domingo, 28 de septiembre de 2008

Sep


Hacía algún tiempo, si no me falla la memoria que no escribía sobre los domingos. Supongo que desde el domingo pasado, je, aunque yo no lo recuerde ahora. Los domingos son los días de la semana de la reflexión. Eso es malo. Es malo teniendo en cuenta de que pienso demasiado ya de por sÍ todos los días. Muchos de ustedes pensarán que las cosas que escribo o pienso son fruto de la repentización. Si en su forma, claro, pero no en su fondo. Yo reflexiono mucho, mucho, mucho. O sea, que las tonterías que me oyen decir se maceran durante días. Yo soy bastante sincero en lo que digo. Y claro, me expongo quizás demasiado. Y me pasa como les decía el amado progenitor de Zipi y Zape, Don Pantuflo Zapatilla, a ellos, nunca seré nada en la vida. Mi falta de ambición es manifiesta. Y va más allá. Mi falta de comprensión sobre la ambición. Yo cuando hago algo es porque me lo propongo, como todos, pero cuando lo acabo siento alivio, casi nunca alegría. Solo siento alegría si es una cuestión baladí, una tontería, una chuminada. Quizás la falta de motivación por algo sea el gran error de mi vida. Nunca tengo ganas de hacer cosas. Bueno, si, de escribirles mis tonterías. Y cuando escribo me quedo como vacío. Leo el escrito y no me disgusta, pero tampoco es que esté orgulloso. Esto no me va a dar de comer nunca. Yo solo quiero ser funcionario. Y vivir tranquilo, sin sobresaltos, siendo un insumiso vital. Ustedes me dirán que por qué. Y yo les explicaré que es lo que me viene mejor. Yo estoy viviendo años ganados al precipicio, al abismo de las cenizas y el gusano. Regalos que me hice a mí mismo en momentos de cordura cuando imperaba el caos. Por eso, nunca seré nada en la vida. A lo mejor lo que tenía que ser ya lo soy. Un remedo de persona, una sombra de lo que fui. Un bufón que se ríe de su sombra, porque en realidad le hace gracia. Y le hace gracia también la sombra de los demás. Y otras oscuridades no le hacen ni puñetera gracia.

No sé. Está siendo un fin de semana raro. Todo se viene abajo por nimiedades. Estoy irritable. Espero que no sea el principio de nada.

Es domingo. Último domingo de septiembre.

Lo cíclico vuelve a por sus fueros.

Octubre fue malo hace algunos años.

3 comentarios:

Clares dijo...

Pues no. Sé que lo dices de verdad, porque eres sincero hasta la médula, pero creo que no es verdad lo que dices, aunque tú lo creas. A veces estamos equivocados respecto a nosotros mismos. Mira, leo comouna posesa de los diez años, y te aseguro que tengo muchísimos más, así que oigo las voces de la gente que leo, por lo cual puedes deducir que oigo tu voz, y a través de tu voz, te conozco. Casi diría que te reconozco. Así que puedes tener la idea que quieras de ti mismo, pero no se corresponde, de verdad que no.

Mameluco dijo...

Yo me conozco muy bien.
Mis defectos y virtudes.
Mis debilidades y mis manías.
Mi diagnóstico y mi realidad.
Todo el mundo afirma conocerme mejor que yo mismo, menos mis psiquiatras a los que he pagado cantidades astronómicas. Menos mal que ahora voy a la Seguridad Social.

No sé, intento huir del autoengaño, pero quizás no sea objetivo, claro.
Sufrir, he sufrido mucho.
Ahora no tanto, pero va por días.

Tomorrow never knows

Clares dijo...

Oye, que no me había dado cuenta de que mi correo no estaba en mi perfil ni en la página, y claro que sí que me interesa lo de los Auroros de Córdoba, en primer lugar porque no sabía que también allí había hermandad de la Aurora. A mí la parte religiosa ni me va ni me viene, pero sí la parte de folklore y, sobre todo, la musical. Todo lo que me digas al respecto, un placer. Mi correo es fmclares@gmail.com

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.