jueves, 12 de marzo de 2009

The art of writing



Como una ilusión vienen a mi mente las letras que escribo. Muchas veces la escritura es automática. No puedo afirmar que el espíritu de ningún escritor famoso me posea, pues uno, no me saldrían unos post tan reguleros, y dos, y más importante, no creo en los espíritus. Son muchos los que a través de la historia han dicho que poseídos por el fantasma de un ilustre personaje ha hecho algo. Dalí es uno de los más recurrentes en la literatura parapsicológica. Incluso había un tipo que decía que Mozart se le metía en la chola y él escribía las obras que el genio flatulento (me remito a la peli de Milos Forman) le dictaba. Los musicólogos que examinaron las obras dictaminaron que eran burdas imitaciones del icónico compositor clásico. Los plagios sobrenaturales me hacen gracia. Me acuerdo del más prosaico escritor con acento sudaca que en Amanece que no es poco es detenido por plagiar a Faulkner.

Todos los que escribimos imitamos a alguien, claro. Lo que pasa es que la mezcla de referentes puede hacer que salga algo original. También se puede hacer plagio queriendo. Yo mismo he escrito lo que Perucho denominaría en su idioma original “Amb la tècnica de Lovecraft”, o sea, siguiendo como premisa la prosa abigarrada del de Providence uno escribe cosas y contribuye, como tantos lo hicieron antes, a los mitos de Cthulhu. Pero son simples cosas de aficionados. No me puedo permitir negros. Los negros son gente maravillosa que ha aportado a la literatura más de lo que creemos. Dumas tenía negros, que a su vez tenían negros. Y se afirma que Dumas sintió la muerte de uno de sus negros como un poco la suya. Una parte de su obra se iba con él. De hecho el término negro viene de don Alejandro, que tenía sangre negra corriendo por sus venas (Lls negros del negro).

A mí me gustaría saber quien fue el escritor mamporrero que escribió el hito español del negrismo en la literatura de best seller de la tele ¿Sabremos algún día el que le fastidió la poca credibilidad que tenía Ana Rosa Quintana? Si alguien lo sabe que lo diga y le haré un monumento*.

Bueno, les dejo, que estoy cansado de escribir. Además es tarde y me espera Moby Dick y el capitán Ahab. Si tuviera un negro seguiría contándoles tontadas de estas de las mías, pero como no me los puedo permitir, finalizo con un

FIN.

Por ahora.


* Según Wikipedia, AR achaca "los errores informáticos" de su libro a un tal David Rojo.

11 comentarios:

El hombre invisible dijo...

El monumento ¿es para el que te diga quién lo hizo o para el "negro"? Blasco Ibáñez (que no es santo de mi devoción lectora) también fue negro en su juventud. Tal y como está el mercado editorial hoy en día es una buena opción para un escritor novel. La figura del editor casi ha desaparecido. O vas con 6000 euros bajo el brazo o no publicas más que en la "metené".

PMM dijo...

Como siempre, las culpas sólo para el negro y ella, AR, impune. Es lo increíble de este asunto.

blogjob dijo...

aja, así que este blog suyo está escrito por un negro!! lo sabía!!
a mi me persigue el espíritu de chimo bayo. Y eso que no está muerto. Aunque hay quien dice que murió a los 27 años y le suplantó el doble de paul mccartney, que está pluriempleado. Y luego que si cada vez hay más gente en el paro. En porcentaje, hay más negros que blancos en el paro. No me hace falta divertirme para beber.

Mameluco dijo...

Pues entonces, quiero ser negro (si es que pagan bien) Hombre Invisible. A mi me da igual publicar que no (de hecho próximamente habrá un libro con poemas míos, junto a otros de mi pueblo). No sé cuando saldrá.

PMM> Ana Rosa no salió impune. Sigue siendo una petarda endiosada que se cree Oprah. Lo que pasa es que la gente, al público que ve su programa lo que le interesan son otras cosas. Yo no he echado las culpas al negro. Solo quiero saber el fenómeno que puso a AR en ridículo ante toda España. Hay debía haber odio y resquemor. Lo que nos gusta a los españoles, vaya.

Blogjob Como decía mi negro en MI escrito, carezco de un mandingo porque no me lo puedo permitir. Chimo Bayo nos persique a todos. Yo personalmente tengo su hit en mi MP3 (y es en serio). El doble de Paul ha envejecido fatal, y como dicen los de LHC, tiene el síndrome de Pertegaz, que antes era un hombre y ahora es una señora mayor.
Al ser abstemio no se lo que es beber para no divertirse. Yo estoy hastiado. Quizá debería entregarme al Cardhu (uno es abstemio, pero no tonto).

Clares dijo...

Menos mal que no tengo yo ningún prejuicio racial... ¿Con que eres negro? Jajaja
Te agradezco una cosa, la foto de Lovecraft... Qué careto tenía el tío, y yo que me creía que era un flaco extremado con cara de Nosferatu. Qué risa. Lo de los plagios es algo inquietante. Mira, hace dos días me dice una compañera que "Escuela de Mandarines", de Miguel Espinosa es un plagio, jeje... de "El juego de los abalorios" de Hesse. Pa mear y no echar gota.

Clares dijo...

El arte de escribir, se me había olvidado el título. El arte de hablar, en definitiva. Me parece. Aunque sea hablar en el silencio interior de cada uno. Yo oigo las voces, es algo que no puedo evitar.

Mameluco dijo...

Siento decepcionarte, querida Clares pero el tipo de la foto es Alejandro Dumas. HPL era como usted dice, flacucho y lo puede ver en cualquiera de mis post acerca de Lovecraft. Lovecraft quizá no le hubiese perdonado la equivocación, pues era un racista de tomo y lomo, Dumas era mestizo (su abuela era negra).
No he leído "Escuela de Mandarines", ni sé quien el tal Espinosa (bueno, ya si porque lo he mirado en la Wiki). Lo que si he leído es "El juego de abalorios" del amigo Herman, así que no puedo decir nada acerca de tal plagio.

Escribir es hablar, claro. Y sin ese diálogo con uno mismo no habría escritura, solo libros de contabilidad y volúmenes del Registro de la Propiedad.
Yo oigo mi voz.
Por eso algunas veces me harto de mi mismo.

Clares dijo...

Yo oigo tu voz, aparte de la mía, claro. Fíjate que nunca la he oído, pero la oigo.
Pues vaya un ojo que he tenido. No tenia localizados a estos dos tipos. Podrías hacer un concurso de caretos de escritores, que yo iba a dar pocas. Y ahora me acuerdo del post que dices, que ya lo he mirado. Sí que era el pobre un poco nosferatu, sí, y el Dumas, sigo diciendo lo mismo, qué exuberancia de hombre... Debían de ser sus genes tropicales.
Y lo del plagio que decía mi colega era mentira totalmente, se trata más bien de manías de la gente más conservadora contra un escritor muy mal querido por ellos, y no precisamente porque fuera un radical, sino porque era difícilmente etiquetable, ya sabes a la gente conservadora le gusta poco que la gente no pueda ser metida en cajones con su etiqueta.

Mameluco dijo...

Los librepensadores desencajonados siempre han tenido mala fama, incluso entre los que van de modernos. El hombre libre de ataduras que no tiene que dar cuentas a nadie (partido, grupo, disciplina), a pesar de ser un ejercicio y un comportamiento muy español, son demonizados por los que se creen más españoles que los demás.
Incluso pasa con los que no saben diferenciar la independencia con la rivalidad.

Y si que ha oido mi voz, jejeje, en
YO YOUTUBEADO...

RAZA BECARIA dijo...

Mira que es triste lo del negro de AR, pero más triste es que en realidad su credibilidad haya quedado intachable porque nadie más ha vuelto a sacar el tema y no pasó nada y ella sigue arriba.

Mameluco dijo...

Sigue arriba porque es una arpía que tiene que tener trapos sucios de todo el mundo archivados.
Y a las que ven la tele por la mañana les da igual que sea una farsante, según parece.
¿Que le vamos a hacer, Anita? Los tertulianos, como hemos estado hablando en el últumo post escrito, son aún más sangrantes. Hablar y no saber... ¡que cosas más locas! Pero lo mismo, la gente los sigue como gurús.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.