viernes, 13 de abril de 2007


Vendí mi alma al Diablo por que vendérsela a Dios era poco rentable. Eso, sumado a mi natural inclinación hacía lo no aceptado como virtuoso, me llevan al final de mis días a hacerme la pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez, ¿qué pasa cuando la palmas? ¿la putrefacción del cuerpo lo es también de la mente? Siempre he creído que si. Que todo acaba cuando el corazón deja de bombear el líquido y rojo elemento a través de las venas por nuestro interior. Pero ahora que mi muerte es inminente, no estoy yo tan seguro. ¿Vendrá acaso Satanás a reclamar lo que le pertenece en justicia? Bien es verdad que jamás firme ningún contrato con Él, ni nunca apareció en mis sueños o en mis delirios alcohólicos. Pero creo, sin temor a errar demasiado, a que pertenezco a esos hombres condenados, pues aún siendo mala persona, y sin mucho remordimiento, las cosas me han ido bien durante muchos años, y los rurales me cogieron por que yo así lo elegí, harto ya de vivir huyendo.

En la asfixiante celda en la que me encuentro espero a la Muerte. Las ratas campan a sus anchas y se alimentan, al igual que los presos algunas veces, de los granos de maíz que salen de los colchones de panochas y hojas secas de la planta. Los piojos se nutren de nuestra sangre y así un pequeño parque zoológico nos acompaña de día y de noche. A veces los perros de los vigilantes también se unen a la comitiva del calabozo. Algunos reclusos incluso hacen que los canes les chupen las heridas. Yo, por mi parte, como ya les he dicho he tenido suerte y no tengo heridas en mi piel. La sarna y las fiebres me han respetado, al igual que un servidor a ellas. Pronto me darán igual las enfermedades y los contratiempos de los mortales, pues aquí, en mitad de la inmundicia y el desasosiego, espero a que me cuelguen por el cuello hasta morir. No alimento ninguna esperanza de salvarme de la horca, pues los que pudieron rescatarme, o están muy lejos o muy muertos para hacerlo. No me arrepiento de nada de lo que hice en el pasado. Nunca hice daño a quien no se lo mereciera o al que se enterara del mismo. Los hombres que han bebido conmigo y las mujeres que me amaron, no creo que testifiquen el Día del Juicio contra mí. O a lo mejor sí, nunca se sabe.

"Comienzo de La vida inventada de Miguel, el Loco sin Sarna"

Primer post de Doglife
hace ya mucho tiempo... bueno no tanto...

Me lo ha recordado que la palabra del III Concurso de Microrrelatos de Arándanos sea Cárcel...participen

3 comentarios:

Carlos dijo...

Gracias por su mensaje y su comentario en mi blog, Mameluco.

Le pediría que me explicará por qué no está bien que haga publicidad "de guerrilla" en blogs que creo que les puede interesar (muchas veces no acierto) y cual es la diferencia a hacerlo digamos como Perez-Reverte u otros escritores de fama similar. ¿Eso está mejor?

Otra pregunta más, ¿por qué no está bien hacer publicidad? Me imagino que es Usted consecuente y se arranca todas las marcas de ropa que prenden en su vestimenta o en todas su posesiones.

Ya dijo hace casi 400 años Baltasar
Gracián que lo que no se ve es como si no existiese. Era una definición de publicidad.

Atentamente, quedo a la espera de sus respuestas.

Mameluco dijo...

Empezaré diciendo que en principio es solo una opinión, pero como me lo pone (el spop) a mí, pues por eso le digo que no está bonito.
No me parece la mejor forma de llegarme con su escritura, por ejemplo. A lo mejor con otras personas le funciona, pero conmigo no. Yo podría haber borrado su post y ya está, pero lo he dejado y le he dado mi parecer. Que hagan publicidad otros, creo yo. Yo soy aficionado, claro. No me dedico a esto de escribir. Y por eso mi deseo, mi anhelo, es que si me dejan un comentario sea de algo de lo que digo, demostrando un interés pequeñito por mi insignificante obra. Y por eso no me gusta el mensaje impersonal que supone la publicidad.
En cuanto a los escritores mediáticos ni me pronunciaré. Si los pongo mal me dirán talibán y que si patatín patatán. Que cada uno lea lo que Dios, o su convicción, les de a entender.
Y no me compare un libro con un jersey, porque una cosa es un producto de consumo y la otra es, o se supone, una creación artística, sea más o menos modesta.
Y no me gustan las polemicas, desde luego, a traves de comentarios en blogs. A mi me gustan cara a cara y con unas risas de por medio.
Atentamente,
su amigo Mameluco.

ana_arandanos dijo...

Joo, como mola. Supongo que me habria gustado (aun) mas si me conociera la vida de este señor, ya veo que te gustan las historias de santos.

Me gusta como escribes, Mameluco. Te dire por que. Porque no usas frases larguisimas que ahogan y asfixian al lector. Porque no sobran palabras, porque te dejan con ganas de mas. Porque se nota que sabes escribir pero que no te esfuerzas porque se note. Porque metes un "que pasa cuando la palmas" y en vez de sacarte de contexto te mete mas.

Algo se te ocurrira con carcel; de todos modos tanto si se te ocurre como si no, ya pondre yo un link a este post y estaras conmigo en la categoria de "relato invitado, no entra a concurso". Que es que sola me aburro ;)

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.