viernes, 13 de abril de 2007


La sonda Pioneer 10 va hacia el profundo abismo del universo. Una vez pasada la órbita de Plutón (un perdedor más, ya no es ni planeta), dejaron de prestarle atención en la NASA, y ahora se dirige a los ominosos espacios siderales. Las personas también vagamos por esta vida. Cuando cumplimos nuestra misión nos olvidan y estamos solos en el vacío.

No se me asusten. O si. Hablaré de perdedores, de buenos para nada. Para perder no hace falta ser débil, idiota o lento. Eso ayuda, pero no es así siempre. Los perdedores son una raza especial de humanos. Al igual que esta el triunfador, la gente gris o el segundo de abordo, el perdedor no sabe muy bien porque está ahí, pero se lo imagina. La falta de motivación es un hecho. Las ganas de estallar, de escapar de no se sabe qué. La amalgama de sensaciones de la rendición. A todos nos ha pasado y nos continuará pasando, aunque la Piooner nos gane. El regusto amargo de la derrota es dulce a veces. Hundirse nunca es digno, no se engañen. Pero existe, o eso dicen, la justicia poética. El equilibrado universal. Yo, personalmente, no lo he visto jamás. El agobio y la miseria acuden a su polo magnético, como una brújula. Las víctimas, los inadaptados a un sistema fagocitador de ilusiones y anhelos, caen por su propio peso. Nada tan sencillo como la masa por la aceleración de la gravedad, a lo que sumamos los newtons correspondientes a la desesperación. El aislamiento elegido o forzoso. La falta total de voluntad. El miedo al fracaso porque lo conoces. Todos esos son parámetros en la sumatoria del peso-fuerza de las circunstancias. Ser un perdedor es una elección subconsciente, que una vez racionalizada, puede ser una firme determinación. Y que lo sepan. Nunca ganan los buenos. Los trepas, los egoístas de mala fe, los apuñaladores de espalda, los empresarios y las gentes de bien son los vencedores de la batalla. El pobre, impasible ya a estas alturas, se regodea en su burbuja de mierda y ocasiones perdidas de antemano. Y repito, no hay dignidad en las derrotas, pues como mucho aspiran a ser victorias pírricas, solo por el orgullo que nos mantiene de pie. Inútil de todas formas. Prefiero morir acostado que malvivir de pie. Las adicciones y la autolesión son solo los pasos avanzados del perdedor. La coherencia se pierde al fin, para dar un finiquito mortal. La muerte tenía un precio. El precio de vivir. Y vivir es perder un poco. Aprovechen los que puedan. Los que no podemos miramos los toros desde la barrera, esperando a que pillen al torero. Eso si, el toro siempre muere en la arena, tarde o temprano. A nosotros nos ponen las banderillas, y nos dan agua del botijo para poder respirar un día más.

Y es que para que haya perdedores, tiene que haber ganadores… y viceversa.

5 comentarios:

Narrador dijo...

Hay cierta dignidad en los perdedores que nunca alcanzan los ganadores.

"Se mucho de batallas.
Las he perdido todas"
Los 7 Samurais

Carlos dijo...

EL ARTE DE LA VENTAJA
Libro virtual para descargar en

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Mas libros en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Mameluco dijo...

REPITAN CONMIGO:
NO AL SPAM
NO AL SPAM
NO AL SPAM

y así mil o dos mil veces!!!

El hombre invisible dijo...

El botijo se niega a dar más agua gratis. El neocapitalismo le invade. ¡salvemos al botijo de las garras del mercado!

ana_arandanos dijo...

Hay toros a los que exculpan.
Hay que tener alguna esperanza; pensar en metas chiquititas que sean sencillas de alcanzar, en vez de aquellas que dan vertigo. Y poco a poco poder ir acercandonos a las metas grandes, o no.

A veces tambien es necesario replantearte la vida (que haces y por que lo haces). Yo estuve un par de años muy jodida en teleco (pensaba que era mi naturaleza) y desde que me he cambiado de carrera estoy mucho mejor. Dejo de plantearme mi vida cada dia.

De todos modos, creo que hay que aprender a quererse. Por ejemplo, tu enfoque de "lo dificil es hacerlo en 250 páginas". Pues si, me parece harto complicado hacer algo asi -yo no he pasado de los cinco folios y me costo bastante-, pero eso no quiere decir que hacerlo en mucho menos espacio sea sencillo. Siempre hay cosas más dificiles pero yo creo que hay que valorar tambien lo que uno sabe hacer; y tu sabes escribir bien -no solo escribir, las ideas molan. Hay gente que escribe de puta madre pero es que lo que te cuenta no interesa- y ademas, en un medio (internet, es que con tanto inciso a lo mejor te has perdido) mucho mas traidor que el libro porque aqui nadie te aguantaría 250 paginas.

Por cierto, estoy totalmente contigo en tu teoria de la ciencia exacta a la hora de escribir.

Me voy a recoger mi cuarto y a darle de comer a Coneja :D

Un abrazo

PD: Perdon por el tochazo.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.