domingo, 21 de septiembre de 2008

G.K.



La mayoría formaban en las filas de las "emancipadas", y hacían profesión de protestar contra el predominio del macho. Con todo, estas mujeres a la moderna pagaban a un hombre el tributo que ninguna mujer común y corriente está dispuesta a pagarle nunca: el de oírle hablar con la mayor atención.

El hombre que fue jueves.

Chesterton haciendo amigas.


Hoy ha sido un sábado cualquier otro sino hubiese porque he visto morir de nuevo a Sherlock Holmes. Lo he visto caer por la cascada de Reichenbach. Watson, efectivamente, llegaba tarde de nuevo y de nuevo el ciclo se cerraba. Lo bueno de los personajes literarios es que aún muriendo pueden resucitar, con tal de volver a la página 1. En este caso yo lo veía en la serie de la tele. El problema final. Holmes y Moriarty caput. Moriarty es sin duda un tipo siniestro, me pregunto por qué sería tan malo. ¿Un trauma infantil? ¿Mente diabólica? ¿Se aburría el hombre? Conan Doyle con su encantador candor victoriano diría que es muy malvado y que quiere hacer fechorías. Chesterton por su lado diría que niega a Dios con sus acciones. Es más, afirmaría sin rubor que es un peligroso elemento, que quiere eliminar la justicia y el orden del mundo. Eso es, la lucha contra el bien y el mal. Ahora estoy enfrascado en C. K. Chesterton, queridos amigos, en sus narraciones de El hombre que sabía demasiado y ya tengo un nuevo amigo, el señor Horne Fisher, que resuelve los crímenes así, como el que no quiere la cosa (y tiene un gafe parecido al de Jessica Fletcher –allí donde llega, fiambre al canto-). Para nuestro amigo Gilbert Keith, yo y muchos como yo hubiéramos sido dinamiteros. ¿Les suena? Conspiraciones por todos lados. Por eso quizá Federico Jímenez Losantos y sus amigos fundaron una revista y le pusieron precisamente su nombre. Yo comprendo su postura en principios de siglo. Era un mundo en ebullición que me hubiese encantado vivir. Ya no había candor victoriano, sino siglo XX puro y duro, siglo de horrores y bandos, de tendencias contrapuestas. Yo no hubiese tenido esa, claro. Y tenemos en cuenta ambos C. y CD. Vivieron en la misma época y murieron casi a la vez, pero los temperamentos de ambos, eran sensiblemente diferentes.


Federico es amigo mío...

Dinamiteros a mi, ¡ja!


Mucho se ha hablado del panfleto o no que supone El hombre que fue jueves, al menos así lo he visto desde que Ramón me recomendó la novela, la adquirí y la leí. Pero eso lo he visto a posteriori. Yo me enfrenté a la novela con la mayor de las disposiciones y me encantó. Si está bien escrita a mi me da igual; eso es una cosa que deberíamos aprender, creo. Da igual la carga ideológica de la obra si está bien hecha. Es lo mismo que maravillarse ante una catedral gótica. Y me gustó por la atmósfera y por la descripción de los colores, por los personajes y por la lucha contra lo intangible. Esa anarquía invisible. Domingo, el ser supremo de maldad, la transcripción a los ejes chestertonianos de Moriarty, no deja de ser como un caos reptante que se escabulle de los agentes, todos ellos amigos del orden y que odian a los enemigos de lo sagrado.


- Encantado de conocerle, viejo señor cascarrabias.

- Niña, yo he venido aquí a hablar de mi libro.


Los ateos somos anarquistas que no respetamos nada, se presupone, pues. A lo mejor es verdad, por eso cuando me he enterado que existe dicha novela con anotaciones de Martin Gardner me ha entrado unas ganas locas de conseguirla. Y es que el bueno de C.K. es altamente recomendable para todos, grandes y chicos (yo me leí con 12 o 13 años las aventuras del Padre Brown) y es que como el mismísimo Borges decía de él: «hubiera podido ser un Edgar Allan Poe o un Kafka: prefirió -debemos agradecérselo- ser Chesterton.» Y después de hablarle de todo esto hay que añadir para quien no lo sepa que este señor era un cachondo mental. Un humorista que hilaba finísimo y de un socarrón que echa para atrás…

Bueno, ya les dejo de tanta literatura, y me voy a seguir leyendo yo. El hombre que sabía demasiado.

Yo solo sé que ya les dejo tranquilos.

Por ahora.

6 comentarios:

socioapatia dijo...

Lo que dije en su día (creo, porque se me borró la entrada) es que 'El Hombre que fue Jueves" aparte de que sea un poco panfletaria, es muy buen panfleto.

Osea, que viene a decir lo mismo que todos los paleoconservadores pero con muchísima originalidad y muchísimo más estilo. Creo que en aquella entrada decía que era un cruce entre los delirios estetas de Whitman y un Mortadelo xD Menos mal que se borró.

He leído otras cosas de Chesterton este verano (cuentos de El Padre Brown, sobretodo) y se me ha caido un poco el mito. Era mucho más sexy en "El Hombre..." pero qué se le va a hacer.

Espero ansioso a que me recomiendes si eso la del hombre, que la peli de Hitchcok me dejó con la picha fría.

Saludos anarco-bourgoises

Clares dijo...

Aparte su ideología, que a veces es pura sensatez y otras conservadurismo del más esmerado, Chesterton es uno de los escritores más inteligentes que nunca haya leído. No es que escriba bien, que eso no tiene duda ninguna, es que es esencialmente inteligente. He leído de él hasta los ensayos, y nunca cansa. Son incluso mejores que las novelas.

blogjob dijo...

!!ALUMBRA¡¡Recuerdo que Sánchez Dragó, el que la mete blanda, afirmó que la autobiografía de Chesterton era la mejor que había leído nunca. Habrá que ponerse con este...

Mameluco dijo...

QueridoSocio, lo del Hombre que sabía demasiado creo que solo coincide en el título, nada más. Nada que ver con Horne Fisher y sus capacidades de deducción.

Y lo que vengo a decir también que al menos Chesterton está convencido de lo que nos dice, y no como otros actuales, que es el no por el si del contrario.

EstimadaFuensanta me haré con los ensayos en cuando pueda, aunque creo que me tomaré un descanso en cuando acabe el tomo que me estoy ventilando ahora. Es en papel biblia y parece que uno no lo acaba nunca, jejeje...

Blogjob veo que usted también recuerda las proezas de Fernando... En el programa de Alfonso Arús y Albert Lesán la verdad es que la ponían de cortinilla y les quedaba bien, jajajaja...
Aparte de las tontadas de Dragó y su visión del mundo, por así decirlo, " a su manera", Sánchez Dragó es el único que ha ofrecido espectáculo con la literatura en este país, y además sabe mucho, sobre todo de hablar de si mismo.
Creo que su ego se ve desde la Estación Espacial Internacional...

Vane dijo...

Vale... entre que es lunes por la mañana, que no he dormido apenas nada, que estoy haciendo mil cosas a la vez y he ido leyendo el post a cachos... sólo puedo decir que estoy abrumada y no sé que decir... sí, este fin de semana debe de haber afectado a mis neuronas más de lo normal.

Así que simplemente dejo un saludo y que tengas un feliz comienzo de semana.

Besos Sr. Mameluko.

Mameluco dijo...

Vane le devuelvo el saludo. Resumen de lo visto: lea a Chesterton, es por su bien...jejeje

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.