jueves, 10 de abril de 2008


Charlton Heston se ha muerto. Supongo que ya lo sabrán. Siempre es demasiado tarde para hacer homenajes. Solo me adelante al de Fernando Fernán Gómez, pero porque me enteré por los agoreros de siempre que estaba en las últimas el pobre. En fin, que Charlton se nos ha muerto. Y me da pena, amigos. En estos días de medias tintas, de no hablar por no ofender se ha ido un hombre singular y admirable. Era singular por lo que todos ustedes están pensando. Su amistad con los rifles. Ese volcarse con la derecha americana más ultra a favor de la 2ª enmienda. Y era singular por muchas otras cosas. Por haber luchado por los derechos civiles en los 60 y sobre todo por la que más me llama la atención, por haber luchado para que “Sed de Mal” fuera llevada a cabo por Orson Welles, con los resultados que todos los amantes del cine conocemos. Se jugó su poder en Hollywood para que un desacreditado Welles (egocéntrico, caprichoso, Orson, en una palabra) dirigiera el film. Y era una de las cosas de la que estaba más orgulloso. Como para no estarlo. Si se fijan, cuando Michael Moore va a reirse de él al final de Bowling for Columbine, tiene colgado el póster de Touch of Evil detrás.

Aparte de eso, como le decía al fotologger antes llamado niunoiz el otro día, tiene un par de docena de películas memorables, que no es poco. Un actor sólido, brillante, que pasó por el gran cine de superproducciones de los 50 al cine de catástrofes de los 70 sin perder nunca la credibilidad, la actitud escéptica de sus personajes preferidos para mi y un prototipo de macho super heterosexual muy interesante.

Aquí les dejo con mis preferidas de Charlton. Ustedes como son super cinéfilos las habrán visto todas, pero como no acostumbro a hacer ni críticas ni nada parecido con las pelis me da igual. Yo solo quiero rendirle homenaje a este actor bueno, bueno, que se nos ha muerto. Por algunos sitios he visto que incluso se han alegrado y todo. Que si un facha menos, que ni no sé que, que si no se cuantos… Como he dicho muchas veces, a mi me da igual la ideología de la gente, si es buena en lo suyo. Y Charlton Heston, era y seguirá siendo, porque para eso las pelis son eternas, un actorazo de armas tomar (que chiste más bueno para finalizar, amigos. Por favor, no me maten).

Nena, en el futuro un par de sacacuartos
se fijaran de mi chupa y mi sombrero
para forrarse en las taquillas

El Secreto de los Incas (Secrets of the incas)
de Jerry Hooper (1954)

Solo por ver a nuestro recién fallecido homenajeado vestido de Indy merece ver la película. Vemos donde se basaron Spielberg y Lucas para montar al simpar personaje que tantas y tantas veces nos ha hecho gozar…

Venid, hormigas, venid,
que tengo un machete, un revolver,
una chati y un carisma que vale su peso en oro

Cuando ruge la mababunta (The naked jungle)
de Byron Haskin (1954)

El joven Charlton interpreta a un rudo hombre de campo (bueno, dueño de plantaciones en el trópico) que se casa por poderes con un ligue que se echa no me acuerdo como (entonces no había Messenger). La cuestión es que los toscos modales del hombretón no le gustan mucho a la dama, hasta que descubre que es un peazo de heroe, cuando la salva a ella y a la plantación de unas peligrosas hormigas asesinas que se comen todo lo que encuentran a su paso. ¡Que bonito es el amor y los insectos!

- Aqui hay un pergamino, Bigotitos. Algo huele a podrido en Dinamarca.
- Eso le pasa por elegir la casa sorpresa, Orson,
y recuerde que esto no es una peli de Shakespear
e.

Sed de mal (Touch of Evil)
de Orson Welles (1958)

Decirle lo buena que es esta peli es redundante. Que si el plano secuencia del principio, que si patatín, que si patatán. Me centraré en nuestro prota de hoy. Hace de un poli mexicano incorruptible en un ambiente asfixiante donde todo lo demás esta más corrupto que las soleadas playas de Miami. Brillante está con su bigotillo.

En cuanto llegue Gregori Pi le inflo a ostias,
por la gloria de mi madre

Horizontes de Grandeza (The Big Country)
de Wlillian Willer (1958)

Haciendo de gañan de rancho, Charlton se enfrenta en esta imperecedera obra maestra a un Gregory Peck en estado de gracia. Hace de pérfido y se pega de mamporros con nuestro Greg, un capitán de barco en medio del oeste. Y hasta aquí puedo leer. Esta película es soberbía, véanla si no lo han hecho aún. Es de esos filmes que duran 3 horas y pico y cuando acaba te da mucha pena porque tienes ganas de más…

Poneos guapos para la caratula de la peli.
Hay de todo, caballos, indios, amorios, tramperos
y hombres, hombres de honor, de los que ya no quedan

Mayor Dundee (Major Dundee)
de Sam Peckinpah (1965)

Otra de esas interpretaciones que te dejan con la boca abierta haciendo de personaje que no sabes si es bueno o es malo. Es una mezcla, como todo el mundo, supongo. Es que Peckinpah es un experto en estas movidas de ambivalencias. Como partener un Richard Harris haciendo de caballero del sur que tambien se las trae el muchacho. Que gran presencia en una pantalla, vive Dios.

Monos de mierda, ya os daré yo vuestro merecido, ya...

El Planeta de los Simios (The Planet of the Apes)
de Franklin J. Schaffner (1968)

Y que decirles de el paradigma de peli genial de ciencia ficción. Con nuestro ídolo casi todo el rato en tapa rabos y sin poder hablar, tratado como si fuera un animal de granja por esos simios diabólicos y por su gran enemigo el Dr. Zaius, sin perder ni un momento la chulería, el empaque y la gallardía de un descreído astronauta americano… hasta que al final… al final… malditas las guerras.

¡Ay! zagala, que suerte tienes que yo sea el último hombre vivo
y no uno de esos metrosexuales que salen en las tertulias de la tele.

El último hombre vivo (The Omega Man)
de Boris Sagal (1971)

Si les digo que el último hombre del mundo mundial es Charlton es para cagarse. Pues así es. Vive en una casa donde lleva vida de sibarita rodeado de lujos. Los demás son zombis. ¿o son infectados? Lo que sea. Menos mal que es un tipo valiente y sabe mucho porque es científico, pero bueno, se siente solo, hasta que encuentra a un grupo de supervivientes con una atractiva afroamericana a la que beneficiarse… no le cuento más. No es que la película sea para echar cohetes (o bien es más mala que un dolor), pero tiene un encanto irresistible.

3 comentarios:

Ana arándanos dijo...

Jejeje, charlton: me encantaban sus piernas en ben hur. Menudo macho, sí señor. Me han gustado los cartelitos de las pelis, bigotitos :P

Adrian Vogel dijo...

No me gustó nada lo de Michael Moore sobre Heston. Me pareció vil. Manipulado.

Mameluco dijo...

De acuerdo completamente, Adrian.
A mi me gusta Michael Moore (¿para qué negarlo?), su demagogia me parece entretenida, e incluso útil en un país como los U.S.A., donde se esconde todo bajo un patrioterio silencio, pero coger a un señor con una demencia y acusarle de unos crímenes, solo por el hecho de ser de una asociación que es como en España defender a los toros (creo que es una comparación si no muy afinada no muy lejos de la realidad), me pareció desagradable.
Si es que en los EEUU les gustan las pistolitas... ¿que le vamos a hacer?

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.