martes, 17 de febrero de 2009

Paul Newman as COOL HAND LUKE



Suenan las notas de una guitarra que indica que afuera hará un calor infernal bajo el sol del Sur. Es solo lo que puede evocar una canción. Fuera supongo que hará frío porque es invierno en el sur, en el sur de España, en un pueblo de Córdoba. Pero la música puede ser tan descriptiva de una sensación que he tenido hasta que beber agua, y eso que el falso calor de la estufa, que no es falso, pero yo me entiendo, hace que se esté bien. Era el tema principal de una película. Bueno, de una de mis películas preferidas de todos los tiempos. Ya creo que habré hablado de ella aquí. Es Cool Hand Luke. Supongo que todos la habrán visto en algún momento de sus vidas. Quien no lo haya hecho no se a que espera. A lo mejor no les suena por el nombre tan raro que les he puesto. Es La leyenda del indomable. Es la peli donde Paul Newman se come 50 huevos duros. Donde George Kennedy hace unos de los papeles secundarios más protagónicos que se recuerden, y donde la banda sonora de Lalo Schifrin es una maravilla.
Creo que me repito y que ya les he hablado de todo esto, pero me es indiferente. Revisando carpetas me he encontrado con una que se llamaba Remix y era de cuando me bajaba cosas con el Kazaa y tenía una conexión de 56 Kbps y ha aparecido esto… y me ha dado por escribir esta pequeña bagatela o miniatura.

8 comentarios:

Clares dijo...

Si no existiera Marlon, éste sería el ÚNICO para mi particular mitica. Así son dos, como Cástor y Polux. Esa peli la vi, como dices, en algún momento de mi vida, y qué buena, y cómo estaba la pieza, para comérselo, haciendo un alarde como el de los huevos duros. Está bien traer un recuerdo de estos de vez en cuando. Lo mismo pongo a trabajar al cinéfilo y la volvemos a ver.

PMM dijo...

El Sr. Newman es un irrepetible del cine, y La Leyenda del indomable, una de esa películas que puedes ver hasta la saciedad y cada vez quedarte pasmado por un detalle de interpretación que no habías advertido antes. Creo que me gusta tanto el cine por él.

Clares dijo...

Sí, PMM, pero vamos que estaba mal en Dulce pájaro de juventud. Y no digo nada más, es que es algo, como tú dices, irrepetible.

Mameluco dijo...

Para mi este es un film único.
Por ser de un género que me encanta -las evasiones-, por pasar en un sitio que me fascina -el cinturón de la Biblia- por tener unos secundarios increíbles -todos, absulatemente todos- y porque cuando Paul Newman toca el banjo, porque su madre ha muerto y se da cuenta que ya no tiene nada que le una a la vida, es un momento que nadie elije como su momento preferido de la historia del cine, pero que yo eligiría gustoso.
Yo la habré visto 20 veces y no hace mucho me la compré original.Yo le escribí hasta un poema a esta película hace algunos años, coincidiendo con el título de uno de los remas de la BSO La Balada de Cool Hand Luke.

Quicus Magnificus dijo...

Por una vez el título en castellano no es tan malo... otras veces la cagan ya de primeras :-)

¡Y que luego digan que Paul Newman era sólo un guapo de película...! ¡Ilusos!

Mameluco dijo...

Ya quisieran otros actores tener la filmografía de Paul Newman.
Así a primeras:
Ésta, Marcado por el odio, The Hustler, Dos hombres y un destino, El golpe, El Castañazo... y unas cuantas más.

Para mi de los mejores actores de los 50, 60 y 70 con Gregory Peck y Marlon Brando. (Simplificando mucho, claro, porque mi debilidad por Charlton Heston, Steve McQueen y Lee Marvin no me las quita nadie, pero es otra cosa, como más subjetiva.)

blogjob dijo...

genial película si señor. Desde entonces la sobredosis de huevos duros se ha convertido en un acto valeroso y cabal. Aunque claro, no sería lo mismo si hubiera sido Burt Reynolds el protagonista de tal ingesta.

El hombre invisible dijo...

El protagonismo de los huevos duros en el cine norteamericano ha sido poco estudiado. Julius F. Rockefield hizo una tesis sobre el verdadero mensaje de "y dos huevos duros" de la película de los hermanos Marx (Una noche en la ópera), concluyendo que lo que realmente pedían los marxistas era el justo reparto de los bienes de producción entre la clase trabajadora alienada. Los 50 huevos duros devorados por Newman en esta película no han sido descifrados, aunque algunos apuntan a una idea simbólica de los 50 Estados de la Unión siendo devorados por sí mismos al sentirse encerrados frente al mundo. ¡Qué cosas!

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.