viernes, 25 de enero de 2008


Yo me acuerdo de cuando cayó el muro de Berlín. Y cuando Boris Yelsin se subió a los tanques. El socialismo se desmoronó en cuestión de años. De unos cuantos años locos. Hoy lo hemos olvidados, pero durante 40 y tantos años el mundo fueron dos bloques, lo que pasa es que la historia se rescribe a un ritmo increíble. Personajes como Lenin o Marx, que antes eran como dioses hoy se dan como tangenciales protagonistas en la historia en alborotadas clases de la ESO. A Fidel lo conocen todos porque sale por la tele y no sabemos cuando se morirá. Personajillos como Hugo Chaves están adquiriendo más notoriedad que los verdaderos adalides de las auténticas revoluciones. Dentro de 100 años cuando todo haya pasado y vivamos en el paraíso neoliberal rodeado de muros infranqueables para nuestra protección nadie, algún estudioso quizá recuerde quien fue Troski o Stalin. Los derrotados, derrotados están y ya hay nuevos enemigos, ya sea Osama o cualquier otro arabesco loco. ¡Ah! bueno, se me olvidaba Korea del Norte… esos simpáticos muchachos que no dejan leer 1984 a sus adolescentes…¿por qué será?

A mi me gusta acordarme de ellos. Y de los anarquistas y de los auténticos socialistas. Incluso de los falangistas. Cosas anacrónicas. Son las cosas que tienen las ideas, que pasan de moda. Hoy solo importa el vil metal. La política no son ideales, son distintas formas de robar, distintas formas de repartos. Hoy se habla de diálogo, de consenso, de pavadas por el estilo. Todo para crear un status quo de estabilidad cimentada en la economía ultraliberal, en los bancos y en las multinacionales. En las empresas y en los holdings. Beneficios y dividendos. Me gustaría pensar que antes, en esos regímenes de fantasía, de utopía, las cosas no fueron así. Pero yerro. Eran también malas, porque el ser humano es corrupto por naturaleza y la falta de libertad se paga. Hoy gozamos de la libertad del tonto inofensivo. Yo porque diga esto aquí no pongo en peligro el sistema. Pues dilo. Una y mil veces, dirán ellos. Mientras se llenan el bolsillo, con el dinero de una maquinaria engrasada con la sangre y el sufrimiento del obrero y del ciudadano, del que paga sus impuestos y trabaja honradamente. Del que mantiene la estructura sin que salten las alarmas.

8 comentarios:

Ana arándanos dijo...

No estoy de acuerdo con el tono de tu texto, yo estoy bien a gusto aqui t la idea de que hubiera podido existir el comunismo en españa me parece terrible. Estoy estudiando precisamente ahora la guerra fria.

Lo veo ahora con hechos y no con "ideas" y me doy cuenta de lo equivocada que estaba al pensar en lo bonito que podria ser. La mejor manera de que un pais vaya bien es que cada uno mire por su propio bien, y pueda haber un arbitro que intente regular un poco la jugada, pero no planificarla.

Y si yo hago 4 y usted hace 0 no se por que tengo que darle 2. Aqui al menos si me apetece darle 0,2 0 3, 8 se lo doy porque me apetece no porque me obliguen.

pasmarote dijo...

El ralo mostachuelo (otrora hirsuto) quintanillonesimano es el verdadero peligro (seguro que lo predijo Nostradamo)

Servidor es de los de la política cíclica de Platón, y todavía no nos han apretado lo suficiente como para tomar bastillas. El día que un pepito no tenga (realmente) para su ración de Cruz del Campo y su güinston, habrá "palus na verbena", se lo digo yo

Mameluco dijo...

Querida Anándanos:
El tono de mi texto es serio pero a la vez descreido. Lo que me impresiona es de como olvidamos de lo que fue el mundo hace pocos años.
Si quier buscas a uno que no le gusta el comunismo llevado a la práctica empiece por mi mismo. Regímenes crueles, totalitarios, terribles. Pero asentados en unas ideas a priori mucho mejores, en su mayoría utópicas, que a mediados del siglo XIX y a principios de XX dieron esperanza a mucha gente y que consiguieron grandes conquistas sociales, como la jornada de 8 horas y que los niños no trabajasen. Pero aparte de eso, yo no creo en nada de eso ya...
Las pseudodemocracias en las que vivimos los occidentales son donde mejor se vive y eso yo no lo niego. Creo que jamás lo he nagado. Pero eso no es óbice para que lo critique todo lo que quiera, ¿no?

A sus pies,
M

Ana arándanos dijo...

Por supuesto, que estemos mejor que la mayoria de la gente no quiere decir que no tengamos que criticar. Faltaria mas.

Y si, el comunismo era una cosa bonita... para los que organizaban y para los autenticamente pobres. El resto ponia hocicos. Sin entrar en un debate historico le dire que no me gusta que me organicen la vida, y que conozco mi tendencia a ser egoista con las cosas que me han costado esfuerzo. Y no me averguenzo de ello. Si algo me cuesta, le doy valor. Si algo no me cuesta, lo comparto con cualquiera.

Lo de las 8 horas y los niños que no trabajan, la jubilacion, la seguridad social... eso está muy bien pero no todos son logros comunistas ni estan reñidos con ser comunista. Tambien Hitler logro el pleno empleo y no sirve para justificar el nazismo. Aqui he venido a hablar del comunismo (lease con voz de Umbral).

Y las ideas esas son bonitas porque son utopicas, pero en cuando empezasemos a verlas hechas realdiad no nos harian tanta gracia. Estoy segura. Imagine que en Cordoba se hace con la biblioteca un partido comunista que decide por usted lo que tiene que leer y las horas diarias que tiene que ejecercer la lectura. Por huevos. Le tocaria, ademas, donar su coleccion de libros... Uno lee mejor cuando lee porque le da la gana, aunque sepa aceptar una recomendacion. Pero una recomendacion no deja de ser algo que es posible aceptar pero tambien negarse. Conclusionh: el comunismo ni es sexy, ni es para mí.

PD: Y sí, yo de pequeña sólo sabía que franco salía en algunas monedas y en la canción de "franco, franco que tiene el culo blanco". Recuerdo la sensación de flipar cuando di historia de españa y vi la II Republica y despues la dictadura. Tanto enseñar los romanos en la secundaria y muy poquito de algo que le sirva a los niños para entender en telediario. Una pena. Ah, y muy poquito de geografia, jeje :)


PD 2:Sí, he peusto el ejemplo de los libros con toda la mala intencion del mundo para hacerle daño con lo que mas le gusta. Un golpe imperialista bajo :P

Un besote, mameluco!! Estare atenta a tu respuesta :)

Mameluco dijo...

Jojojojo
¿Usted nunca oyó hablar del eurocomunismo, ni de la tercera vía, ni de nada de eso, no señorita Arándanos? Jejejeje. En esos comunismos avanzados (que no se llevaron a la práctica jamás) ni te quitaban los libros ni nada, jajaja. Ni en la socialdemocracia tampoco, ni en los sistemas de las sociedades del bienestar.
No, yo soy un descreido. Y si hemos de hablar de comunismo (hemos venido aquí a eso) diré que precisamente utilizo mucho su iconografía para reirme de una cosa que en su tiempo fue una fe y hoy es una cosa rancia, un anacronismo...
Yo nunca he sido comunista, jamás. Ni en mi más rebelde adolescencia. (yo siempre he sido burgués, Ana, siempre me ha gustado la buena vida). Englobaba en los logros sociales a todos los grupos que mencionaba en mi texto, tanto comunistas, socialistas, anarquistas, etc. hoy casi no representados en nuestros sistemas democráticos.
Hoy los partidos políticos solo se diferencias un poquitín en sus políticas sociales. Las políticas económicas son casi iguales. Se reunen con los empresarios de tú a tú, ya sean "socialistas" como de derechas. Yo que he sido (he sido, remarco) socialdemocrata desde que tengo ideas políticas me siento asqueado, logicamente. POr eso ya solo creo en el individuo. Creo en mi, creo en usted. En mi menos que en usted, porque usted es más lista, jejeje. Yo le doy más vueltas a la cabeza, pero eso no es síntoma de inteligencia, sino de insatisfacción. Yo solo consigo infelicidad.
Me repugna este mundo, querida Ana. Solo nos salva el individuo. Conocer a gente que nos salva. A nuestras familias, a nuestros amigos, a gente con la que poder sentirnos bien.
En dos o tres años mis persperctivas vitales han cambiado tanto (bueno, siguen siendo las mismas, pero desde un enfoque distinto) que ya no creo en nada. Nada puede salvarnos. Nunca fui tan iluso de creer en ideologías utópicas. Afortunadamente tambien soy ateo desde muy joven. Eso siempre me gustó del marxismo. Porque ahora hablo del marxismo, no del comunismo. Y del marxismo si que me gustan mas cosas. De Marx y de Hegel. Su profundo humanismo. El concepto del hombre del marxismo, tan parecido al darwinista, pero sin desembocar en materilismos dialécticos que valgan...
Oppps I did it again... me enrollo como una persiana.
No soy comunista. No creo en utopias. Solo quiero que la gente sepa que existió hace tiempo un bloque llamado soviético que duró muchos años y que hubo una cosa que se llamó la Revolución Rusa y que fue de las cosas más importantes que ocurrieron en el siglo XX.
¡Vaya rollaco!!!
No es obligatorio leerlo...

Un beso, Ana.

Ana arándanos dijo...

Me gusta charlar contigo :)

Estoy super de acuerdo en eso que dices de que la gente deberia conocerlo. Es patetica la historia que se da en nuestros sistema educativo... no podia estar mas de acuerdo. A mi me pasa algo aprecido, tambien estoy desencantada. Me mola (mucho) estudiar la historia y, sin embargo, lo que pasa en la actualidad me la suda bastante. Hay un exceso de informacion y sobre todo de politica... politica everywhere, es dificil interesarse . Ademas, los dos mismos partidos con su gente rancia de siempre, no dan ganas de interesarse... en ese sentido si que me gustaria que hubiera cosas que me apasionaran. Y creo que internet tendra mucho que ver en alguna revolucion. Porque por internet concoes a mucha gente y te das cuenta de que algunos de tus conocidos son mas valiosos que los que llevan los pantalones y te empiezas a plantear que el orden deberia cambiar... tambien tengo mi lado revolucionario, mameluco (tienes que imaginarme ahora acariciando a Coneja porque es un lado revolucionario de las clases sociales pudientes con ADSL).

Me pongo a estudiar!

socioapatia dijo...

Creo que la principal conquista del capitalismo ha sido convertinos en una masa desinformada y ácritica. El comunismo lo hacía deportando a la gente o fusilándola (venciéndola) pero a nosotros nos han hablado de que esto es lo mejor posible y que quien diga lo contrario está loco (convenciéndonos)

Y ni vivimos en el mejor de los mundos posibles, ni el capitalismo es la respuesta a nada. Pero estamos convencidos de ello. Que el Estado de Derecho funciona, que hay división de poderes, que los partidos son el garante de la democracia y que el dinero es de quien se lo merece, y el que no tiene es por qué es tonto el pobre y hay que darle las sobras de la comida en un tupper.

No puedo estar más de acuerdo con lo que dices y que dentro de unos pocos años nadie pensará en la alternativa al capitalismo y el libre mercado. Que quedará como una reliquia en los libros de Historia y en la retórica de los hijos que quieran llevar la contraria a sus padres.

No tengo ninguna depresión y en cambio, pienso exactamente lo mismo que tú. Y lo del Anarquismo Burgués cada vez me seduce más.

¿Tengo que pedirle pastillas al médico? xD

Un abrazo, castrense (o castreño?)

Mameluco dijo...

No, Socioapatía, no tienes que tomar ninguna pastilla. La depresión se puede curar con medicina. El pesimismo no. Los médicos coinciden en eso.

Lo malo del sistema capitalista, por así decirlo, es que es tan realizable y real que da miedo. No es nada utópico e idealista. Es más bien distópico y despiadado. Muy compatible con rasgos de personalidad que tienen muy desarrollados los seres humanos codiciosos y sedientos de poder.
Y con la maquinaria que se puso en práctica con el nacimiento de la ciudad como tal (y después región, reino, etc.) y posteriormente de la industria.

Todo será maravilloso en el futuro.
Pon fin amaremos al Gran Hermano.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.