domingo, 22 de marzo de 2009

20000 leguas de viaje mameluco


20000, se dice pronto. Para los que hagan un blog con mediano éxito la cifra les perecerá ridícula. Y también tengo en cuenta que contabiliza visitas que son azarosas, como las bolas de la lotería o de rebote, que apenas si se paran a leer. Pero yo, un humilde blogger de medio pelo me doy por satisfecho. Los números tampoco son tan importantes, lo importantes son las IP, jajaja. Que no, que son las personas que van detrás. Yo partí de la base de que aislado, en mi casa, no conocía a nadie que tuviese un blog. Eso pone las cosas más difíciles. Hoy dos años y poco después, tampoco tengo a mi alrededor demasiada gente con bitácoras. En persona, quiero decir. La travesía ha sido en mi Nautilus personal. Como el capitán Nemo he ido evitando la civilización en mi nave de ceros y unos. La civilización, no a las personas, claro. Ha habido erupciones submarinas, corrientes de agobio y pesadumbre, arrecifes de incomprensión e infames leviatanes, pero como el líquido elemento en el que flotaba el capitán fabulado por Julio Verne, la cosa ha sido casi siempre fluida. Lo que yo hago podría bien ser pornografía. Pornografía mental. Expongo explícitamente mi persona al escrutinio. ¿O es al personaje? Cada uno dice una cosa. Ni yo se la verdad. Mameluco es compacto, pero hueco. Dentro se esconde the real me. Lo que pasa que como ocurre en las cosas compactas a nivel nanoscópico hay toda clase de enlaces, huecos y defectos. Vicarianzas y anisotropías.
El viaje a bordo del Argos de Mameluco raramente nos llevará al Vellocino de Oro. Más bien, a la cabra que descubrió el café o a la suciedad de las calles de la ciudad. Hay más basura que joyas y piedras preciosas. Pero la basura es innata en el ser humano desde que el hombre es hombre. Desde los concheros hasta la Sima de los Huesos, el hombre ha dejado sus desperdicios por ahí tirados. Y sigo hablando de cosas materiales, porque si es basura moral, las hay a parvas (a parvas: en gran cantidad). Me sumerjo pues en la inmundicia porque pilla más a mano. La ley del mínimo esfuerzo. La ley de la parsimonia. Ya saben que están invitados a esta travesía sin puertos. Más bien son clavos ardiendo. Lo que les ofrezco es poco, pero sumergirse en otra mente, por catarsis, es beneficioso.


¡Por ahí resopla!
¿El qué?

El blog de Mameluco.

10 comentarios:

slowhand dijo...

Si, 20.000 es un buen número, vive dios. Y espero que sigas aumentando ciberleguas en tu travesía! Como va eso? Espero que razonablemente bien. Te cuento un poco de la vida de ese submundo localizado en ávila segovia. ya se nos fue la guayona (piesnegrismo anárquico...bueno espero no ofender a nadie...tu ya sabes) pasamos algo de stress buscando...yo que te voy a contar. Ahora tus antiguos aposentos los habita Louise que viene de Dinamarca y la verdad es que todo ha mejorado considerablemente. Vino casi sin saber nada de español asi que como te puedes imaginar las situaciones curiosas se suceden con frecuencia. En fin, que viva la multiculturalidad! (quizás me arrepienta de esta última frase...jeje) Un saludo Miguel.

Clares dijo...

Enhorabuena, Mameluco, que veinte mil no es una tontería. Ten en cuenta que veinte mil no se hacen de rebotes, sino de personas que pasan por tu blog mayormente, que son el grueso.
Para mí, ya lo sabes, es un placer visitarte, seguir tus mamelucadas y tus agudezas, tus grandes intuiciones, tu buen estilo para escribir, tu personalidad, y no sigo que vas a coger algun kilo. En fin, que es una alegría para mí haberte encontrado en el ciberespacio, y espero que alguna vez en tu pueblo o en el mío, o en terreno neutral. Oye, que me encantan los grabados que pones, y las fotos arregladas y todo. Un abrazote.

Mameluco dijo...

Slowhand ¡vaya cambios! Y vaya cierre de ciclo, porque obviamente sabrás que el que dormía en tu cuarto, mi primo Gaspar, también estuvo en Dinamarca...
Espero que por lo menos me echéis de menos un poco. Yo, aunque parezca mentira -por mi granadafobia- echo de menos el piso.
Hablar mal del piesnegrismo aquí, querido tocayo, hace que ganes como 1000 minipuntos, jejeje...
Según me vayan los asuntos, a lo mejor empiezo a visitaros con asiduidad... que a lo mejor me apunto a la academia de la Zubia.
Recuerdos al Frankyfran, y le dices de su amigo Mikiloco, verás como le suena.

Clares seguramente será en su pueblo. A ver si sale lo que ya le dije y me hago su vecino. Sino, ya iré algún día.
No quiero más kilos que ya van por los 140 y ... Lo importante es sentirse respaldado en lo que haces y usted, Fuensanta contribuye de una manera magnífica a ello.
Mamelucadas está bien. Lo otro porque me mira con buenos ojos.
En definitiva, que gracias.

El grabado de hoy es de Gustavo Doré: "La muerte del Leviatán" o algo así.

mobesse dijo...

Leerle, le leo siempre, señor Mameluko (permítame el anglicismo) y para demostrarlo ahí va mi IP, que vale tanto como otra cualquiera. Lo de comentar ya es otra cosa; unas veces tengo el viento a favor y otras en contra, va por rachas. Por cierto, ¿tienen los submarinos barlovento?
Enhorabuena.

Mameluco dijo...

Le permito la k de kilotón Mobesse por ser usted.
No sé si lo submarinos tienen barlovento, solo sé que como el Himno de la Marina Suiza, es una oda a la claustrofobia. Si, es un chiste lo del himno robado de Mafalda, pero no se puede ser siempre original.

Comente o no:
Willkommen, bienvenue, welcome!

El hombre invisible dijo...

Ya sabe que desde el faro de Leuret estamos esperando su llegada a este puerto inexistente. Su Argos y su Real Me serán exquisitamente recibidos y agasajados. Don Miguel, no ceje en su empeño virtual porque el resto de náufragos digitales le necesitamos.

Feliz travesía, capitán.

Mameluco dijo...

¿Qué sería de la tripilación sin el Grumete Sebastián de Leuret? ¿Quién nos alcanzaría la fresca agua del botijo durante las calmas chichas de la navegación por la Mar Océana Digital?
Poca cosa, la verdad.

¡LEURET ETSIXE, vive Dios!

El hombre invisible dijo...

Claro que ETSIXE voto a tal!!

Oshimatoti dijo...

La primera vez que leí (o eso creí) dije "20.000 lenguas..." lo que demuestra que los accesos de fiebre llegan aqui a la sala de máquinas...
Venturosa nave la que surcando mares desapacibles, recala en los puertos a los que declara como destino...

Mameluco dijo...

Lenguetazos con sabor a misantropía, locura y hiel. Lo mejor es que es divertido.

Más que puerto fondeadero, lo digo por lo fondón que estoy...

Jopé ¡que chiste más malo!

:)

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.