viernes, 11 de abril de 2008



El Cosmos es todo lo que es o lo que fue o lo que será alguna vez.

Carl Sagan, Capítulo 1, Cosmos: Un viaje personal

¿Por qué empiezo mis reflexiones nocturnas hoy con esta frase? Bueno, no es que quiera ponerme profundo. Es que mañana empiezo un tema, el tema 1, al que he dado esquinazo este mes y pico que llevo estudiando titulado: LA TIERRA EN EL UNIVERSO. GEOLOGÍA DE LOS PLANETAS. ORIGEN DE LA TIERRA Y DEL SISTEMA SOLAR. Si. Va de galaxias, acumulaciones de polvo y de planitesimales. Y le tengo miedo al tema, porque aparte de tener partes tremendamente aburridas, tiene asuntos que me tocan muy hondo. ¿Cómo se formó todo esto? Está bastante bien explicado por los teóricos. Desde el primer nanosegundo del Big Bang hasta ahora que veo como no llueve, porque ya ha parado, a través de las persianas venecianas. Hay lagunas, claro. El conocimiento siempre tiene lagunas. Se irán llenando con el tiempo, si no nos extinguimos antes. O si no dominan el mundo otra vez aquellos enemigos de la ciencia. Si, ya saben los amigos de lo oculto. Curas, frailes, señores de la derecha e inquisidores varios que no ven nada ético en averiguar verdades incómodas.

Estas cosas me recuerdan a las noches de verano de hace ya un porrón de años. Leía un libro basado en una serie de la tele. A priori esto puede sonar a que buscar verdades y cambio de concepciones vitales pueda parecer un poco chocante. Déjenme que me explique. El libro y la serie eran COSMOS de Carl Sagan, el científico molón. Yo miraba hacía arriba, a las estrella y me encontraba como el astrónomo decía poéticamente en uno de los capítulos en las orillas del océanos cósmico. Yo tendría, no recuerdo bien, 14 o 15 años, y el tema me fascinaba de verdad. Tenía en mi interior un concepto de Dios bastante difuminado. Hacía ya tiempo que no creía en la Iglesia Católica, a la que pertenecía por familia, tradición y costumbre. Ese libro me abrió los ojos y la mente. Borró todo atisbo de creencia en algo superior que hubiese habido en mí con anterioridad. No es que el libro sea una apología del ateismo (si lo es contra la superchería y la pseudociencia), pero lo leí en el momento justo. Si fuera un cursi lo llamaría crisis (así lo llamaría Alberti, por ejemplo). Pero no. Fue que el escepticismo con el que nacemos algunos afloraba. No sé si me entienden. Hay personas y personas. Hay gente que jamás se preguntará nada y hay gente que se preguntará todo. No es ni mejor ni peor. Bueno, a lo mejor lo de pensar demasiado es peor, porque nos pone en unas tesituras pesimistas que nos impiden llevar una vida, entre comillas, normal. Los que nos cuestionamos en demasía las cosas llegamos a conclusiones erróneas, momentáneas o lo que es peor, no hallamos respuestas que nos satisfagan, creando un círculo vicioso de mezquindad con nosotros mismos que proyectamos a los demás. Y después tenemos que pedir perdón. Yo no quiero molestar a nadie, créanme. Soy muy categórico porque lo tengo todo muy bien pensado, desgraciadamente. Tengo demasiadas conclusiones en mi cabeza. Muchas veces tengo que deshacer el camino andado, no se crean. Tengo una decisión tomada. Mi cabeza lo sabe, pero no recuerda por qué… entonces tengo que desandar los pasos seguidos de la hipótesis y casi siempre me sale, como la maquinaria de un reloj. Lo malo es que mi reloj está atrasado, adelantado o pertenece a un universo paralelo.

Por eso la mayoría de las ocasiones en las que hablo digo tal y después no sé argumentar por que es tal. Lo tengo que pensar. Soy un poco cuadriculado en ese aspecto. Pero al final si hago las cuentas es tal, y vaya si es tal.


Que mal me estoy explicando, la virgen. Perdónenme, a mis trankimazines, a mis fluoxetinas y a mis tapamaxes, le he añadido frenadol para el resfriado y me desorienta…

5 comentarios:

Sinblancaporelmundo dijo...

Pues sí, Don Mame, como la vida misma. Lo que pasa es que hay que ir a la bit de putocloco,

http://putoloco.wordpress.com/

y pedirle que nos lo cuente.

Ya sabe usted que desde entonces PL tiene un trauma que le dura hasta nuestros días. Yo quiero ayudarle a que se abra y así poder curarle de una santa vez.

Boigandreau dijo...

Vaya, interesante lugar!Me ha gustado tu reflexión. La ciencia ha de ir por delante. Si te apetece, te recomiendo que veas Zeitgeist, un documental en el que, por lo menos en la primera parte, te habla de que los mitos cristianos son sólo una suerte de plagio de los mitos antiguos, pero, lo más curioso y motivador, es que estos mitos antiguos se basaban en la astrología pura y duro, sólo que personificaron "las galaxias y las estrellas" para que el conocimiento pudiera ser mejor divulgado. Pero claro, luego llegó una secta gnóstica que ha gobernado durante muchos años, y dijo que esos mitos ocurrieron de verdad, negando también su trasfondo astrológico. 12 discípulos=12 signos del zodiaco, por ejemplo.

Pero volviendo al tema del que hablabas en el post...yo soy de esos que me pregunto todo, a veces me hastía tener la cabeza tan repleta de teorías y contrateorías, pero veo, en cierta manera, honesto, querer buscar la verdad, dando vueltas y vvueltas a la cabeza, sembrando la empatía mental, no descartando pensamientos, que así es como uno deja de tener prejuicios...una pregunta, aprovechando que tú pareces de los que usas la cabeza. y además, como dices aquí, lo has estudiado:¿No te has parado a pensar, detenidamente, e intentando "viajar" mentalmente al lugar, cómo era todo antes de la explosión del Big Bang?Es decir..¿qué había?¡¿qué explotço?¿Por qué?¿como sería ese vacío?¿D donde saldría tanta materia?Me fascina a veces trasladarme a ese lugar, vacío, sin vida visible pero casi asomando por algún minúsculo recobeco esperando el momento en el que estallar y "colocar los muebles en su sitio"...uf!me hierve el cerebro!jeje, me marcho, enhorabuena por el blog, y si, tener blog mola, XD

Mameluco dijo...

Bienvenido Boigandreau
Ya dejé de intentar viajar a ese sitio por eso, porque me hervía la cabeza, y ya pienso en demasiadas cosas como para pensar en más.
Buscaré y veré el documental que dice con gusto, aunque ya he leído sobre el tema.
SI al final todo es lo mismo, pero enrevesado. Ha ido evolucionando a través del tiempo para engañar a gentes cada vez más complejas, con mentiras cada vez más gordas.
Lo que antes era el trueno ahora es un tio con barba y siete trompetas... y así...

Eso si. Se equivoca en juzgarme en una cosa. Yo como todos, tengo prejuicios, porque perfecto no soy. Los señores de PP, y sobre todos los de la COPE, me dan urticaria. Y los politicos en general también un poco de repelús. Me gustan los que mienten para entretener (cineastas, magos, humoristas) pero no para vivir a nuestra costa.

Sinblancaporelmundo dijo...

Pero qué manía le ha dado a la gente con igualar derecha con oscurantismo, como si Stalin, Castro, Mao o z fueran muy amigos de la "verdad".

Dices cosas interesantes, Mame. Lo mejor de todo es que eres consciente de tus PREjuicios y de tus lagunas -las mías son tan abismales que me angustio de sólo pensarlo-.

Se me ha abierto el interés por ver la peli Zeitgeist -ya se está bajando por el eMule-. Kabish,

http://kabish.wordpress.com/2008/03/31/zeitgeist-primera-parte/

también habla de esa película. He incluso putoloco,

http://putoloco.wordpress.com/

habla de ella.

Mameluco dijo...

Mire, meter en el mismo saco a Mao, Stalin a Castro y a Z, como usted lo llama, es de risa.

Yo nunca he estado a favor de ningún oscurantismo. Ni de ningún totalitarismo. Esto es una pesudodemocracia liberal elegida por sufragio. Sale el de las urnas. Después mandan los bancos, las multinacionales y el Corte Inglés. Y a ZP, como a su Aznar lo pusieron ahí lo votos.

Yo siempre a favor de la libertad en todo, fíjese. Sobre todo en la de expresión.
Pero puedo utilizar mi libertad de elección para expulgar lo que me interese.

Y tengo más lagunas que Finlandia, querido Sinblanca.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.