lunes, 16 de febrero de 2009

Pavana para un post huérfano

n la antigüedad clásica, cuando a alguien ya no lo querían en el ágora, votaban. Depositaban conchas en una vasija y como esas conchas eran de ostreidos, se decía que que al señor ciudadano ese se le condenaba al ostracismo. Algo no debió gustar del pobre post anterior a este. El creció como los demás de mi no muy lúcida mente de madrugada, con una breve y rudimentaria investigación, ya no previa, sino sobre la marcha de los acontecimientos, el del pulsar de la yema de mis dedos sobre las negras teclas que iban requiriendo los saberes que para conformar un humilde post, escrudriñando mis sedados sentidos por la Wipipedia y el Google. Y así fue creciendo, engordando, como un capón cebado de ocurrencias y datos no demasiado relevantes. Logré conseguir, tras una lucha con el servidor de Internet, que va y viene pasada la madrugada, las imágenes y al fin el, post, la entrada, el articulín, sobre el día de San Valentín estaba acabado, en su plazo correcto, el 14 de febrero.

No sé si fue el fin de semana, o que el arrobamiento colectivo del enamoramiento los subyugó a todos ustedes, pero el pobre post del amor, huérfano quedó del fifty que le queda a todo post que el mundo fuese, que en el mundo es. Los comentarios. Los comentarios en un post son la pringá del cocido, la tarta del cumpleaños, la guinda del pastel. Es Laurel para Hardy, es Abbot para Costello, es Banner para Flappy, es Tango para Cash, es Starsky para Hutch. Y huérfano quedó durante el largo fin de semana.

Mi correo electrónico solo recibió la triste estadística que me llega el sábado, mi alta en Blogesfera y un anuncio de Elefant. Que triste.

¿No les da pena? ¿Hay algo peor que la indiferencia? Comentar es gratis. No hay que poner nada trascendente. ¿Acaso yo lo hago? Solo escribo sandeces.

Comprendo que tienen sus vidas y que no todo gira entorno a sus ordenadores personales. Pero ¿un tema tan juguso como el día de San Valentín y ni hincarle el diente siquiera? Pero no es para tanto pues…


Era un post tan desolado

tan solo y arrinconado

que su autor no tuvo opción

y lo dio por desmantelado


pero Mameluco pensó

mañana será otro día

pues pasando por la almohada

ya no habrá tanta porfía.

7 comentarios:

Clares dijo...

Pobrecito post, que en paz descanse. Iré luego a hacerle una visita en su tumba de rosas y corazoncitos rotos. Que no me he reído nada, que he llorado un poco... ¡queeeeé laaaaaaaśtima! Y tienes razón en todo menos en lo de que escribes sandeces. Escribes tan profundo y tan rebién, y esto es serio por completo, que el/la comentarista se queda un rato pensando y a ver qué dice después de que hable un "santo" con toda la razón o casi toda.
Yo no escribí nada, porque estaba, en efecto, arrobada de amor, en éxtasis total, como la santa, contando cuentos y quitando mocos, dando jarabes y rogando por todo lo nacido que se bajara el volumen de la play, que se hicieran los deberes, que no se comiera nadie una bolsa entera de magdalenas, y sobre todo, quitando y poniendo un vestido de princesa a una brujilla. Un fin de semana agotador. Así estoy yo hoy.

PMM dijo...

No te preocupes. Es cierto que un post sin comentarios es desolador, pero también invita a la reflexión. Si te consuela, no comenté en ese ni en otros, porque hasta incluso me he perdido el concurso de las llaves de Clares. Pero a veces la vida real nos aparta con sus cosas de la vida virtual.
Y coinciod con Clares, en que lo que escribes no son para nada sandeces. Si no, ¿por qué íbamos a pasarnos por aquí?

Clares dijo...

¿Ves? Las mujeres sensatas estamos de acuerdo. Fíate de las mujeres, sobre todo, si son sabias, porque son las que están con los pies bien pegados a la realidad, aunque a veces les salgan las plumas y echen a volar un rato.

Mameluco dijo...

La sandez es mi misión pues según la RAE la sandez es
1. f. Despropósito, simpleza, necedad.
y como buen Mameluco que soy y volviendo otra vez al Buscón de la que fija, limpia y da esplendor mameluco es:
2. m. coloq. Hombre necio y bobo.
Y me pondré como un Forrest Gump cualquiera pues necio es el que escribe necedades, tan necesarias por otro lado en estos tiempos absurdos en los que nos toca vivir.
Y he escrito este post porque lo necesitaba, porque la predicación en el desierto comiendo langostas y miel es dura a veces o estando montado en una columna, como Simón, el Estilita.
Además es sandez, es humor, no reproche. Al único que he reprochado cosas de verdad en este blog es a mi mismo. Ustedes son de caramelo, palomita suelta.

Y saben, como son tan listas las mujeres, me fío de ustedes para muchas cosas, pero para lo de San Valentín, como que no.
Como decía La Casa Azul
Las personas de cristal
no soportan el dolor

Y yo, soy el Licenciado Vidrieras.

Quicus Magnificus dijo...

Al menos ha servido para este post tan inspirado
un lamento muy apropiado

Todo lo que sé de San Valentín
es que reservar mesa fue todo un trajín

Y eso que sólo éramos cinco
pero nos dijeron eso de...
"por el culo te la hinco
Tenemos todo reservado
con tanto enamorado"...

Mameluco dijo...

Yo solo sé de tal día
que escribí una entrada
un texto bien majadero
bien entrá la madrugada
no sé si en tono lisonjero
pero no sirvió de nada,
comentarios no cayeron,
como peces en rota nasa.

Pero no es hora de lamentos
¡Oh! ¡Quicus Magnificus!
diplomático poeta
pues, como dices bien
ha servido
para que la musa alcance
los dimes y los diretes
que surtan los manantiales
ya no de los reproches
sino de nuevas necedades,

de esas necedades
de esas tonterías del circo
que con cariño les ofrece
Mameluco a sus lectores,
no ya lectores, amigos.

El hombre invisible dijo...

Escribir cuesta. Leer cuesta. Pensar cuesta. Y como no queremos esforzarnos salvo para ver como se congelan nuestras estadísticas de visitantes y comprobar, un día más, de que no tenemos comentarios en NUESTRO blog, pues pasa lo que pasa. Que no hay manera de que aumenten, leñe.

Estupenda su crítica a EUROVISIÓN. El señor Ubé estaría de acuerdo en toda su argumentación, pero ese sobrino político es un montaraz y un vivalavirgen y no hay manera de hacerle entrar en razón.

Cuídese, don Miguel, que aún estamos en lo más crudo del crudo invierno.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.