viernes, 25 de abril de 2008

Hoy es San Marcos, rey de los charcos, como decía una poesía infantil que me aprendí de pequeño en el Libro Gordo de Petete. Es festivo en mi pueblo, como en tantos otros. Es algo que viene de la Reconquista contra al vil moro. San Marcos se apareció en una batalla y todos los sarracenos huyeron despavoridos, como almas que lleva el diablo. Aquí se celebra yéndonos al campo de perol y pillando moñas de campeonato, como en buena fiesta popular que se precie.

Cuando yo era pequeño, mi abuelo nos hacía gorretinas de colores con cartoncillo y papel cebolla. Y los niños llevábamos sables de madera y tambores. Pulverizábamos esas espadas a bases de mandobles, y más de uno resultábamos heridos.

Mi madre, mi padre, mi hermana,
Jóse el chinche y yo, con mi gorretina

Hace ya muchos años de que no voy de San Marcos, pues llevo la tira de tiempo fuera. Este año como cae puente la gente que me toca de cerca se ha ido y yo me quedo estudiando. A lo mejor me voy a comer al campo con mi hermana, pero está en el aire. No me apetece nada demasiado.

Estos días bajos de moral echo de menos a cierta gente que no está a mi lado. Lo curioso es que cuando estaban a mi lado, estas recaídas melancólicas también se producían con igual regularidad.

Creo que mis textos ya no aportan nada. Me da pena. Pero es así. Son más terapéuticos que otra cosa. Yo antes escribía con soltura de cualquier cosa. Opinaba de esto y de lo otro. Y escribía ficción, que es para lo que realmente me gustaría servir. Pero no sirvo. Solo para contarle movidas personales, que ustedes leer impotentes, si es que les importo algo. O si no les importo una mierda es que no habrán ni llagado hasta aquí.

Bueno, tampoco es tan aburrido. Es catártico.

6 comentarios:

anachevere dijo...

Mierda, se me borró el comentario mientras lo enviaba, con lo largo que era, rediós.

Lo repito más o menos de memoria. Te prometía no darte consuelo ni consejos. Te decía que escribes bien y que eso no abunda, pero que te entiendo. Que el mundo está lleno de inconscientes convencidos de que tienen una gran historia que contar, pero cuando la lees descubres que no tienen ni puta idea de cómo contarla. Y que luego estamos nosotros, gente como tú y yo, que sabemos distinguir un buen texto pero no tenemos nada que decir, o nada nos parece lo bastante bueno.

Te pedía perdón después por englobarte en un "nosotros" sin conocerte. Te contaba que llegué aquí por un comentario que le hiciste a un blogger veinteañero, uno de esos tipos inteligentes que disfrutan diciendo que todo es una mierda pero en el fondo aún se sienten especiales. Le decías que nunca se volviera un tipo de 31 amargado de verdad.

Te contaba que yo tengo 31. Que escribir es casi lo único que me importa, escribir y unas pocas personas. Que aún creo un poco en mí misma pero me cuesta cada vez más contarme mentiras.

Y que me ha gustado leerte.

Mameluco dijo...

Pues Anachevere, puede incluirme en todos lo plurales que quiera usted, porque tiene razón. Aun no he pinchado su link, cosa que haré a continuación, no le quepa duda.
Tiene razón en todo lo que dice, ¿que quiere que le diga?
Que bienvenida a este mi humilde blog.
La seguiré de cerca.
Espero que este sea el principio de una bonita amistad entre iguales...je!

El hombre invisible dijo...

He llegado hasta "catártico" así que considere que SÍ me importa su estado, don Miguel. No en vano hace dos semanas estaba por los suelos (no, no era ninguna avería en los bajos de mi coche; era un estado depresivo en tromba) y hoy, que estoy un poco mejor, agradezco los ánimos de entonces. Sé que no le gustan los consuelos, pero vaya, no sé qué otra píldora virtual darle. Quizás sea mejor que se tome unas cuantas cervezas fresquitas en la sombra de un olivo. O mirar los vencejos, si es que han llegado a su pueblo. Escriba, no lo deje, que otras manías perjudiciales sí que pueden abandonarse pero eso y leer, nunca.
Si ha llegado hasta aquí no habrá leído lo de nunca así que, no tiene importancia este mensaje. Ufffffff...

Mameluco dijo...

Me voy a comer al campo, por el momento. Como soy abstemio lo de las cervezas va a tener que esperar... está tan amarga. Solo me gustan las cosas dulces o picantes.

No es que no me gusten los ánimos. Es que hay días que no me gustan. Eso es todo...
Gracias de todas formas... Ubé. Porque se que los suyos son de verdad de la buena...

Ana arándanos dijo...

Me tengo que ir a ver teatro ruso más sola que la una pero me han regalado 2 entradas y me apetece un huevo ver algo asi una vez en la vida. Se que ud. odia la danza pero a mi creo que me va a gustar.

Que tengas buen dia, no te digo nada del texto porque no hay mucha mas que decirte que no te haya dicho. Solo queria que supieras que me acuerdo de ti.

Me ha molado lo de su abuelo y los gorros, esas cosas son las que uno recuerda,.

Besossssss

Ana arándanos dijo...

Me ha decepcionado la obra.

Aunque he visto al hombre más bello de la tierra (bailarín), por eso ha merecido la pena, algo es algo :)

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.