viernes, 19 de septiembre de 2008

}


«Hasta las sociedades más primitivas sienten un respeto innato por los locos» (El Chico de la Moto)

A veces me sorprendo a mi mismo. Te acuerdas de cosas dispersamente. Yo recordaba que cuando estaba en el instituto había escrito un articulín sobre Rumble Fish o La Ley de la Calle, como prefieran. Pero buscando una cosa (una documentación para nuestra becaria súper prefer) en agosto las revistillas salieron a la luz. Revistillas por llamarlas de algún modo, porque algunas son gordas de verdad. A mi me daban un premio siempre al final de curso que se inventaban para mi. Era por volumen de trabajo, creo yo, más que por otra cosa. Hacía tebeos (muy malos todos), y escribía de cine y de cosas así. Y a medias con un amigo hacía una parodia de una novela sudamericana. Sería una mierda si tras los personajes del culebrón no se escondieran personas de carne y hueso. ¡Que mala leche teníamos!

Pues bien, me encuentro con el susodicho artículo –regular de estilo, y fatal, fatal de puntuación- y leo estas perlas:



En estos días que nos vemos invadidos en las diferentes televisiones por series para jóvenes me veo en la necesidad moral (¿a que queda bien?)… pero no de esos jóvenes pijitos, que su mayor y traúmatico problema es que el piquito de la tarjeta de crédito se le ha doblado…

Era gracioso ver como las teenagers asaltaban el aeropuerto de Barajas, saltando vallas y chillando desesperadas, para atusar la caspa de dos mendrugos de segunda fila de la famosa serie (y no sé por qué) “Sensación de Vivir” Beverly Hill 90000 y pico, (con el slogan copiado a la Coca Cola) con la que la privada Tele 5 nos bombardea a los felices televidentes los viernes noche. A estos tipos nos lo ofrecieron patéticamente en todos y cada uno de los programas de su “cultural” programación (no los ofrecieron en el Pressing catch porque no pegaban ni con cola)...


Yo en la revista ATEGUA,

con dedicatoria a los lectores, antes de irnos del centro.

Si pulsan me verán más grande.

Aunque Pérez pusiera Ulam Bator, eso es la Torre Eiffel.


Después pasaba a hablar de la peli en cuestión, bastante torpemente, lo mejor que podía, pues era y sigue siendo una de mis películas preferidas. Todo lo anterior está escrito en diciembre del 92, para que se hagan una idea desde donde viene mi maledicencia y mi poco aguante para las soplapolleces. Con 16 años, ahí me veía, arremetiendo contra los tontorrones de Brando y Brenda y sus amigos. También metía mucha caña con ellos porque era la serie preferida de mi profesora de inglés, que se dedicaba a escribir tonterias en perfecto inglés de Opening sobre la serie creada por Spelling en la citada publicación. ¡Que tiempos aquellos! Pulsos adolescentes.

Ahora se mira hacia atrás y aún parece que fue ayer, como decía la canción de Los Suaves. Han pasado ya 16 años. Yo tenía 16. La mitad de mi vida. Que cosas piensa uno en la madrugada. Y si es que uno parece que cambia, pero cuando lees estas cosas, solo puedo decir: sé más cosas, tengo menos esperanza, estoy desencantado, pero ¡que más da!¡No pienso cambiar!¡Moriré igual! ¡Viva yo y mi caballo!

Ah, por cierto, el Chico de la Moto sigue siendo el rey.


5 comentarios:

raskolnikoff dijo...

A mí me traumatizó más "Medico de familia", que quieres que te diga. La cuadrilla de soplapollas californianos me daba pena; Emilio Aragón y su familia de cartonpiedra de Chechus, anoréxicas y abuelos repetitivos me daba auténtico asco.

Todo de Tele5, qué casualidad. Como los Serrano. Como VIP Noche. Como Murcia que hermosa eres.

Y antena 3 tampoco anda a la zaga ...

Mameluco dijo...

Médico de Familia me pilló a mi ya mas talludito y lo miraba como elemento bizarro y como Milikito rayaba lo que podíamos considerar "la peor actuación del mundo".
Esa chacha diciendo Señooooó Manolo... impagable. Todos los andaluces somos así, ¿sabes usted, Raskolnikoff?

Le hago una puntualización, el increible show a mayor gloria de la tierra panocha es un show de la Primera Cadena.

Y en los Serrano al menos había buenos actores. Con solo aportar a nuestro vocabulario "si es que tengo la mirada sucia" ya se merece un sitio en nuestros corazones, jajajajaja.

Y además esa letra de Mikel Erantxun para que la cantase Fran Perea, pura apología del terrorismo alqaedico:

En un andén de la estación, bajo el sol abrasador tú hablabas de un rascacielos del cielo de Nueva York.

Todo recuerda a atentado...

Clares dijo...

¿Os queréis creer que no he visto ninguna de las series ni shows de los que habláis? ¿Es que yo vivía en otro sitio? Todo me suena, pero no lo he visto. Ni siquiera lo de Murcia que hermosa eres, que encima es mi tierra. Por cierto, ahora se dice "Murcia que hermosa ERAS". Es por el recurrente ladrillazo.
Mameluco, te veo nostálgico y recordoso. Para, chico, que aún no tienes edad. La foto del instituto es de una enorme ternura. Me parece que te conozco de toda la vida, y digo yo que debe de ser que pareces un alumno mío de primero de bachiller.

Mameluco dijo...

Siempre he sido un nostálgico del año 94, amiga Clarés. Y soy lo suficientemente viejo como para mirar hacia atrás y recordar tiempos mejores -y peores-, que de todo ha habido.
Supongo que si no ha visto nada de lo que comentamos es porque no verá la tele. Yo no podría vivir sin dicho aparato (solo paso de los canales en verano, ya que solo veo películas). Soy amante de la tele desde pequeño. Es como lo que comentabamos el otro día del TBO, pues a mi lo mismo con la tele. Ha de tener en cuenta que nosotros, los de nuestra generación, hemos nacido y crecido mutados por rayos catódicos. Y eso marca.
¿que habría sido de mí sin esas maratones de televisión los viernes tarde? Probablemente ahora sería un gañan hablando de fútbol (jajaja, lo dudo mucho). La tele es compatible con todo, con la charla, con la literatura, con todo, aunque algunos besugos intelectualoides nos quieran vender la moto de que si.
Es lo que decía el otro día de viajar. El 90% de la gente no aprende nada nunca. Sin salir o saliendo de casa. Viendo la tele y sin verla. Y le echan la culpa al mensajero, en este caso a la televisión.

Clares dijo...

Pero si yo no estoy en contra de la tele, ni a favor. Sencillamente, siempre la he visto poco, incluso cuando era cría, no terminaba de gustarme el invento. No es por intelectualismo, es porque sí o porque no. Ahora sólo veo algunos informativos y luego la uso de monitor para ver películas.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.