lunes, 9 de junio de 2008



El óxido nunca duerme
mi lecho es de herrumbre
y virutas de metal

la carcasa que me protege se estropeó
hace ya algunos inviernos
y ahora todo es color robín...








Improvisación de domingo por la mañana.
Cuando se queman las naves uno se siente poético.

Bueno.

Hoy ha amanecido el día y lo primero que he hecho ha sido escribir esto.

He soñado que me quedaba calvo. Deambulaba por un desierto de carreteras del desierto de facultad en facultad – habría unos 700 u 800 metros de distancia entre una y otras- buscando hacer el examen de oposición. Estaban como abandonadas, pero había mucha gente. No encontraba mi sitio. Encontraba a personas conocidas. Algunas vivían en donde los bedeles y guisaban allí arroz. Tenía una mesa con una tele puesta sobre un mantel de ganchillo. Era una gente de mi pueblo que ahora no recuerdo quienes eran. No eran amigos míos, eso seguro, pero me senté allí, cansado de buscar. Yo nací aquí, me decía la muchacha, por eso nos dejan quedarnos.

Ya no recuerdo más. Solo de mirarme al espejo y perder el flequillo.

Les prometo que no me lo invento. No serviría de nada inventarse una tontería así, tan obvia de sueño. Es tan fácil de analizar que Freud me escupiría a la cara. Es mi preocupación por la logística del día D. ¿No les decía eso de los trinos y los amaneceres? No iba yo muy desencaminao… A las 8 de la mañana me lo han puesto los muy desgraciaos. Para mi eso es madrugada profunda (no levantarse a las 8, estar allí a las 8). Ya se que muchos que me lean dirán que ellos se levantan todos los días a esas horas. Yo también lo he hecho muchos años, pero a lo bueno se acostumbra uno pronto.

No me quejo más. Solo les dejo caer algo. Aún siendo tan condenadamente pesimista, borde y esdrújulo, me gusta la vida más que a la media. Y con una serie de autolesiones y estar al filo del abismo en dos ocasiones a mis espaldas. Lo he descubierto hace un rato pensando mientras me duchaba. ¡¡A las conclusiones que llega uno!!

Y lo gracioso era que estaba pensando en la frase nada nuevo bajo el Sol, que repito yo mucho… y lo falsa que es, porque en realidad estamos en su mismo plano. Lo que hace que esté arriba es la distancia… y de ahí a que me gusta la vida más que a muchos ha sido cuestión de segundos… ¡Qué extraños mecanismos tiene la mente!

Otro día se lo explico más largo y tendido.

3 comentarios:

Vane dijo...

Buenos días! tengo que decirte que me gusta como escribes.
Y lo del sueño, ummm... te entiendo, es lo que tiene estudiar demasiado... a mí me pasa a veces, me encuentro luchando contra el tribunal, o contra mis compañeros de trabajo, jajaj, son los efectos secundarios!

Ya vi el enlace de LCA, gracias por facilitarme el trabajo! por cierto que el concierto muy bien!

Besines y que tengas un feliz lunes!

Clares dijo...

Mucha suerte en esa oposición, que me imagino será la misma que yo sufrí hace ya unos cuantos años. Para tu consuelo te diré que yo todavía me despierto algunas veces diciéndome que fui una capulla y que debí coger el otro tema para la encerrona... y eso que aprobé. Eso tiene el sistema.

Mameluco dijo...

Yo llevo soñando con esto varios días. Aún sueño con la carrera. Bien es verdad que me he tirado 13 años estudiando geología. Pero para un enfermo mental medicado como yo la cosa es peor. No se rinde igual y eso al final pasa factura.

Gracias por los ánimos...
A ver como se da...

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.