domingo, 2 de noviembre de 2008

Purgatorio

Pues me creía, como el que cree por costumbre las cosas que hoy, día 2 de Noviembre, era Día de Difuntos, pero me equivoco. Es día de Difuntos si la festividad no cae en domingo, si así lo hiciese, como es el caso, se pasaría al 3 de Noviembre, o sea, al lunes. Ese día se dirán misas de Réquiem. Copio y pego de la Enciclopedia Católica:

La base teológica de la fiesta es la doctrina de que las almas, que al partir del cuerpo no están perfectamente limpias de pecados veniales o no han reparado totalmente las transgresiones del pasado, son privadas de la Visión Beatífica, y que el creyente en la tierra puede ayudarles con las oraciones, la limosna y sobre todo por el sacrificio de la Misa.
O sea, que es para que pasen las ánimas del purgatorio. Pues vaya cosa. Yo creía que era para honrar a los muertos, y es para pasar a los que tiene un expediente no del todo decente. Esto con Franco no pasaba. Por lo menos en España. Los hombres eran decentes y las mujeres virtuosas, porque como bien dice Manolo Escobar, la española cuando besa es que besa de verdad, y a ninguna le interesa besar por frivolidad.
Pero hoy los tiempos han cambiado, claro. Ahora todos estamos condenados a penar en el purgatorio en el mejor de los casos. Otros en el limbo, como los no acristianados y los moros. Otros directamente al infierno.
¿Quién con menos de 40 años no ha visto alguna edición de Gran Hermano? Telecinco ha contribuido a llenar el purgatorio de almas en pena con tanto Tomate y tanta Crónica Marciana.
Pero me he enterado que si eres un enchufado de Benedicto te puede colar en el cielo si solo tienes pecados veniales. Entonces no comprendo como Pinochet( que tenía más pecadillos) fue al cielo directamente, como afirman curas consultados para escribir este post (dato completamente inventado, que haya consultado a nadie, no que lo dijeran los sacerdotes). Lo que si es verdad es que el hijo del general chileno se nos ha hecho evangélico. Que cosas más feas pasan por el Cono Sur el Día que debería ser de Difuntos.

Cuanto daño has hecho, Mercedes, ¡cuanto daño!

La muerte es una cosa a tomarse muy en serio -es un decir-, porque enrasa a todos al final. Por mucho que queramos los humanos cambiar eso. Antiguamente habían entierros de primera, segunda o tercera, dependiendo del número de monaguillos, sacristanes y caballos del coche fúnebre. No era lo mismo tener una Pirámide de Egipto que hallar la muerte en una apestosa ciénaga. Pero los muertos no sienten ni padecen y en mi modesta opinión les dará igual morir en “loor” de multitudes –como dicen algunos- que en olor de multitudes. La cosa al final huele a muerte. Y la guadaña enrasa que te enrasa. A ricos y a pobres, a legos y a obispos.
La muerte es tan inherente a la vida que el mero hecho de buscar la trascendencia ensucia a la propia vida. La vida de los seres superiores es finita. (Hay bacterias que viven ¡¡¡250 millones de años al parecer!!! Aunque esté por comprobar) Por eso existe la muerte. Pero a la gran mayoría de la gente les asuste que todo acabe aquí, y por eso tenemos que tener el purgatorio, el cielo y el infiernos. La vida eterna. La inmortalidad, como he dicho en alguna ocasión, es una condena demasiada larga. Por eso a mis las religiones, y saltamos de racial cantante, como decía Peret, ni fu ni fa.

14 comentarios:

Clares dijo...

¿Sabes que el infierno ya no es lo que era? ¿Sabes que el limbo lo mandaron retirar ya del imaginario católico? Es que las ciencias adelantan que es una barbaridad. No sé si habrán cambiado también el concepto de cielo, gloria o paraíso, porque aquello del arpa y las alitas no colaba. La iglesia se moderniza, ellos son así de valientes.
Yo, como Borges, preferiría morirme bien muerta, de una vez, y no andar dando el follón a nadie con nada, pero si acaso no pudiera ser, coger un rinconcillo en tierra de nadie y dormir.
Qué precarios somos los seres humanos, y qué imaginativos.

supersalvajuan dijo...

Eso si que es un infierno de 250 años.

Mameluco dijo...

Si ya sé, Clares Yo sé todo eso, pero no me fio de cosas que cambian de un día para otro...
Se hablo incluso de que el infierno no existía, pero eso lo negaron rotundamente, porque si no se les iba el chiringuito a tomar viento.
Yo no sé lo que decía Borges, pero cuando nos morimos entramos de nuevo en el ciclo del Carbono, aparte en el de otras sustancias. Lo que pasa es que tenemos la ridícula costumbre de enterrarnos en compartimentos estancos.
Yo quiero que me entierren debajo de un olivo, pero no creo que las autoridades lo vean con buenos ojos.
Supersalvajuan ¿se refiere a la bacteria? bah, esas ni sienten ni padecen, solo hacen lo mismo todo el santo día fagocitando un poco allí o replicándose un poco allá... además estas parece que estaban en estado latente.

Clares dijo...

Pues Borges decía exactamente eso, que quería morirse y no tener una vida después. Lo tengo en una entrevista grabada en el programa aquel de entrevistas con escritores del año del pele. Es una entrevista magnífica.
Pues claro, mi comentario era absolutamente irónico. Menudos son los colegas, todo por la pasta y, como tú dices, por mantener el chiringuito.

Mameluco dijo...

Supongo que todos los comentarios que hacemos aquí sobre estas cosas son irónicos.

Hablar de cosas que no existen, sin que sean buena literatura, debe ser algo de risa, Fuensanta.

Lo malos es que hay gente que se lo cree, y ahí es cuando con la iglesia hemos tomado amigo Sancho, digo amiga Clares

Ana arándanos dijo...

Al menos en esa cita que pones se reconoce que las misas son un auténtico sacrificio

Mameluco dijo...

Sobre todo los sermones los días antes de unas elecciones, y no quiero señalar con el dedo a ningún pater en concreto, amiga Arándanos
jejeje...

Oshimatoti dijo...

Con permiso del respetable, a mi, eso de que la carta del chiringuito cambie según cambian los tiempos y las modas, no sé me da como que tienen miedo que se les acabe el negocio, perdón el oficio...
Recuerdo las lecciones del cura que tenía en BUP, donde nos argumentaba que el infierno tenía que ser un suplicio para los pecadores, y alegaba que ¿qué mayor suplicio que estar en el cielo con Dios y su infinita bondad, sin poder malograr nada?...
Vayamos donde vayamos, que no nos falten los libros todos y la libertad de verborrear.

Mameluco dijo...

El Infierno es un sitio donde solo está el libro de Ana Rosa Quintana, solo se puede hablar del índice Dow Jones y en el que el Gran Hermano es San Josemari Escrivá de Balaguer. Y donde solo exite la Coca Cola Light.

Nunca podremos ver más Aterriza como puedas o Vacaciones en el mar... y seremos conscientes de ello.

:(

mal rollo.

Clares dijo...

Ya veo que continúa la discusión "teológica". qué bueno. Y yo que de cría me creía que el Purgatorio era un sitio lleno de "purgas", o sea, de pulgas, no de las otras... Qué caso de niña.

anachevere dijo...

Los tipos de la ilustración, los que están de pie mirando las tetas de la mujer-araña, tienen pinta de no querer marcharse del purgatorio...

anachevere dijo...

Lo de enterrarse debajo de un olivo es complicado, pero puede que no imposible. Me temo que toda la información de que dispongo proviene de una serie americana, pero tal vez sea más o menos extrapolable a España. (Esto es como los juicios, conocemos el sistema judicial americano 100 veces mejor que el español...)

La serie se llama "A dos metros bajo tierra", trata sobre una familia que regenta una funeraria y hay que verla, porque es una maravilla. A mí me la mandó gratis un amigo por MRW; estoy dispuesta a pagar el favor haciendo otro tanto por cualquiera que me lo pida.

Uno de los personajes se mete en un buen lío en la tercera temporada por cumplir la voluntad de su esposa y enterrarla bajo un árbol, sin ataúd. Mucho más adelante descubre una opción legal: entierros en bolsas biodegradables.

De todos modos, tienes muuucho tiempo para pensarlo, o eso espero!!!

Mameluco dijo...

Ya sé de que va, he visto algún episodio...
Yo prefiero que lo hagan sin contar con las leyes. Yo creo que en España se podría hacer engañando. Diciendo que han quemado tu cuerpo y enterrándote en algún lugar seguro donde no caven para hallar tus huesos...
jejeje

Que cosas más macabras.
No sé crea que me falta tanto. Mi madre siempre ha dicho que no llegaría a los 40. Y tengo 32.
Que cosas más agradables me dice mi madre.
Es para que reaccione y adelgace, pero hasta que no me cure de la cabeza no me curo el cuerpo.
Eso lo tengo clarísimo.

anachevere dijo...

Claro, es que están relacionados. Hágalo, pero cada cosa a su tiempo. Una detrás de otra.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.