viernes, 17 de abril de 2009

Lost in rotation




Hace bastante que no aparezco por aquí. Bueno, bastante es desde el lunes, cuando mi rótula parecía una radial encendida tocando ligamentos y músculos al son de unas neuronas enloquecidas. En realidad si que he escrito alguna cosa, pero no las he publicado aquí.


Últimamente no estoy ni leyendo ni escribiendo. Cosa mala esta. Significa que mi laxitud a la hora de hacer algo está virando a lugares inhóspitos. Ese eterno camino hacia delante, donde dejando en la cuneta los huesos blanqueados de otros que pasaron antes, avanza uno sin saber por qué. ¿Por qué Marco Pagot se convirtió en Porco Rosso? ¿Dónde estuvo Agatha Christie cuando estuvo desaparecida? Quizá recorrieron ese camino del que les hablo. Yo lo sigo metafóricamente, claro. Sigo sito en la calle Tercia, número ocho, en un pueblo de cuyo nombre no puedo olvidarme. Higaldo anarcoburgués al servicio de su majestad, la red de redes, la www, internet. El keroseno quema pronto y la potencia ranqueante apenas llega para llenar unas hojas en blanco. Ahora sé que hay unas marcas en los neumáticos que te dicen cosas. Estoy aprendiendo cosas que pueden salvar vidas, pero que mi cabeza archiva como conocimiento absurdo. Pero dan poco juego a la hora de escribir. Mis movidas mentales son demasiado mías como para exhibirlas todas como en un Freak Show. Hay cosas de mí que nadie conoce. No soy único. Hay 6000 millones de personas a las que le pasa esto. Pero algunos las contamos a veces. Otras nos las callamos. Y algún detalle lo enterramos en lo más profundo del mar de los recuerdos, pero como un cadáver de sirena, es arrastrada a las orillas del consciente, por la resaca de la memoria.

Lidiar con uno mismo es difícil, con lo demás muchas veces es más sencillo. Saben como van a reaccionar. Y si actúan de forma extraña siempre se lo puedes achacar a un mal día. Si uno mismo se comporta de forma extraña sin explicación difícilmente escapa uno a la perplejidad.

No tengo muchos ánimos para escribir últimamente. Pero no estoy mal por aquí. Solo un poco cansado. Eso es todo.

Son las dos de la tarde de un viernes nublado de primavera. Tengo sueño. No tengo sueños. Pero eso es ya más viejo que la humanidad.

6 comentarios:

hornillero dijo...

Amigo Mameluko, cuanto tiempo sin escribirle. Y ya aprovechando la ocasión, ¿que significan las letras en los neumáticos?, la w,y, o creo que incluso u. Lo mismo usted que es ahora es experto en educación vial, lo conocen.

Un abrazo

Mameluco dijo...

Jolín , pues ya es casualidad que hoy he dado las ruedas (tema 13) jajaja.

Depende donde esté la letra significará una cosa u otra R entre números es que es una rueda radial.
Esas letras que pones son para indicar la velocidad máxima a la que puedes poner el neumático.

M 130
N 140
P 150
Q 160
R 170
S 180
T 190
U 200
H 210
V 240
W 270
Y 300
ZR >240

Espero haber servido de ayuda, jajaja. Menos mal que esta morcilla de números no los ponen en los test... si no cualquiera se lo aprende.
La más normales en coches normales es que ponga TUBELESS (neumático sin cámara) y una U.

Mañana, perol.

Anónimo dijo...

Hola MIguelin,

Nos vemos en unos días, porque el castreño ausente como bien decías, será a partir de ahora menos castreño ausente.

Repartiré mi tiempo entre Castro y Barcelona, y tendré mas oportunidades de disfrutar, y participar de tus excelentes escritos.

Veo por otra parte que ya vas dominando el código de circulación a un ritmo agigantado, por lo que pronto te verá con tu coche intentando aparcar el Tercia.

Un abrazo, y hasta pronto.

Un castreño ausente

Mameluco dijo...

Jajaja...
Menos ausente que nunca.

Y presupuesto para coche no hay... y el de mi madre tiene cochera, así que no me pillará la zona azul esta que se han sacado de la manga.

Te esperamos por aquí, castreño menos ausente.

Clares dijo...

Mameluco, amigo, acabo de llegar de mi retiro espiritual en el campo y te encuentro chupando rueda, a más del filosofe propio. Yo, ni idea de rueda, que no, que cuando tenía que llevar un coche me fiaba del Pablo que me cambiaba las ruedas cuando tocaba. Un buen mecánico, al que ahora ya no veo porque no tengo que viajar cada día para trabajar.
Me encanta haber vuelto y encontrarte. Aunque digas esas cosas mistéricas y hables de Dame Christie, de la que fui lectora voraz, te encuentro bien y eso me da alegría. ¿Qué te ha pasado en la rodilla? Espero que no sea nada importante y que ya estés repuesto. Y sigue escribiendo, hombre, que lo esperamos siempre. Un abrazo

Mameluco dijo...

A rueda he ido siempre. De la vida que se escapa.
Ya se ha pasado el Bando La Huerta y el Entierro de la Sardina y ya vuelve a Murcia, ¿no? jejeje. Ha huido de huertanos y barracas.

Yo aquí, a lo mío.
Mi rodilla ahí ha ido toda la semana, pero ya estoy perfectamente.

Estoy vaguete para escribir (asuntos paralelos han requerido mi atención).

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.