lunes, 9 de noviembre de 2009

Ocho y pico de la mañana. Lunes.

Ocho y pico de la mañana. Lunes. Empieza la larga semana que desembocará inevitablemente en el viaje a Granada del viernes. En realidad mi semana empezó ayer porque ya estudié por la mañana, y eso que era el Día del Señor. La suerte de los católicos es que trabajar no es una de las opciones para ir al cielo. Me incluyo esta vez en el catolicismo sociológico. Uno va al cielo por ser bueno, no por trabajar como un mulo. Aunque si San Ignacio de Loyola es santo, cualquiera puede ir al cielo. Incluso yo, que para mí el cielo es la troposfera, la estratosfera y unas cuantas feras más que ahora, asín de bote pronto, no recuerdo, pero que existen. El paraíso también existe, supongo, pero no creo que se llame cielo. Se llama vacaciones sin preocupaciones, y si eres rico puedes estar allí todo el tiempo. Los pobres tenemos que, en mi caso, labrarnos un futuro. Yo aro y aro, pero mi mula soy yo, y tengo una pata rota. Mi extremidad estropeada anda por los sesos o aledaños.

Hablando de santos, ojala fuera como San Isidro, que mientras él rezaba, unos ángeles se ponían a laborar las tierras. Si me dicen –y se cumple- que mientras unos querubines (listos a poder ser) estudian y yo me tumbo a la bartola y rezo (o hago bshhisbssshi en bajito) mientras acumulo los conocimientos angelinos, creería que los milagros existen, y por ende, en el mismo Yehová. Cantaría muy contento I’m a believer y en junio tendría plaza. Pero eso es, sino ciencia ficción, religión ficción, por lo menos. Aunque las últimas palabras de la anterior frase sean una redundancia, cosa que espero me perdonen, porque es lunes por la mañana, y aún no he desayunado.

8 comentarios:

Clares dijo...

Ten la seguridad de que los milagros existen, pero no están al alcance de cualquiera, sino sólo, como tú dices, de los ricos por su casa o por su choriza mano. Es lo mismo que lo del cielo, pero para los milagros. Piénsalo. Así que la gente curranta ni tiene paraíso ni tiene milagros. O se lo buscan ellos mismicos o ná de ná. Ánimo, que parece que vas encaminao a ser profesor en junio.

sixto camara dijo...

la larga marcha hacia Granada Miguel granada tierra querida , la tierra de los poeta Garcia lorca, la tierra y la patria de Boadil aquel que le dijeron llora como mujer lo que no fuiste capaz de defender como hombre a ese le hizo falta un milagro pero como son de otro dios esa es la suerte la gente de los dioses que en el otro mundo estan mejor aunque yo sepa ninguno a vuelto seran tan felices que ni si quieran se acuerdan de los que dejan aqui, los milagros son muy bonito y maxime en los libros de historia sagrada y Dios dicen que es muy bueno pero por mi humilde casa todavia no ha pasado yo soy agnostico pero para esos miles y miles de creyentes que si cren en su dios que haga algo por ello, Miguel te voy a decir una frase te pido un favor no se lo diga a nadie LA RELIGIONES ES EL OPIO DEL PUEBLO.

Mameluco dijo...

¡Ay, Clares! Aún queda el milagro agnóstico, el impuesto sobre la ilusión... la Euromillones.
Me gastaría ser rico sin ningún mérito y sin haberle robado a nadie... pero es que, ¡es tan difícil! Seguiremos estudiando a ver que pasa... aunque mu encaminao yo no me veo, jejeje, en fin.

Sixto Camara Opio, analgésico o placebo. Por mi casa tampoco se ha pasado, pero es que como hay tanta gente que reza, a lo mejor me deja para lo último. Y los últimos serán los primeros, en el reino de los cielos. Amén.

Antonio Cabrera dijo...

Pero si tú eres rico Migué¡¡!! Qué tienes menos qué la gente de la calle Alta? Pos mucho ánimo en esos estudios, muchos ánimos pa sentarte horas i horas frente a un libro i letras i números, que YO sería incapá.

El hombre invisible dijo...

Hasta en los santos hay clases. Especialmente por las tareas a los que se les encomiendan los de la secta católica. Recuerden el destino cruel de San Cucufato cuando alguien despistado pierde algo: San Cucufato, San Cucufato, te ato los... un rato" Y no se los sueltan hasta que aparece la cosa extraviada. O el pobre de San Antonio, que tiene que cambiar el cordón cada dos por tres (6) por culpa de la desesperación sexual de feligresas y feligreses. En fin, un zoo metafísico muy terrenal.

mobesse dijo...

Mamelu, ¿tan jodido estás? La puerta del paraíso la tienes a un metro o dos de la mano. Deja de buscarla por que la tienes ahí mismo. Conforme pasa la vida el paraíso se nos va acercando, pero pobre de ti si la palmas sin dar con ella, porque, después del fatal desenlace, como es sabido, no hay paraíso.

Yo, aunque ya estoy en el otro lao, no puedo, lo siento, ayudarte.
Ja, ja, ja.

mochuELIn dijo...

Deja ya de comer esas setas... no son champiñones y luego escribes lo que escribes. Vamos señor Mameluco, con lo a mano que está el paraiso, que no has caído. Buena semana, ánimo, y ataca con rabia!! como tú sólo sabes

Mameluco dijo...

¿Que yo soy rico, amigo Cabrera? Pues no me habré yo dao cuenta. No es plan de tener mucho, sino de necesitar poco, que es lo que dice el refrán o el adagio o lo que sea la dichosa frase. Pero claro los que necesitan poco es porque tienen. Yo necesito pocas cosas, pero no tengo la mayoría. Eso no es ser rico, eso es ser un "infeliz de los cortijos".

Hay santos para todos los gustos, Señor Invisible. Los hay hasta que fueron buenos y todo... fíjese lo que le digo.

No, querido Mobesse, tampoco estoy tan mal, lo que pasa es que es de mi naturaleza escribir chorradas a la gornú, jejeje. Ya sé que no existen recetas, pero si me da la dirección de esa puerta en la que se halla metido mejor. Es por buscar un hueco... jajaja.
O bueno, como está al otro lado, haré ouijablog para comunicarme con usía...

Yo no como setas psicotrópicas, MochuELIn, soy así de serie, jajaja. Solo tomo las drogas que me dice mi psiquiatra. El paraiso está perdido, como dice el título del libro. Pero si le digo la verdad, no soy feliz, ni falta que hace, jajaja. Ojalá supiera atacar, pero solo sé defenderme -y malamente-. ¿Que le vamos a hacer?

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.