viernes, 2 de enero de 2009

Pendón verbernero

Hoy es en Granada en un puente que te cagas, porque hoy en Granada es fiesta. Es el día de la Toma. Podía ser el día de tomar tapas en El Riachuelo (bendito bar), pero no, hoy se conmemora el nosecuantos aniversario (en 1492, hagan las cuentas) de la toma de Granada a cargo de nuestros celebérrimos Reyes Católicos. Granada es muy de celebrar cosas rancias. Yo he vivido allí 13 años. Les encanta vestirse de frac y salir a la calle a desfilar. Lo hacen en el Corpus, en el día de las Angustias, en el día de la Toma y un sin fin de procesiones que se me escapan a mi. Pero esta celebración, civil, para más señas, es la que provoca más polémicas todos los años. Yo, como siempre he estado de vacaciones nunca la he visto, sino, me hubiese acercado a curiosear. La polémica es si hay que celebrar o no la expulsión de los moros de la península. Si hay que agitar el pendón en lo alto del balcón del ayuntamiento, en el que estuvieron las mismísimas Spice Girls haciendo cucamonas con el recordadísimo alcalde Díaz Berbel.

Tanto monta, monta tanto, Ysabel como Fernando.

Que si puede causar susceptibilidades entre los musulmanes, que si no entra dentro del buenrrollismo de la alianza de civilizaciones, que si es un desplante para la comunidad islámica etecé etecé etecé. Para empezar diré que a mi me da lo mismo lo que hagan estos señores del Pendón. No deja de ser una tradición con 500 y pico años de andadura. Y los granaínos (algunos sectores para ser exactos) son muy, pero que muy suyos ( muy suyos es muy fachas). La historia de España es la que es. Expulsado Boabdil el Chico, ese al que su madre le riñó, en el Suspiro del Moro, la reunificación de España como reino católico y como nación era un hecho. Es, pues, nuestro cumpleaños patrio. Aunque nos dé igual. Ya hemos hecho el puente de la Constitución hace nada y con Navidad, Año Nuevo y Reyes nos conformamos. ¿Nos debemos alegrar, pues, de ser una nación de entes occidentales –a nuestra manera, pero occidentales-? Yo al menos me conformo con ser occidental. Mi civilización es muy mala para unas cosas, pero muy buena para otras. Nuestra visión del mundo nace en esa época, además, cuando nos libramos de los ¿invasores? árabes. Por algunas páginas de por hay leo que no dejan de ser invasores, aunque se tiraran 800 años en el territorio. ¿Acaso nosotros provenimos de los íberos? ¿O tendremos más de visigodos, o de suevos, o de vaya usted a saber qué, que vinieron de donde Cristo perdió la sandalia? Sencillamente es una cuestión de cultura y religión. Unos ganamos y otros perdieron. Hubo mezclas y mestizajes, claro está, en costumbres, en lenguaje, en cultura, pero de una manera natural. Yo, que no creo en la multiculturalidad, aunque esto suene tremendamente facha, lo veo así. Los musulmanes pueden poner el grito en el cielo por la rancia costumbre del Pendón. Y los progres también. Pero el Pendón sigue ondeando en manos de un tipo con chistera, nostálgico de esplendores pasados gloriosos.
En una segunda lectura llegamos al punto más delicado y menos anecdótico del tema, y es la integración y el choque de civilizaciones que se está produciendo ahora mismo en nuestro país con la inmigración. Yo, nosotros, tenemos una civilización común, con diferentes puntos de vista, claro está, pero con unas bases asimiladas. Aún así discutimos todos los días en el Congreso y nos tiramos de los pelos, y parece que estamos al borde de una II guerra civil. Pues imagínense con personas con parámetros culturales, no digo ya opuestos ni contradictorios, sino incomparables. Mis valores no tienen que ser válidos para un senegalés, por ejemplo. Y el gran caballo de batalla es la religión y los derechos humanos. Por ejemplo, si un día llego a ser profesor y doy biología (ojalá –palabra de raíz moruna- así sea) y hable del origen del hombre, daré el darwinismo. El hombre viene del mono. Los musulmanes pueden decirles a sus hijos que eso es mentira, y yo me veré en el derecho de decir que la mentira es el Corán. Ya ha habido casos de ablaciones en España. Penas máximas para esos padres y retirada de la custodia de sus hijas por la tortura. Además yo soy de esos radicales que creen que lo del velo en la escuela laica no debería estar permitido. Me dirán que si los de aquí llevan crucifijos. Crucifijos fuera, también. A la escuela como mucho con un ejemplar de la Constitución debajo del brazo, jejeje.

Todos iguales, todos diferentes...
pero unos más que otros.


Yo soy, siempre lo he dicho, poco tolerante. La tolerancia en un paraguas demasiado grande. Por la universalización de nuestros parámetros juzgamos para mal o para bien conductas que pueden ser reprochables o lícitas. Pero lo que no me pueden exigir es que yo cambie mi concepción de mi propia libertad si con mi libertad está sobradamente demostrado que en mi sociedad soy un ser inofensivo. Puedo ser cascarrabias, gruñón y arisco, pero nunca peligroso. Nuestra civilización tiene demasiados defectos que corregir (que lo aguantamos cada día) como para ahora tener que asumir los de otras. Yo soy de la civilización que descubrió el átomo, que filmó “Broadway Danny Rose”, que eligió a Chiquilicuatre para ir a Eurovisión, que inventó la Inquisición y permitió el desarrollo de la imprenta cuando un señor en Maguncia, llamado Juan, inventó eso denominado tipos móviles.
En fin, para lo bueno y para lo malo, soy un occidental, que hablo español con acento de Córdoba y que cree que el mundo es una mierda, tal y como es, y que puede ir a peor.

PD: Que nadie se atreva a decir que no mento a las religiones cristianas. No quiero redundar en lo mismo siempre. Y además eso entra en los defectos que hay que corregir de nuestra civilización occidental. Por una sociedad mecanicista... ¡Yujú!

7 comentarios:

raskolnikoff dijo...

el mundo (para bien o para mal) se ha hecho a base de guerras. No se si hubieramos ido a mejor o a peor pero el caso es que de no ser por alguna de esas guerras ahora andariamos al paso de la oca o lapidandonos.

¿No se celebra la Navidad, que es una memez? Pues a ver porque no se va a poder celebrar la patada en el ojete que les dimos a los franchutes hace 200 años por ejmplo. Las asociaciones que se quejan de payasadas asi deberian replantearse muchas cosas, entre otras que coño estan haciendo para justificar sus sueldos. Aqui tenemos algunos que quieren cambiar el escudo aragones porque salen cuatro cabezas de moros.

Los tiempos cambian y las mentalidades no son las mismas, pero lo que hay, los simbolos, aunque sean una tonteria, deben perdurar. Quien confunde eso con xenofobia es que es tonto de solemnidad.

Gran post de nuevo, señor

Mameluco dijo...

Yo escribí sobre el dos de mayo, sobre el 20-N y ahora sobre el Pendón. Tradiciones que vienen de la mano de la sangre. Todas las fiestas nacionales tienen eso en común si se trata de hechos antiguos, o no tanto.
La historia siempre la escriben los ganadores. El pendón éste es el del equipo ganador. Lo que pasa que la resaca de la victoria dura hasta hoy. Viejas tradiciones que nos enseñaron nuestros mayores, y los años no cambiaron, como decían Dinamita pa los pollos. Pues eso.
He visto las noticias en la tele. En el público habían banderas de Democracia Nacional, de Falange, de la de España del Aguila (y no la de Amstel precisamente). De grupos de extrema derecha.
Pero supongo que en la democracia que a tantos se le llena la boca de decir habrá que "tolerarlos" por ejercer su libertad de expresión, jajajaja.

La tolerancia, you know... Rasko Kid

Oshimatoti dijo...

Yo no le veo, en mi modesta opinión, tanta enjundia al tema del pendón como parece ser que tiene: a mi modo de ver las cosas se recuerda un hecho histórico que marcaba el final de una reconquista, y de una época belica, cosa que era para celebrar, ya de por si. Se expulsó el gobierno árabe, que no al pueblo ni la religión ni las costumbres (eso ya lo harían los sucesivos reyes...) aunque es cierto que la cultura árabe se quedó sin el apoyo de un gobierno en la península.
La cuestión, por otro lado, es la necesidad de señorío pretendido de algunos elementos patrios, cosa que mas que llamarme la atención me provoca sonrisa o verguenza ajena , dependiendo del grado de ostentación ejercido.
Tampoco olvido que muchos elementos de "nuestra cultura occidental" no son precisamente occidentales, sin hablar de la orientalización de nuestra gastronomia: habeis ido a un chino, un japonés y seguramente le teneis el ojo hechado a un libanés/hindú/paquistaní/vietnamita de al lado de casa...

Mameluco dijo...

Bueno, al lado de mi casa está El Capricho y El Liebre, y dudo que tengan Pollo Tandoori, Cerdo al sésamo o Rollitos Vietnamitas con su lechuguita. Lo que le puedo asegurar es que iría de cabeza si hubiese alguno.

La cuestión del Pendón es que me hae mucha gracia lo que les gusta a los granainos de postín ponerse fra, ni más ni menos. Me río de la progresía que ve donde no hay. Las tradiciones son así. Santiago Matamoros y cierra España.

Lo de la orientalizaión de nuestra barriga no va con la orientalizaión de nuestras cabecitas. Aparte de que conozco gente que no iría a un chino ni loco. Pero eso ya son cuestiones gastronómicas. Después si van a comprar al todo a leuro del chino.

Lo mío iba por otro lao.

socioapatia dijo...

Perdona pero no tenía ni idea de que se celebraba esta fiesta. Es divertido, porque casi todas las demás conmemoraciones patrioteras son derrotas (La Diada, Villalar en castilla, el 2 de Mayo en Mandril... hasta la fiesta de los fachas es el el 20-N y no el 17-J o el 1-A). En eso los granadinos sí que sois occidentales y nosotros los demás unos pobres friquis derrotistas.

Con lo del velo no estoy de acuerdo. Otra cosa es que haya crucifijos en las clases o azulejos con versículos del Corán.Eso prohibidísimo. Pero la ropa, amuletos, talismanes y supercherías que lleve cada uno deberían ser sólo cosa suya ¿no?

Mameluco dijo...

Yo ya he dicho que soy poco tolerante, Socio. Creo que si un emo fuera a una clase mía le mandaría una carta al padre, ¡jajajaja!
No, la cuestión es que el velo es una distinción cultural no integradora. No debería hace tantos cursos del ANPE. ¡Jua!

Bueno, la cuestión es que la gente debe asimilar la cultura de donde está, para después cargársela si quiere, pero por las vías correspondientes. Meterse con el gobierno en los bares, conspirando en la internet o tomando kalimotxo en los parques.

No sé si se me ha entendido.

socioapatia dijo...

Para nada.

Necesitamos consultarlo con el exorcista que tengamos más a mano ;)

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.