jueves, 1 de enero de 2009

345. Die another year


Muere otro día. Otro año que se va por el sumidero de la historia. Ha pasado la noche entre lluvia y olor a chimenea. Ya tengo superado el odio a la Nochevieja. Take easy, man, me digo a mi mismo. La obligación de pasarlo bien es una cosa accesoria y que solo se pueden permitir los ricos y los sanos. Por eso la nave va. Y la goleta ha surcado la noche lluviosa del primer día de enero. Es el año 2009 desde el supuesto nacimiento de nuestro supuesto Señor Jesucristo. Nada nuevo bajo el cielo nublado. Los mismos sentimientos, la misma sensación, ni un ápice más feliz por los felices años nuevos escuchados y deseados. Yo lo he deseado de verdad a todo el mundo. Se lo deseo a ustedes también, pero no tengo the fucking button of happinnes. Perdonen mi lenguaje, estoy escuchando a Tenacious D. Son las 7:40 de la mañana de primer día del resto de sus vidas, del resto de mi vida, escucho a dos frikis cantando una música realmente hipnótica, y en algún sitio alguien es masacrado, alguien nace, alguien ve amanecer, alguien tiene un orgasmo, alguien comerá un perrito caliente, alguien pierde a la ruleta, alguien se suicidará por amor, alguien grita o alguien ve “El Padrino”. Alguien piensa en Torrebruno. Yo, al menos. Que raro. ¿Por qué se me habrá venido a la cabeza el pequeño showman italiano? Seguramente porque el también tocaba su guitarra, aunque no sé si de forma hipnótica. Tigres, leones, todos quieren ser los campeones. Pero al final solo ganan unos pocos, Rocco. La mayoría somos como el de la ruleta. Apostamos nuestras vidas al rojo, al negro, al 33, o al par. Pero siempre sale el 0 y gana la banca. El mundo es un conglomerado de perdedores que llaman locos a los que son conscientes de que lo son. Bueno, hay gente a la que le da igual todo. Son a los que envidio profundamente. Toda la envidia que pueda tener. No sería un pecado capital muy frecuentado por un servidor. La verdad es que sin haber probado una gota de alcohol no sé lo que me digo. Los ritmos cambiados del sueño de los que tanto les hablo siempre.

Bueno, ya paro de decir paridas. Que la cosa les vaya más o menos bien. ¡¡¡Boyante intervalo disparejo!!! (Que divertido es poner sinónimos con el Word)

6 comentarios:

Clares dijo...

Hola, Mameluco, buenos días. Paso a saludarte, a leer ese estupendo escrito, tan moderno y expresivo, tú mismo ahí, o al menos un algo de ti mismo. Paso también a desearte lo mejor. Por fin lo conseguimos y ahora, en una hora más o menos, nos vamos a Ulea. Un poco de silencio, un poco de calma, que ya hacìa falta. Y un beso para ti.

supersalvajuan dijo...

Torrebruno, demasiado alto para mí.

Oshimatoti dijo...

Un gran saludo para un gran pensador...

Mameluco dijo...

Clares¿Moderno yo? Jamás, jajaja. Páselo bien en los Campos de Ulea. Silencio y calma.

Supersalvajuan Torrebruno es demasiado alto para todos. Jamás se llegara a esas cotas de ¿genialidad?.

Gracias por el saludo Oshimatoti , pero dudo que pensara mucho al escribir este post. Es eso que los negros llaman el "flow"... jajajaja... torrente de tonterías lo llamaríamos en román paladino.

raskolnikoff dijo...

"El mundo es un conglomerado de perdedores que llaman locos a los que son conscientes de que lo son"

¿es tuya? grande, grande

Mameluco dijo...

Mía es, Raskolnikoff, a no ser que haya convergencias, sin yo saberlo, con otro u otros autores.
Yo lo veo así. Ganan pocos.
Al resto solo nos toca la pedrea de vez en cuando...

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.