jueves, 26 de marzo de 2009

Que cada cual haga de su capa un sayo

Hay que exterminar la plaga
a golpes de libertad
cucarachas asesinas

la vida os aplastará.

Cucarachas (LEÑO)


No entraré en temas más manidos que la farsa monea. Lo del nuevo anuncio de los linces, las células madre, los obispos y la madre que los parió. Comparar la preservación de una especie en extinción con la investigación de las células madre es la última tontería del circo que han hecho los men in black. Primero, el tocino veteado con la velocidad tienen poco que ver, y segundo y más importante ¿por qué no dejan que hagamos nuestro libre albedrío, como sus opúsculos dicen?

Siempre dan por saco con la eutanasia, con el aborto, con quien se tiene que casar con quien y que es esto o aquello. Me parce perfecto que quien sea católico, apostólico y romano (eso de romano me ha hecho mucha gracia –es porque son seguidores del Papa de Roma en todo caso-) haga caso a sus jerarquías y no hagan ciertas cosas prohibidas por su religión. Pero ¿y los demás? Los demás no podemos hacer lo que queramos parece ser. Los gobiernos legitimados por los votos no pueden legislar lo que quieran sin que estos meapilas se pongan guerreros. Es curioso como han adoptado los trucos del almendruco más usados por la izquierda para defender sus propuestas. He dicho propuestas, quiero decir sus imbecilidades. Mucha pancarta y mucha manifestación los domingos que haga bueno, después de misa de 10. Me acuerdo de la LOE, del matrimonio gayer y ahora con lo del aborto. Si una cosa es legal y en conciencia no tengo reparos ¿que leches quieren?

Yo, si me da un yuyu o tengo un accidente quiero que me maten –si es mi deseo- si no puedo hacerlo yo. No me refiero a que desenchufen las máquinas, me refiero a que me pongan una inyección para irme de este mundo si me apetece. Eso no lo contempla la ley, pero porque los gobernantes que tenemos son unos cagaos. El derecho al suicidio es indiscutible. No me vengan con cuentos. El suicidio es una de las máximas libertades del individuo. Es un ritual en algunas culturas (el sepukku japonés) y era una costumbre honorable en nuestros ancestros griegos y romanos. La gente cree que los suicidas son/están locos. Alguno habrá, si, pero gran número de ellos lo son porque se hartan de la vida. La vida no garantiza la felicidad. Y si es en un estado de dolor prolongado o sufrimiento constante ¿no es acaso una solución viable? Ellos dirán que Dios nos da la vida y Dios nos la quita. Si Dios no existe, si yo no lo creo, me dará igual, en todo caso. Nietzsche mató a Dios. Mató un concepto, porque las cosas que no existen no pueden morir, ni pensar, ni decidir lo que está bien o mal. Somos animales políticos, vivimos en sociedad, pero si yo no perjudico a nadie con mi decisión ¿por qué penarla?

Ellos se agarrarán también en el caso del aborto a que un grupillo de células son un ser humano en potencia. Pero matan a miles en África con su política de uso del profiláctico condón. Y obligan en la India a perecer entre el dolor resignados a morir como la Madre Teresa les dijo (ella fue a un hospital).

Cerca de aquí, en la capital de mi provincia los de la Semana Santa han acordado poner un lacito blanco en los pasos para lo del aborto. Aparte de considerar la Semana Santa como folklore participativo de las tradiciones de los pueblos (es una opinión personal) yo me pregunto ¿Se puede ser más hipócritas? Alguno de estos señores usan preservativo, hacen que sus hijas o mujeres aborten, serán infieles a sus parejas o serán homosexuales activos. Pero los símbolos externos nos gustan mucho.

Este mundo es de locos.

Y apostatar es imposible.

Catoliquito pa toda la vida. Amos que…

13 comentarios:

Clares dijo...

Amigo, esto es lo que pretenden darnos y lo otro lo que pretenden quitarnos, o sea, la libertad y la legalidad. Esas mismas fuerzas provocaron el año pasado que se revisara la ley del aborto. Por una parte está bien, porque hacía falta, que estaba ya obsoleta, ya que nació entre las presiones de esta misma iglesia y las fuerzas más retrógradas del país. Por otra parte, los jueces que arremetieron contra las clínicas y las propias mujeres que habían abortado haciendo uso de la ley, con total libertad y legalidad, han conseguido el efecto contrario al que deseaban, Pero no pueden callar ni debajo el agua, así que de nuevo a la carga. Como la cosa ha venido a la misma vez que lo del niño medicamento, y la gente eso lo ve muy bien, más la desafortunada campaña de los linces, pues estos obispos pierden más gas que un globo de papel, pero la lucha no puede parar. Ya no es tanto defender el aborto o las células madre, o lo que sea, que también, sino defender nuestra libertad, la poca que nos dejan. Y evitar a la sociedad esta injerencia continúa en las leyes.

PMM dijo...

LIBERTAD. Así, con mayúsculas. El resto, sobra.

Mameluco dijo...

Lo malo es que hay gente poco coherente que los defienden, Clares. Pero bueno ¿que le voy a contar que usted no sepa? Si uno es partidario de algo, que predique con el ejemplo. Los del Opus o los quicos, aunque me caigan como una patada en la barriga, si predican con el ejemplo teniendo una piara de hijos (por otra parte lo más radicales). Lo malo es esa masa que les sigue el juego y después hacen lo que quieren. Para hacer lo que quieran que partan de la base que se puede hacer lo que se quiera y las leyes permitan, ¿no? Digo yo.
Lo bueno es que quien pide no al aborto muchas veces está a favor de la pena de muerte. Vale que son cosas diferente, pero una ejecución es más incompatible con la vida que una aborto.

Y PMM lo mío no es la capacidad de síntesis. Yo escribo y escribo y hablo y hablo. Soy así de pesado. :D
jejeje

Yo pido como House cuando dice eso de antibióticos de amplio espectro. Libertades de amplio espectro.

PMM dijo...

Lo de que el resto sobra, lo decía por ellos, no por tu explicación, que conste.
El problema es esa doble moral que tiene la gente que pide ese tipo de cosas, los men in black como tú dices.

Mameluco dijo...

Ya lo sé, PMM, pero mi humor es así, jejeje.

Los men in black... y sus seguidores, que no se le olviden.

Anónimo dijo...

Hola Miguelin.

Los que hemos estado 9 años con curas, y no precisamente para ser curas, sabemos lo hipócritas y cínicos que llegan a ser estos poseedores de la verdad,de la justicia, y de la razón.

A los del lazo blanco, los tenia solo un año conviviendo con algunos sacerdotes antiabortistas, y estoy seguro que muchos cambiarían de opinión.

Un abrazo

Un castreño ausente

Collecter dijo...

Buenas noches Miguel..permitame que le llame Miguel...Un placer sus letras en el Blog......Un saludo......

Mameluco dijo...

Querido Castreno Ausente siempre me han encantado rus historias de curas. Algún día contaremos aquí, a medias, lo de las tortillas sin huevo y las hamburguesas de las monjas. Y antes de esos 9 años, también había alguno que otro que era para echarle de comer aparte, jejeje.

Es lo de siempre, tito, la doble vara de medir, la hipocresía del radical. Los que ponen el lazo blanco no necesitarían ni un año, con una semana bastaría, para que se dieran cuenta como son esta gente. Pero siempre habrá quien le dore la píldora y le ría las gracias, personas tan hipócritas como los hombres de negro, pero que dejan aparcada la coherencia para hacer según que cosas. Y en esas cosas, entran un gran cúmulo de cosas...

Bueno, que espero que te manifiestes por aquí muchas más veces. Y que el castreño ausente, dejé de ser ausente, para ser presente,¿no? A ver si te sueltan pronto, jejejeje...

Amigo Nacho, me puede llamar usted como guste. También es un placer verle por aquí.
Me voy a plantear volver al fotolog que tengo a muchos de ustedes abandonados, y ese día a día molaba.
Un abrazo.
PD: Siempre se lo repito, pero los sábados por la mañana me acuerdo siempre de usted, de sus múltiples desayunos y sus cigarrillos. De esas cosas que le hacen a usted tan especial.

El hombre invisible dijo...

Libertad frente a obligación. Los tipos de las sectas (que ellos llaman religiones) piensan que lo que la sociedad civil reclama es una obligación al estilo de sus propias reglas: es obligatorio abortar, educarse en la ciudadanía, ser mujeres emancipadas, pensar por uno mismo, etc. Ay, claman en su fuero interno, ojalá fuera así. Porque si éste fuera de verdad un estado aconfesional obligatorio ¿qué dirían entonces? Prohibido abortar frente a prohibido rezar, prohibidas las procesiones frente a prohibido el condón, prohibida las escuelas religiosas con fondos públicos frente a prohibida la educación laica, prohibidos los nombres religiosos en las calles frente a prohibido el divorcio...
Ay, ay, ay, ay, qué penitencia nos espera (y les espera).

Mameluco dijo...

Si, parece que queramos hacer abortar a todas la madres, matar a todos los ancianos enfermos o casarnos con personas del mismo sexo.
La libertad es elección. Elegir llegado el caso. Y a lo mejor una mujer que esté de acuerdo con la ley del aborto decide no abortar en un situación complicada o una persona que esté a favor de la eutanasia elige seguir luchando con su enfermedad por todos lo medios.
Pero no les entra en la cabeza. Claro, tantos años de imposición de ideas...

raskolnikoff dijo...

!No les llames men in black, maese, que me chafas la canción del gran dios Cash!

mobesse dijo...

Como he reducido al máximo la dosis de prensa diaria, estoy mucho más relajado, más a lo mío y ya ni veo quién publica en su blog y quién no (yo, desde luego, en absoluto).
Dices que Nietzsche mató a Dios. Cierto, pero se le olvidó matar la propia Fe. Asi que, si a alguien se le ocurre irse de Dios, enseguida cae en otra cosa, a veces mejor, a veces peor. Hoy en día están los que creen en el Dios-dinero (¡inseparables!) y los que creen en el Dinero a secas; son más prácticos, menos neuróticos. También están (no se excluyen de los anteriores) los que creen en Uno Mismo, en la Verdad, en la Libertad... por aquí hay unos cuantos.
¡Libertad para suicidarse! Dijo García Calvo en cierta ocasión que le preguntaron si esto era posible, el suicidio libre, y dijo que sí, pero que antes habría que ver si el suicida había tomado la decisión "libremente" de verdad. Él lo ponía en duda. Y yo, no digamos. Pero me estoy yendo por las ramas más altas. La cuestión es otra; el aborto existe desde hace mucho tiempo, sólo que estaba únicamente al alcance de los más pudientes. Estos, cuantos más ricos y poderosos, más al ajo están de la Mentira de Dios y su Santa Madre la Iglesia de Cristo, pero no se les va a pasar por las mientes echarles abajo el tinglao; no les beneficia. Sin embargo, la gente de medio pelo... empiezan por un aborto y terminan por pasar del cepillo y de la misa. Y esto, ni hablar.
A mí me parece que los obispos están desarrollando una labor maravillosa de desprestigio de la Iglesia. Ya lo han notado algunas comunidades "normales" de cristianos y están mucho más escandalizados que nosotros. Por, favor, dejad que el clero prosiga con su labor ¡hasta el final! Ja ja ja.

Mameluco dijo...

Mobesse nadie puede vencer al autoengaño en el mundo. La Fe es el autoengaño máximo.

Yo digo positivamente que los suicidas, en un elevado porcentaje, toman su decisión libremente. Me da igual lo que diga García Calvo. Lo he sufrido en mis carnes. Unas constantes ganas de suicidarme durante meses, y lo racionalizas, se lo puedo asegurar (el deseo de no sentir nada es poderoso). Yo mento a Castilla del Pino y digo que el suicidio es la máxima expresión de la libertad.

Lo de los obispos, no crea que van tan mal encaminados. En mi pueblo se han confirmado hace poco 90 personas, cosa inaudita en un pueblo como el mío (lleno de rojos). Lo de los católicos de base son la misma mierda, mentando esta vez al expresidente del Gobierno F. González... no respeto más a las comunidades pseudoprogres de la Iglesia. Si son tan progres y tan escandalizados están, que rompan con Roma y con su tirano. O que dejen de creen en patochadas, que ya son mayorcitos.

Siento ser tan drástico, pero tengo un día regulero.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.