jueves, 31 de diciembre de 2009

Diamantes de sangre en Kukuanalandia

Llueve fuera. ¡Vaya noticia! Bueno, la noticia es que haya llovido y lo siga haciendo, pero nada sé yo del tiempo y sus vericuetos. Hoy vengo a hablarles de mi libro.Bueno, es mío porque lo compré por 3 euros en una miniferia del libro. El que lo escribió fue un señor que se llamaba Henry Rider Haggard, un señor muy victoriano. Ya lo he acabado. Las minas del Rey Salomón. Ustedes, como yo antes de leer la novela, se imaginan a Steward Granger con un sombrero de Coronel Tapioca y un rifle. Pues si, pero no. La película poco tiene que ver con la novela. Para empezar Deborah Kerr no sale por ningún sitio. Claro, dirán. Lo que quiero decir es que las únicas mujeres que salen en la trama son una hechicera desdentada y una diosa de ébano, ésta última como por casualidad. O sea, todos son machos, hombretones por África, haciendo cosas de muchachos(fumar en pipa y comer mierdas). He de decir que para los cánones actuales la historia sería un poco machista y un poco racista, pero es una novela victoriana no un folleto del Ministerio de Igualdad. Pero como no, hay matices. El héroe se define como un cobarde, cosa que llama la atención (para ser un héroe, vaya). Sus compinches son un negro misterioso, un señorito inglés con pinta de vikingo y un oficial de la Royal Navy que se pasa media novela en calzoncillos y con media barba afeitada. Tanto el autor como los personajes se toman muy en serio a sí mismos –dentro de lo que cabe-, pero a mí me parecen una especie de Equipo A en Sudáfrica buscando el oro de Hanoi, en este caso los diamantes del Rey Salomón. Por cierto, que las minas de dicho rey bíblico tenían que ser de oro, no de diamantes, pero eso son las cosas de la ficción, amén. El tal Quatermain, el protagonista, es un personaje llamativo. Es el primer action hero victoriano en África, parece ser. Si han leído El Corazón de la Tinieblas, al principio, Conrad define los formadores del Imperio Británico. Son unos seres estrambóticos, de extrañas costumbres, cuanto menos peculiares. Este cazador de elefantes, buscador de marfil, es uno de ellos. El autor también lo fue. Forjadores de Imperio. Del último gran imperio antiguo, el británico. Aventureros y funcionarios que se tomaban el té de las 5 aunque estuvieran en el desierto o en la jungla. El Imperio Americano es otra cosa, ya me entienden. No mandan gente, mandan franquicias y películas. La verdad es que cuando los americanos mandan gente es para acongojarse un pelín. Seguro que no traman nada bueno.

A mi el libro me ha gustado, que quieren que les diga. Es divertido, pasan cosas pintorescas, hay emoción, reyes, batallas y grandes momentos de amistad varonil (pero sin mariconadas… ¿o si?). Ideal para no pensar en cosas malas como las oposiciones, el año que viene o lo poco que me queda en el banco y Valcárcel que no me paga un ochavo.

2 comentarios:

Clares dijo...

A mí también me gustó cuando lo leí hace bastantes años ya, en una tanda que me pegué de aventuras africanas. Son cosas de la edad,y yo tendría la tuya más o menos cuando lo leí, y aún ahora, si lo pienso, en cuanto escampe, me entrego a locuras como esta de leer aventuras, ciencia ficción o gótico, que es cosa gustosa siempre, porque no te tienes que preocupar mucho del estilo ni de la calidad, sino capuzarte ahí y reírte mucho. Feliz año, y que los Reyes (los de verdad, no los que echan discursos) sean muy generosos contigo, ya que te has portado muy bien.

Mameluco dijo...

No me he portado ni bien ni mal. No me porto, me soporto, jajaja.

Lo de los estilos literarios en la literatura de género es la doble cara de la moneda. Hay que ser muy bueno para escribir chorradas y te lo creas, aún sin tener un estilo pasmoso. Pero en general la literatura que yo leo de este tipo está bien escrita - suele ser del año del pum, con lo cual los vampiros son creíbles y no como los de Crepúsculo, jejeje-.

Yo quiero que los Reyes Majos lleguen con el calorcito, en Julio o por ahí.
Que a usted le colmen de agasajos. El oro, el incienso y la mirra para ellos. Usted quédese con cosas más bonicas como unos libros o una Wii, jajaja...

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.