sábado, 3 de mayo de 2008



Se pasó el Dos de Mayo. Ya es tres. Día de la Cruz. Hoy sería el cumpleaños de mi abuela Rosa. He estado de cruces. Normal, si tenemos en cuenta el día que es y que en mi pueblo se celebra esta fiesta. Una cruz es una cruz, valga la redundancia, hecha con un esqueleto de madera o hierro y forrada con flores, a la que se pone en lugar preponderante. Se adorna todo con banderitas, macetas y se pone una barra y mesas. Y música a todo meter. Eso es una cruz. Quien haya estado alguna vez en una lo sabrá. Antes, cuando yo era pequeño, no había barras, era una cosa de la gente de las calles. Como una especie de pique. Ahora, las asociaciones, para sacar dineros, ponen cruces. Es una evolución de la costumbre.

Pues bien, inmerso en lo que son las cruces. Comer, beber y el típico concierto de grupo local, he reflexionado sobre si me gusta realmente lo español. No sé que decir. Ayer admitía, no con cierto distanciamiento, pues los franceses no me gustan mucho, que el dos de mayo, tan celebrado por el sector carca de la población española como identidad propia no me decía gran cosa. Yo si me he de sentir español, me siento más noventayochista, con su negro pesimismo. ¿Me dolerá a mí también España? La verdad es que decir España en singular ya me parece faltar a la verdad. No porque crea en los nacionalismos periféricos, Dios me libre, sino porque hay muchas Españas. Según los libros de historia reciente por lo menos dos. Las dos Españas, que se juntan en el fútbol, en los toros y en el teatro viendo a Lina Morgan. Pero yo creo que hay muchas más. Y si les digo la verdad, lo español me gusta pero por bizarro. O sea, las cosas modernas españolas no me suelen gustar. El buenrollismo ZP no me llega, no. No es lo mismo el español rural que el español urbanita. Se nota mucho la diferencia. Y no porque en los pueblos sigamos siendo de enroscarnos la boina, sino porque el estrés no se nota tanto, quizás. Yo soy mal ejemplo, pero podría servir.

Siempre defenderé algunas costumbres españolas como la siesta, el escaqueo y el buen comer. La picaresca no mucho, porque no va con mi carácter. Y además me gusta que queden españoles de pura cepa, cerrados, diferentes, los del Spain is diferent. Yo no pertenezco a esa clase de españoles. Yo pertenecería a los vendepatrías que dirían en la COPE, a los que me igual 8 que 80. Yo no me siento orgulloso de ser español. Ni de ser andaluz. Yo no me siento orgulloso de nada.

Hay muchas Españas y todas están en estos 500000 km2 . Hay de todo, como en botica. No nos comprendemos entre nosotros. Somos un país de pegar voces en los bares. Si vamos a un país civilizado la gente en los bares está calladita, como en misa, y aquí se habla hasta en la consagración de la hostia.

Leí una vez a Jesús Palacios en el Mondo Brutto (una de mis biblias) que abominaba de todo lo español. Yo no llego a tanto. No. Pero miro el actual panorama y es para reflexionar. Políticos mediocres, artistas vulgares, cutrones, sin oficio ni beneficio. Es mi opinión, hay que decirlo que después me vendrán los suspicaces. Un pueblo que se conforma con poco, como siempre. Echo piedras sobre mi tejado, porque soy de ese pueblo contra el que arremeto. Yo soy igual. Ni mejor ni peor. Somos un dejastre. Pan y circo es una frase más sobada de un billete de cinco, pero es cierta como pocas. El pan es bueno, porque en este país se come de muerte, pero el circo es regulero a veces. Otras está bien. Pero pocas veces.

En fin que somos como somos. El pecado capital del español, y cito a Ortega, es la soberbia, y también es cierto. La chulería. El “y yo más”. No eres capaz ¿Cómo que no?... Y la envidia también anda cerca. Presumir mucho de lujuría, pero al final nasti de plasti.

España es así, señores, ya lo decía Encanna.

7 comentarios:

slowhand dijo...

Hace poco vi la película documental "la silla de Fernando", la cual me entretuvo muchísimo, en ella decía que más que de envidia en España se peca más de desprecio al mérito ajeno. Que más que querer escribir el quijote movido por la envidia, ponía como ejemplo, el español diría: "bueno el quijote...pues yo lo he leído y no es para tanto..." cosas así. No pude má q sonreir al escuchar su vision del asunto ya que creo que tenía bastante razón. En fin, que feliz sábado Miguel, yo vuelvo ahora a mi universo de números y extraños símbolos que no está el horno pa bollos. :-)

Mameluco dijo...

Yo estoy haciendo paréntesis entre cosa y cosa y vuelvo al estudio el lunes, que ya queda poco para el examen, Miguel...
¿Como van las cosa por el piso?
Como soy un descastado ni llamo ni nada, pero en realidad he estado muy ocupado con lo de la oposición... cuando acabo el día lo que hago es escribir y estar catatónico...

A lo mejor tengo que ir un día a Granada... me llegaré a veros...
Avisaré antes para que estáis todos.

slowhand dijo...

Las cosas por el piso van bien, bueno, han estado de obras en el piso de arriba...talandrando cual tuneladoras infernales...pero todo sigue bien por alli...el mercadona, la menorca y angelita...todo sigue en su sitio. jejeje. Ahora que el fran tiene coche molaría un día pasarnos por alli, pero ya sabes...se acercan las fechas malas! y hay q arrancarse. ánimo con la oposición que ser funcionario mola mazo! Allí estaremos pa cuando te pases.

socioapatia dijo...

Coño Mameluco! Si tienes amigos! (risa sonora y malvada)

Mi señora ex de Priego se ha liado con uno en las cruces de Granada (Hola Ana por si lo estás leyendo) pero estoy en proceso de superarlo.

Hasta entonces, cualquier cosa Tajo pa bajo me toca un poco las pelotas. Menos usted Michael, menos usted.

Nunca he leído el Mondo Brutto. Me lo recomiendas, imagino

Mameluco dijo...

Of course, MB le encantará...

Y claro que tengo amigos...
Mire mi flickr, ¡¡¡jejejeje!!!

Lo que pasa es que se pasan poco por aquí...

Slowhand (Miguel) es una excepción...jejejeje

raskolnikoff dijo...

Tristemente cierto lo que dices de Esbaña, sobre todo lo del buen pan y el pésimo circo.

A veces tengo la sensación que lo único que ha conseguido la democracia es que se le puedan ver las tetas a Concha Velasco y poder decir "mierda" en televisión. Nos ha pasado como decía Lampedusa, algo tenía que cambiar para que nada cambie.

Suerte en las oposiciones, o mucha mierda o como sea,

auf wiederseher,

Mameluco dijo...

Todo cambia para que todo siga igual.
Principio de conservación del capitalismo, que se adapta a lo que le echen...

Pero al menos la democracia ha servido para que podamos decir "casi" todas las paridas que queramos...

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.