuando se disponía a tomar un coche de punto, un mozo le entregó un billete. Lo leyó varias veces, lo rompió en mil pedazos y volvió a su gabinete a pie. Con el bigote aún temblando de ira garrapateó "Dios ha muerto".

9. Ángel Serrano Mateos
Los últimos tiempos no habían sido fáciles. Las encuestas reflejaban un creciente desapego, tanto en el interior como en el exterior. Hasta que se le ocurrió la gran idea: crear un anti-Cielo con su propio anti-Dios. De esa forma se podría canalizar el descontento y mantener todo bajo control.
Por fin llegó el día de las elecciones. Había muchos candidatos y la participación supero todas las expectativas. Lo que no supo nadie -bueno, casi nadie- era que el vencedor, Lucifer, era el favorito de Dios.

10. By Enrique Carmona Mata
SOBERBIA.

Mi mirada no solo detiene, sino que atraviesa el cuerpo y el alma; soy esbelto como una gacela, rápido como un halcón; me temen y respetan; mi piel es suave y sedosa; me cuidan, peinan, pelan, me dan cobijo y comida tan solo por existir: sin duda, soy el elegido de la creación.
-¡Vamos, cordero, que ha llegado tu turno!. Dios te puso aquí por un solo motivo, así que, deja de soñar.

11. Ignacio Jardín
Laura buscó en su bolso el tabaco y el mechero aun antes de traspasar la puerta. Cuando el viento le confirmó que estaba fuera, ya tenía un pitillo entre los dedos. Lo encendió con dificultad, ahuecando la mano mientras se pegaba a la pared acristalada. Le dio una calada y apoyó la espalda en aquel material verdoso, pensando que seguramente se mancharía el abrigo. Pensó en Diego y en Arturo. Miró el reloj. Estarían saliendo al recreo. Vio pasar una ambulancia y se fijó en que iba despacio, sin la sirena. Pensó en Mario. Encendió el teléfono, pero no tenía llamadas. El calor del interior se escapaba tímidamente cada vez que se abrían las puertas. Le flaquearon las piernas. Tiró el pitillo sin preocuparse por buscar un cenicero, se llevó las manos a la cara y suavemente, en un susurro, consiguió decir: dios...

12.  Juan Ignacio Sobrino
Me acabo de acostar, pero la verdad es que no tengo sueño; y mameluco nos propone escribir algo que contenga la palabra "Dios”...
Pues no se me ocurre nada..., hasta mañana.

13. Nieves López
¡Dios! Esto del remember me tiene cantando por los rincones: Cómplices, semen up, revolver, radio futura, Alaska...
El cargador de pilas para el walkman, funciona!
Fotos en bares, amigos, risas.
Cartas escritas a mano, código postal... ¿Qué es eso?
Carpetas, apuntes, dibujos, dedicatorias, flyers de fiestas...
Se me ha olvidado lo que comí hoy, pero tengo tan frescos los recuerdos que me trae esta caja que cerré hace 15 años.

14. Clares
SECRETOS DEL QUIJOTE I

Alonso Quijano se estaba muriendo, quiero decir, que iba a entregar su espíritu a Dios. Lo sabían todos: el Cura, el Barbero, Sansón Carrasco, el Ama, la Sobrina, y hasta el mozo de cuadra. Rodeaban su lecho con un gran dolor viendo su agonía. De pronto, el moribundo habló:
-Señores, yo me muero. Llamen a mi lecho de muerte a mi fiel escudero Sancho Panza, el hombre sencillo e inocente que me ha acompañado en mis aventuras. Llámenlo vuesas mercedes, que quiero despedirme de un tan grande amigo.
Todos se miraron inquietos, pues pensaban que a las puertas de la muerte, el viejo hidalgo había recobrado su sano juicio. Ninguno recordaba que en la aldea hubiera un hombre llamado Sancho Panza.

15. Diego Luis Urbano Mármol
¡Tantas cosas encima! Otra vez esta maldita tabla.
Busqué tres puntas y el martillo. ¡Hora verás! Pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, opon, pon, pon, pon, pin, pon, pin, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon , pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon , pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon , pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon, pon. !!Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡ ¡¡ ME CAGO EN DI……………!!

16. De al otro lado ;)
Nunca compartíamos el café de la mañana. Me tenía que conformar con el beso que me daba antes de ver cómo se adentraba en la playa y se perdía en la distancia: cada mañana paseaba por la orilla, y casi cada día traía algún objeto que el dios del mar había arrojado. Una vez le pregunté qué buscaba. Ella me respondió "lo que busco está aquí dentro" mirando su peculiar tesoro del día, que inmediatamente colgó con extremo cuidado junto a los demás. "Pero si no lo abres, no lo encontrarás", le repliqué con razón. "Si lo abro", me dijo mientras me miraba con la dulzura del que se apiada de la ignorancia del otro, "no tendría que volver a la playa".

17. Vitito Peleida
EL JUICIO

Muero. Y aparezco en presencia de Dios. Me juzga. Me echa en cara ser un holgazán y engañar a mi mujer con otras que sí se preocupaban por mí. Y robar a los que mucho tenían y mentir para sobrevivir, y odiar al malvado de corazón negro. Para ser un hombre, lo podías haber hecho mucho mejor, me dice. Entonces, cuando estoy a punto de ser condenado al infierno, le echo en cara el hambre, los tsunamis, los dictadores, las guerras, la enfermedad y la injusticia social. Para ser Dios, lo podías haber hecho mucho mejor. Y le condeno a la muerte del inmortal: el olvido.

18. Marulia
OMG pueden ser más que las iniciales de Olga Marín Gómez (¡Dios mío qué vergüenza!)

La culpa de todo la tuvo el whatsapp, esa especie de chat para móviles, que desde entonces fue conocido como invento del demonio.
Bueno, del whatsapp y mío, que soy más analógica que 2.0, más castiza que ‘anglo-leyente’, tengo un ego soberbio y la capacidad del ojo humano de rellenar espacios...
Él dormía plácidamente después de un polvo doble A+S: anhelado, apasionado y secreto. Y yo simplemente dormitaba cuando me sobresaltó un sonido breve pero intenso, un aviso más ansioso que el de un sms, infinitamente más breve que el de un email.
Bajé la mirada hacia el suelo y sin necesidad de tocar su smartphone leí “¡¿Que te has liado...OMG!? ¿De dónde saco ahora pareja para el mus?
Me vestí y salí sin dar portazo para no sobresaltarle...

19. Diego Luis Urbano Mármol
Tan solo necesitaba una pequeña bolsa de seda para sus pertenencias personales, aunque disponía de tres carros.
El primero trasportaba la tienda; seis varas cortas que hacían de mástiles y una tela de algodón; las armas y el bagaje de sus escuderos.
El segundo y el tercero lo destinaban para su seguridad. Jaulas con Ocas y macetones de Pitas y Chumberas.
Cuando acampaba hacia un cerco con las plantas alrededor de su tienda y soltaba las Ocas adentro.
El infiel esperó el dibujo de su cuerpo en la tela; provocado por la luz de la fogata; miró hacia arriba, haciendo una ofrenda, y, apto seguido lanzó un dardo atravesándole el cuello.
Una guerra entre creyentes lo había llevado a Jerusalén. Por Dios murió, aunque no fuese el suyo.

20. Norah Barranco
Un día me sobresaltó un paso de cebra corriendo delante de un seat/leon amarillo. Ningún semáforo entendió la tragedia que se cernía y ni siquiera se sonrojaron ante la posible carnicería. Menos mal que dios había terminado la partida de dados y puso orden en el caos de tráfico proclamándole a nuestra rayada amiga el estado de sitio. Hubo paz a ratos pero ambos, león y cebra, siguen resentidos.

21. @LF
El primer contacto con la piel de su cuello fue suave y placentero.
En un principio, sus ojos expresaron cierta sorpresa que rápidamente se tornó en súplica. Mientras, todo su cuerpo se movía de forma acompasada, casi con armonía.
Insistí y, mientras lo hacía, observaba su mirada que me pareció indescriptible, a la vez que sus movimientos perdían la cadencia inicial para sacudirse en impulsos carentes de toda clase de ritmo.
A la vez que comenzó a cerrar los ojos, todo su cuerpo comenzó a detenerse, pausadamente, adquiriendo una laxitud yo diría que placentera.
Finalmente, dejó de moverse. Retiré mis manos, mientras su cabeza caía a un lado. No había duda; estaba muerto. Ahora Dios nos juzgaría a ambos.

22. José A. Aguilera
Tengo un amigo con muchos problemas en los pies, el pobre lo pasa mal y le aconsejaron ir a comprar una bolsa de agua caliente.

Se acerco a un comercio de mi pueblo," a ka Rogelio", al cual le pidió la bolsa, pero se les había acabado,

- hasta mañana no me traen.

Le dijo Rogelio!

- para que la necesitas.

Le pregunto:

-pues tengo un dolor de pies insoportable, estoy desesperado, y me aconsejaron una bolsa de agua.

- yo en estos casos (dijo Rogelio) utilizo un gato que tengo, por las noches me lo coloco a mis pies, y como es tan manso, ni te enteras. Llévatelo y lo compruebas.

Al día siguiente apareció, lleno de arañazos:

- pero hombre que te paso, si el gato es muy bueno.(rogelio)

- no si manso es, si cuando metí en el embudo en su culo el gato ni rechisto, lo malo fue cuando le eché el agua caliente, no veas como se puso era un león.

Dios mío como esta la gente

23. Ana Caína
Cuando la primavera llegó, se le descongeló el corazón.
Y entonces buscó a Dios para que se lo extirpara.
Pero si siquiera Él es tan buen cirujano.

24. Caravaggio
La oscuridad de la noche se iluminaba con el resplandor de los rayos, y los truenos rompían el silencio de mi habitación. Yo en mi ventana observaba como los granizos chocaban con el cristal, mientras consumía mi último pitillo antes de ir a la cama.

Noté una mano sobre mi hombro, el escalofrío recorrió todo mi cuerpo, al mismo tiempo que escuchaba un susurro, ADIOS AMIGO!!. Me giré bruscamente, golpeándome con el filo de la cama, pero no me dolió, el miedo que sentía bloqueó todos los sensores del dolor.

Sonó mi móvil, DIOS, era Antonio, mi amigo Juan había muerto en un accidente.

25. María
Pan, vino y circo.
Se colocó el amito pensando en súper héroes, el roce del alba se le antojó virginal antes ceñirse el cíngulo y mientras introducía la cabeza por la abertura de la casulla, recordó las mejores de indios y vaqueros. Como siempre, la estola enmarcó un suspiro y por último, acomodándose una redonda y encarnada nariz de goma espuma, pensó en voz alta “El espectáculo debe continuar” y una voz, como de ultratumba le respondió “Demos gracias al Señor, nuestro Dios”.
Que penca soy, lo he dejado para el final, a ver si luego resumo el otro que es más "alegre".

26. ¡Holaaaa!
¿Para qué decirle una mentira a Dios si él lo sabe todo...?
No, si las mentiras le gustan mucho. Vaya, mi padre me contaba que de pequeño cada vez que yo le decía una mentira me mandaba a rezar un padre nuestro por mi y por la familia...
Qué contento se ponía mi padre y Dios cuando mentía...

27. Elsa
EL DIOS PEKIL

Hola soy Bat Pat un amigo de Juan y os cuento la historia que nos paso: Una mañana, Juan y yo vimos un cartel que decía: exposición sobre dioses visita el museo de la ciudad y fuimos a verla. Allí nos explicaron la vida del Dios Pekil: este Dios entrenaba a su nieto para que fuese un buen rey con un juego llamado ajedrez. Pero el siempre ganaba y le dijo: Si alguna vez me ganas, estarás preparado para reinar por que quien me gane será el nuevo rey .Todas las noches busca a su nieto para echar una partida hasta que el gane. Nos quedamos por la noche para que Juan echara una partida con el Dios, el era muy bueno jugando y reinaría si le ganaba. Juan ganó, pero gracias a mí, que le decía los movimientos a partir de un walkie -talkie.
Ahora, Juan es Rey y yo, Bat Pat , su sucesor.

28. El Hombre Sin Nombre
No fue lo de que me dejaras plantado allí solo. Ni el que me dijeras mil veces que quedábamos y anularas las citas minutos antes, con sabe Dios qué peregrinas excusas. Ni el que sospechara que cada explicación por la que no me cogías el teléfono era mentira. Tampoco. No fue que estuviera cada vez más seguro de que te reías de mí en mi cara cuando te hablaba mis sentimientos. Nada de eso. Ni siquiera fue el que ignoraras, cada vez que te pedía que no me dieras falsas esperanzas, que si no querías nada conmigo me lo dijeras, que lo aceptaría. No fue el que cada vez que me acostumbraba a que no estuvieras, aparecieras de nuevo y me dieras pie a nuevas fantasías, no. Fue una suma de todo eso, y el orgullo, lo que me empujó a olvidarte.

29. Pablo Maronda
Pensaba que por dentro la gente era como un reloj de cuco. Que las entrañas se distribuían en cajones, como un sinfonier de carne y sangre, y que entre las vísceras tolón-tolón, que ahora parecían sepias desparramadas, boqueando oes sin humo; uno podía encontrarse viejos recuerdos en forma de fotos troqueladas, dedales y entradas de teatros cerrados donde ya no iba ni dios.
-Si el tío Joaquín está triste lo desenamoraré. Porque ella no está. Y se pasa el día en bata mirando películas de vaqueros. Y se llena de un polvo viejo el corazón y los brazos, y no quiere moverse del sofá.
Todo él es polvo del desierto-vaquero-de-broma, y dentro tiene una bola de cachanilla que centrifuga sin parar-.
Dentro no había nada.

30. El Manu
Andaba yo caminando por la calle, cuando algo se me vino a la cabeza. Me preocupé, ya que no estaba acostumbrado, y me senté en un banco de la calle Goya a recuperarme de tal esfuerzo. La gente caminaba por delante de mi sin reparar en mi presencia,parecia como si yo no estuviera allí, o peor, como si fuera parte del mobiliario urbano.
Diez minutos más tarde, cuando volví a la consciencia(que le vamos a hacer, cada uno tiene su ritmo), se me vino a la cabeza el porqué de haberme convertido en el "hombre invisible", ¿y si yo no hubiera existido nunca?, ¿mi vida ha sido una mentira?, ¿realmente he vivido?
Llegué a mi casa sin darme cuenta, allí estaba mi mujer llorando con la cena puesta en la mesa, como hacía todas las noches, pero esta vez sabía que el apetito se me había ido para siempre.

 31. Lothar
“Hora de la muerte, 14.08”, fueron las últimas palabras que tuvieron la honra de resonar en sus oídos y llegar a un cierto nivel de conciencia en este plano. Hubiera preferido que hubiesen sido proferidas por un sujeto más atractivo, pero uno no elige quién profana su pensamiento por última vez.

Tras un incierto instante, una luz como de lámpara barata le ilumina. Un redoble de tambores seguido de un sordo silencio, y un tipo normal vestido de blanco, cuyas gafas le confieren un cierto aire a Woody Allen, aparece frente a él como si siempre hubiera estado ahí. Sentado en una silla vieja, delante de lo que podría ser el telón de un teatro de barrio, a medio abrir, le mira sin mucho interés.

- Soy Dios – dice el sujeto sin inmutarse.
- Hola… Ya me parecía a mí que me acababa de morir. Joder… -, arquea una ceja y mira al suelo, a una zona próxima a los sagrados pies de Dios.

Silencio. Tuerce la comisura derecha de los labios y dice:

- Para ser Dios llevas las converse un poco sucias, ¿no crees?-, mira de nuevo al suelo mientras masculla un galimatías ininteligible y revuelve el bolsillo interior de su chaqueta de punto buscando un paquete de tabaco. La alegría de encontrarlo se desvanece al comprobar que le quedan menos cigarrillos de los que creía.

- Perdona, Dios, ¿tienes fuego?

32. Anónimo
Abre los ojos. Se despereza. Nada.
El mismo techo perlado de gotelé. Quisiera que la cabeza le diese vueltas y sentir que cuanto ha sucedido ha sido algo importante, digno. Pero nunca pasa nada. Cierra de nuevo los ojos y en su retina sólo se dibujan los surcos del gotelé. Nada.
De nuevo, Dios no existe.

33. Laislaia
Manuel salió de casa hecho un pincel, luciendo la mejor de las sonrisas, subió avenida arriba hasta llegar a la plazoleta, allí giró por tu calle hasta la esquina del estanco y justo ahí, "chof". Quedó paralizado. Bajó la cabeza lentamente hasta poder ver los que habían sido dos relucientes zapatos. Le embargó una profunda rabia. Miró al cielo, levantó el puño (el izquierdo) y gritó: "¡Dios!!!".

34. Moricandia
-No te demores que queda poca luz. Debes ir rápido o te sorprenderá la noche.
Mora y Olmedo se alejaron por el polje perfilados por el oro de un dios vespertino y embebidos en un inmenso cielo azul.
Me apresuré a atravesar la gran llanura respirando intensamente los olores del verano en la sierra de Cabra.
Tras casi una hora de camino llegué a la Fuenfría, donde las manchas de luz teñían las copas de las encinas y pequeños mosquitos de fuego danzaban ante la inminente oscuridad.
Hipnotizada por los detalles en la caliza, entre la hojarasca, en los bulbos que reventaban en vida reciente, carnosa y verde, de flores nuevas... no sé cómo entonces me vi, alejada de la vereda y maldiciendo a la luna por no haberse presentado esa noche.

35. CrisCris
Ayer, mientras cocinaba con el pequeño, que apunta maneras e intento inculcarle las virtudes culinarias como inversión de futuro, me dijo en su habitual tono dramático y alarmista (tiene un sentido innato de que me tiene que salvar la vida de forma casi constante): "mamá, mamá... ¡mira que mosca!... espero que voy a por el periódico y la mato! ... Cuando apareció mi protector con el ansía del cazador en su mirada, le dije seriamente: "no Pablo, no la mates, pobrecita, porque además ¿con que se van a alimentar el par de arañas que pululan por la casa?" ... y es que es cierto que a veces tengo un sentido del humor un poco bestia para estas tiernas criaturas que el destino ha puesto a mi cargo. Nada, y aquí estamos, yo escribiendo esta chorrada y ella posada con exquisito cuidado en la pantalla de mi ordenador, sin sobrepasar nunca los límites de la barra de Google, quizás porque percibe que voy de buen rollito, y es que eso se nota.

36. Carne Radioactiva
Eras Dios

Me voy, no te soporto más. Sabía que no debería volver verte. Yo soy una chica moderna que se equivoco al vivir contigo y así poder mancharme de la grasita de la nobleza. Al principio todo el mundo decía que eras guapo, que eras Dios, nunca lo comprendí; echas a perder todo lo que tocas. Me voy, sin embargo, te confieso que no puedo dejar de preguntarme por qué te vestías de azul aquella noche que me besaste por primera vez.

37. Lía Mota
ADIÓS

Faltan algo más de dos horas para que acabe todo. Estoy sentada en la ventana, observando como se acaba el mundo. Hay varios helicópteros sobrevolando el hospital. No se para qué, si no queda esperanza.
Pongo en orden mis pensamientos.
Recuerdo cómo nos despedimos, en la puerta de la nave, mientras le empujaban.
Su último adiós mientras agarraba su maleta desesperado.
Creo que nunca he llorado tanto.
Creo que estoy segura ya. Si Dios viene a buscarme le voy a decir que no.
Al fin y al cabo, él está en el infierno

38. Jimina Sabadú
Tras horas pidiéndole a Dios que cesara el huracán, el techo de la casa voló hacia el río, aplastando a las dos vacas que aún mugían, famélicas y aterradas. Sobrevino una noche en calma. Temblaban tanto que no pudieron apreciar que era el cielo más estrellado que habían visto, y que aquel temblor eran los primeros latidos de su nueva vida.

39. B.b. Raro
iba dios por la calle y dijo tengo ambre ire a comer unos pasteles entonces se encotnro con un guapo bebe que tenia una pasteleria... llena de croasanes y merenges. le dijo oye me das un pastel que soi diios y el bebe dijo te lo doy a cambio de un besito y dios penso que era un niño muy generoso y le izo rei del mundo todos se pusieron muy contentos porque era un niño guapo y bueno. ubo una fiesta.

40. Joaquín Aldeguer
Cabezas de perro incandescentes surcaban los cielos.
Arremolinándose como cagarrutas la gente tenía un olor muy fuerte y muy desagradable a gasolina.
-Pedidme lo que queráis, excepto que sea de textura amarilla.
-¡Una piel nueva que no sea porosa!-Dijo aquél.
Luego parecía que llovían pedrolos de forma cúbica. Muy fabuloso todo.
Lo mejor de todo es que era Viernes por la tarde.
O eso o que Dios se había vuelto loquísimo. Eso sería.

41. Joaquín Aldeguer
Hola, que soy don Dios.
Hacedme caso, cojones que no os cuesta nada.


¡Vale ya, ¿eh?!

Mira que me enfado. Que yo cuando me pongo no sé cuándo ni cómo parar.

Ay, ojalá supiera. :'(


GRRRRRAAAARR!!!!!

Jajaja, era bromita.

Hasta otra, chavales! :)

33 comentarios:

Niño Murga dijo...

io boi a botar a bb raro polke zegurrizimo ke reparte el premiazo conmigo ke zoi su mui mejor hamijo jijijijijijijijijijj


39. B.b. Raro 2


jijijijijijijijijijijijij

meñiekinez al podel

Ignacio Jardín dijo...

16. De al otro lado ;) 1
23. Ana Caína 1

Joaquín Aldeguer dijo...

23. Ana Caína 1
27. Elsa 1

moricandia dijo...

iba por la calle y no oí el tlf. uno para el 32 y otro para el 37. Ciao!

Diego Luis Urbano Mármol dijo...

27.- ELSA.....1 Pto.

34.- Moricandia .....0,5 Pto.

25.- MARIA ......0,5 Pto.

Si no fuera posible repartir el punto. Pasaría el medio punto de María a Moricandia.

Anónimo dijo...

2. 1 punto
11. 1 punto

Mameluco dijo...

Niño Murga eres un descarado. Pero bueno, esa es tu decisión.

Diego Luis haré una excepción contigo, jejejeje. Tu puntuación vale. Pero a ver si no te salen muchos imitadores, que no sé sumar decimales muy bien. ¿Quién sabe si desempatarás la cosa con tus medios puntos?

Anónimo ponga su firma debajo para que valga el voto, ¿vale?

Clares dijo...

Pero, vamos a ver, ¿los concursantes votan también? Es que no sé si intervenir o no.

Mameluco dijo...

Si, Fuensanta.
Los participantes votan.

Sweetcide dijo...

cris cris 2 puntos

Ramón dijo...

38. Jimina Sabadú. Dos puntos.

Creo que Dios era una mala palabra que ha condicionado los microrrelatos. Donde está Dios muere la imaginación jaja. Habría resultado más interesante "búfalo", "tortilla" o "grapadora".

Pero vamos, que esto lo digo porque a mí me salió una birria.

Mameluco dijo...

Eres un quejica, Ramón
La próxima la vas a elegir tú, por listo... si es que hay próxima vez, jejejeje...
Además el tuyo es de mis preferidos, pelafustán.

Ramón dijo...

Venga tontorrón, que ya sabes que mi divisa es "Despreciar a los demás y nunca amarse a si mismo". Vete afilando al ingenio que voy a proponer "Bessemer" o "Espín" para la próxima.

Carne Radioactiva dijo...

Mame!, vamó a vé, te paso mis votaciones:


29 Pablo Maronda: 1 punto

17 Vitito Peleida: 1 punto


No lo puedo negar, del primero soy fan y el segundo me ha molado. Otra cosa, me dicen aqui los del "Cartel de los Buenrostro" que te harán llegar una ración doble de burritos con chilli y una bolsita de un polvo blanco extrafino, muy raro, dicen que no es cal pa las plantas pero que tiene el mismo efecto, you know compadre, es una pequeña amabilidad hacia el jurado, jeje....ánimo!, isr

Mameluco dijo...

Órale Israel, caqui no somos corruptos, compadre.
Solo estamos para la diversión y la buena onda... aunque lo de los burritos a estas horas es tentador, güey.

Tío Eugenio dijo...

Mis votos, un puntico para cada uno de estos:
26. ¡Holaaaa!
29. Pablo Maronda

Hala, cumplido mi deber cívico.
Un saludo a todos,
Ug

Anónimo dijo...

ola no soy b.b. raro solo soi un señor que no tiene nada que ver con el jejejeje bueno voi a botar quiero votar con dos puntos a mi mejor amigo niño murga y con otros dos puntos a b.b. raro el relato suyo es muy bueno,
mua mua mua mua mua mua

Mameluco dijo...

Señor que no es B.b. Raro Es usted un trapichero. A Niño Murga no se le puede votar porque el muy vago no ha escrito nada.
Nadízima como diría él.

B.b. Raro, la próxima vez que votes a lo loco haciéndote pasar por otra persona te condeno al ostracismo. Pregúntale a tu abogada lo que es...

Jose Dols dijo...

Ahí va mi puntuación:

nº2 Fran G. Lara 1
nº4 Fran G. Lara 1

Carla Z. dijo...

8. Ramón. Dos puntos de amor.

Clares dijo...

Mi votación es la siguiente:
Ramón, que es el número 8, se lleva los dos puntos completos. Me gusta mucho, muchísimo.

Mameluco dijo...

Recibidos los dos puntos del amor, Carla Z.

Hemos enseñado bien al niño en casa mameluca Clares, jajajaja.
Es broma. Ramón sabe mucho de por sí. Y es un buen escritor.

Ster dijo...

Bueno, al final los he leído todos varias veces, y procedo con las votaciones.

4.- Fran G. Lara 2 puntos

no los reparto porque no sabría como, ese es el que más me ha gustado. Y como veo que aquí todo el mundo dice la suya, procedo a la siguiente votación eurovisiva:

B.B Raro twelve points!!!

;P

Mameluco dijo...

¡Dale alas a los muñequines y nos comerán a todos!! Jajajaja.

suckmyblog dijo...

Dos puntos ausentes de coacción al número 8. Carece de teología y geometría, pero tiene buen gusto.

Mameluco dijo...

Como te hayan coaccionado viajaré con mi velocidad luz a pegarle dos collejones al del Perro de San Roque...

Anónimo dijo...

Yo mañana voto, que aún no me los he leído (pero ha sido por una buena causa) .

Jimina

PD: B.b. está aquí conmigo y dice que os echa de menos.

Mameluco dijo...

Jimina dile al muñequín que está obteniendo muchas victorias morales, pero que al final no le dan puntos de verdad. Chínchale un poco.

Tus causas siempre son buenas...

Anónimo dijo...

11.- 1 punto
14.- 1 punto


Votación de Noelia Barro.

Elsa dijo...

Vitito Peleida nº 17 ....1punto
Diego Urbano nº19........1punto

Anónimo dijo...

1 puntico para el 8
1 puntico para el 4

¡qué maravillas había por aquí m!

lia..

Mameluco dijo...

¿Cuándo han habido cosas malas por aquí, Pequeña Lía?

Nunca, jajajaja...

Mazes dijo...

Para dos grandes:
Pepe Trueno: 1 punto
Diego Luis: 1 punto

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.