domingo, 9 de noviembre de 2008

Idas de olla


Venía caminando del lugar donde he estado esta noche. La calle era larga. No es comparable a esas calles de capital, claro. O a Gonzalo Gallas en Granada. La calle Gonzalo Gallas, no sé si la conoceréis alguno no es tan larga, pero se hace muy pesada. Parece que uno va a llegar enseguida a su casa (yo vivía al final con respecto a plaza Einstein) y no es así. Siempre queda un trecho. En Castro todo queda cerca. Bueno, en el corto camino del garito a mi casa he pensado en unas cuantas cosas. Una es que ya estamos en noviembre. Hace frío, pero yo no puedo abrigarme porque andando paso calor y pillo resfriados. Después pensé en que el trabajo es una alienación. Ustedes saben que no salgo de un ladrillo. Trabajar para vivir o vivir para trabajar. Yo no vivo, me deslizo sobre la vida como una gota de aceite de motor sobre una acera mojada, pero el trabajo no deja de ser algo antinatura. Tampoco comprendo la ambición. Pero eso es porque soy un inocentón. Después he recordado que pasear, más bien, pasar por allí –yo no paseo, yo voy- me ha sugerido más de un post. La Calle Alta es una calle de paso. También he ido solfeando una canción. No sé porque. No la cantaba normal, la solfeaba. El solfeo es una cosa muy fea. Era una condena cuando era pequeño. Cantaba de falsete. Después me cambió la voz y no sabía como cantar. Me he tirado muchos años aprendiendo solfeo. Aprender música no te da una visión especial de la realidad. No te aporta nada. O al menos a mi no. Oir música si, pero eso se puede hacer sin saber tocar un instrumento o saber donde está el sol. Además yo no sé tanto como para analizar una obra desde el punto de vista académico. Y me es igual. En el Conservatorio no saben quien son Sonic Youth. Ni siquiera Neil Young. Entonces ¿de que les sirve saber si desconocen tanto? Yo conozco la música que ellos oyen y sienten. Y la siento como mía. Hoy no llovía. Un día tuvimos que hacer el camino que he hecho yo lloviendo porque nos entretuvo uno. El cielo se desplomaba. Y nos tuvimos que meter en un portal. Soy un desgraciado. Todo me pasa a mí.
He venido todo el camino con un leve dolor de barriga, con ganas de llegar a casa y con la incertidumbre del mañana. Mañana será otra vez domingo. Un domingo de Noviembre de otro años más. También he pensado que releer libros es una cosa lógica, a colación de un comentario que hice ayer por ahí. Me estoy releyendo La Nueva Era de Martin Gardner, un grupo de artículos escritos para el Skeptical Inquirer. Releer es bonito. Releer es la pera. Es la base de todo mi mundo. Porque si no no sabría nada. Y si no tuviera conocimientos no tendría nada. No sería nada sin mi ciencia. No tengo amor, ni salud, ni esperanza, ni perrito que me ladre.

Solo mi cabeza dando vueltas y el emule bajando cosas.

Si, mi vida es triste. No lo digo desde el rencor, ni la pena, ni la amargura. Lo digo desde la realidad. ¿Y saben? A mi me da igual. Y si a mi me da igual, a todos les debería dar igual.
Tengo sueño. Me ha entrado sueño.
Cuelgo esto y me acuesto entre sábanas de pelito.
Cambio y cierro.

8 comentarios:

Clares dijo...

Jo, Mameluco, que me he puesto triste con esto. Es que está bien preparado el ambiente, me ha dado hasta frio. Y no sé qué decirte, porque a mí no me da igual que te sientas mal o que digas que no tienes nada de nada. Más bien me sume en una preocupación. Yo soy persona de acción. ¿Qué podría hacer? Pues lo primero hablar, escribir un comentario, aunque sea algo muy tonto y bastante ineficaz. Lo segundo, lo mismo. No sé qué más. Energía. Buenos deseos. Pues todos pasamos algún mal rato. Se curan con energía. A tu dispo.

Mameluco dijo...

No se preocupe usted, Fuensanta, si me siento mal se me pasará, como tantas otras veces. Altos y bajos, la vida eso, sinuosas líneas en la abscisa de la existencia.
Cuando estoy así soy yo tengo en mano hacer algo, pero tampoco es algo grave, son cosa pasajera.

Si no no escribiría ni haría nada. Y lo hago, así que es buena señal.

mobesse dijo...

Es curioso. Cuando leí por primera vez la entrada me gustó. Era como si la vida ya no necesitara de la literatura (de la mentira) para comunicarse con nosotros. Este post es auténtico, libre, sin finalidad. O una finalidad que sólo conoce ese Dios que no existe.
A alguien se le ha escapado un personaje de la novela y ahora anda por un pueblo de ¿Granada?
Este rollo es el que llevaría yo mismo (todos) al recorrer la misma calle de mameluco. Es la vida que llevamos pegada al hueso.

Y va clares y se pone triste. ¿Entonces?
Entonces va mameluco y confirma: Sí estoy chungo.
¡Pues vaya un ojo clínico que tengo! No era indigestión, que era hambre. Para enigma, éste. Ja,ja, si es que me puedo reír.
Son cosas pajareras.

Saludos

Mameluco dijo...

Si le sirve de consuelo, Mobesse (por cierto, bienvenido), cuando digo más verdades es cuando estoy, o en estado de gracia (pocas veces ocurre), o chungo (algunas más).
En realidad cuando escribí esto no sabía como estaba. Cuando le conteste a Clares, si que lo sabía. Ranqueante. Pero es mi sino.

Si tiene la paciencia de buscar más posts en este blog se encontrará de decenas en esta tesitura. Y peores.

Y soy de un pueblo de Córdoba.

Un saludo.

Mameluco dijo...

Y ría, ría como jamás haya reído. Porque la risa es la única verdad que hay en el mundo.

Bueno, y la muerte, pero eso es un corte de rollo.

Oshimatoti dijo...

Un beso mallorquín...

Mejor como lo hacen los camaradas rusos, que van tres del tirón...

Eso si, como dice uno de los mas grandes (Torrente) ¡Sin mariconadas!

;-)

David dijo...

La verdad es que te ha quedado un post triste, Mameluco, demonios. Ánimo, campeón. Todos los días tenemos algún bajón ocasional. ;)

Respecto a lo de releer... Estoy de acuerdo. Tanto como que trabajar es una alienación.

Mameluco dijo...

El trabajo es alienación. Eso es la base de nuestra civilización, David.
Y releer es una ocasión única para vivir dos veces...

Ser triste es lo mío.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.