jueves, 5 de marzo de 2009

Capacidad de observación

La capacidad de observación es algo que gracias a Dios, tengo por momentos. Ayer, yendo a comprar alguna chuchería que llevar a casa de mi eterno anfitrión para ver House caminaba por la plaza de mi pueblo. La Plaza de mi pueblo si les digo la verdad, no se parece a una plaza, pues está escalonada en tres niveles. Antiguamente había unas piscinas que teóricamente en algún momento de espacio y de tiempo se comunicaban por pequeñas cataratas. Eso ya es cosa del pasado. Ahora hay palmeras y plantas. Y bancos bastante incómodos hechos de cerámica pintada y con un angulo imposible para echar la espalda.

Pero a lo que voy. Los vestigios que aún quedan del pasado son un pollete largo, cortado únicamente por las escaleras que unen los distintos niveles. Ese asiento largo tiene como material para apoyar las posaderas una piedra, que respetando su poco interés en el campo de las rocas ígneas plutónicas y para simplificar, diré que son unos granitos, unos granitos blancos y grises. Tienen su cuarzo, su feldespato y su mica. Pero ayer había llovido. Paseaba como iba contándoles por la plaza y de los granitos parecían salir unas burbujas. Piedra fría, impenetrable y yerma, ¿y ahora con unas pompas? La observación directo del fenómeno me descubrió porque parecía que la piedra, como un hongo protuberante, crecía al tacto de las gotas de lluvia. Decenas y decenas de caracolas se desparramaban por el granito, y con la luz difusa de las farolas, en verdad les digo que parecía que la piedra floreciese. Por las paredes del pollete, blancas de cal como dicta la norma de pueblo andaluz, estos bichitos de cuerpecillo negro y conchas pardas, ascendían hasta la cima granítica, como si fuesen turistas tomando el sol.

Los caracoles siempre me han gustado.

No para comérmelos, porque no me gustan. Pero las caracolas han sido para mí como el reverso tenebroso de la cuestión, quizá por eso sienta esa fascinación por ellas. Y no hablemos ya de las babosas, porque un gasterópodo sin concha (externa) ya me parece el acabose de la evolución. La evolución se complica para volver dar formas simples. No sé si lo sabrán pero la evolución de los gasterópodos es la rotación de su concha(y sus tripas) respecto al cuerpo unos 90 grados. Con eso consiguen tener un pie carnoso con el que andar y cuando la cosa se pone fea un sitio duro donde esconderse.

Pero ya me estoy metiendo yo en berenjenales más de exámenes de Paleontología II que de capacidad de observación.

La cuestión es que observando los pequeños detalles de la naturaleza podemos descubrir la belleza de la forma más tonta, como mis granitos conchíferos (aberración de nomenclatura, jajajaja, para geofrikis).

Y es que cuando llueve, todo es mejor.

* Las fotos son mías, de este verano, que llovió y salieron los caracoles.

15 comentarios:

PMM dijo...

Bueno, eso no se puede decir en todos lados, porque aquí, sobre todo este invierno, cuando hace sol todo es mejor. Biquiños.

Mameluco dijo...

Lo sé, PMM. Muchas gentes del norte no la soporta.
No sé si me hartaría de la lluvia. Es tan compatible con mi vida sésil de cubículo. O sea, que no voy a ningún lado. Y además, si hace sol, tengo que ponerme las gafas de idem. para salir.
Ni pa tí ni pa mí. Que esté con la nube y el sol, jajaja.
A mí es que el Sol me mata, y viviendo en donde vivo no sabes tú las condiciones extremas...

mobesse dijo...

La lluvia, la lluvia, siempre la lluvia. ¿Y si estuviera un mes seguido lloviendo? Pues sería un mes seguido feliz. Lo sé por experiencia. En Ceuta, todo el mes de febrero y parte de marzo lloviendo, chispeando o muy cubierto. Y no me cansé, ni me atacó la melancolía, ni nada. Llover y el olor a lluvia, lo mejor.

Mameluco dijo...

Yo también digo eso, Mobesse pero a la gente les gusta el Sol.
Si las plantas ya hacen la fotosíntesis por nosotros, ¿no? Digo yo...jejeje

Clares dijo...

me apunto con los sureños, lo siento, PMM, para mí la lluvia es bendición y placer y mucha alegría de que todo esté como descansado de tanto solete.
Mameluco, a la vuelta de Almagro, me encuentro con esta preciosidad de post con caracolas incluidas, vamos, sobre todo con caracolas.
Y a mí también me mata el sol. Desde hace unos años, bastantes, no me baño en la playa si no es de ocho a nueve de la mañana, o de seis a siete de la tarde, sin ponerme a tomar el sol, claro, con gafas oscuras y con albornoz a veces.

Mameluco dijo...

Yo también soy sensible a la luz. Me quemo como un escandinavo si me baño a horas indebidas también, Clares. De hecho estar en la playa durante el día, aún con gafas de sol, es para mi un incordio.
La lluvia nos sienta tan bien a los que no la tenemos tan habitualmente...
Almagro, ahí el sol también cae a plomo... por lo menos el día que yo lo visité.

Clares dijo...

El día en que tú lo visitaste caería el sol a plomo, pero en estos dáis, lo que ha caído es una rasca que he vuelto algo mala y todo, y mira que lo sabía, que la Mancha es muy dura.

Raza Becaria dijo...

Pues la primera foto es cojonuda, ahí espiando que da gusto. Jajaja.

Mola observar y darte cuenta de las cosas que hay, aunque sean "insignificantes". Los caracoles molan, son simpáticos y cada vez que ves uno y no lo pisas porque eliges no pisarlo te sientes bien.

Mameluco dijo...

Los caracoles no hacen nada malo. Y aquí se los comen en llegando abril.
Ya sabe usted Ana que yo soy omnívoro total, pero con los gasterópodos (incluidos los del mar) hago un excepción.

De pequeño, dibujé el juicio de los caracoles a los humanos, por comérselos. A mi madre le hizo gracia y guardó el dibujo (entre mis cientos de dibujos escogió este, jajaja). A ver si me dice donde está y lo escaneo.

Y ninguna especie es "insignificante". Creo que la mayoría de las veces los que sobramos somos nosotros, jejeje.

Anónimo dijo...

Muy buen post.

Anónimo dijo...

Esto fue muy interesante. Me encantó la lectura

Anónimo dijo...

Recientemente me encontré con tu blog y he estado leyendo a lo largo. Yo pensaba que iba a dejar mi primer comentario. No sé qué decir, excepto que he disfrutado de la lectura. blog de Niza.

Mameluco dijo...

Gracias, Anónimo.
No sé porqué, pero el Blogger me manda los anónimos a SPAM, cuando yo tengo permitida la publicación de anónimos.
No sé si todos los comments son suyos o no.
Si no se han publicado es porque no me había percatado hasta el momento.

No hace falta que diga nada, con que me lea me doy por satisfecho.

Anónimo dijo...

Este artículo fue muy interesante, sobre todo desde que yo era la búsqueda de ideas sobre este tema el pasado jueves.

Anónimo dijo...

Yo quería aprender gracias por esta genial! Yo positivamente disfrutando cada pedacito pequeño de lo que te he marcado para ver cosas nuevas que presentar

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.