jueves, 20 de diciembre de 2007


Volví de Granada porque la alergia a Felicidad me consumió.

Era de noche. Hacía frío fuera y yo me desperté, ahogándome, sin saber muy bien si me daba una crisis de ansiedad o simplemente el mundo se acababa. Ante mis ojos pasó mi vida como una sucesión de diapositivas. No sé, a lo mejor exagero, vendría a ser como un powerpoint. O sea, una cosa mala. Enseguida comprendí que tenía que salir de allí y eché de menos mi cama, mi ordenador, todo lo que poseía, todo lo que poseo en el mundo. Mi cama y la internet, unos cuantos libros y tebeos y mi escaso raciocinio.

Los powerpoints siempre son malos, incluso en las ensoñaciones del estertor alérgico o en las tesis aburridas. El PowerPoint de Microsoft Office ha hecho mucho daño a la humanidad. Bueno, al tercer mundo no demasiado, porque la mayoría allí no recibe correos electrónicos de gente pretendidamente sensible. Allí te mueres de hambre, tienes enfermedades, las multinacionales farmacéuticas juegan con tu culo y comes con las manos, pero raramente tienes un e-mail. Pensándolo bien a lo mejor agradezco y todo que me lleguen powerpoints pidiéndome un abrazo, una sonrisa, que piense en el futuro o que me ponga el casco la próxima vez que salga con mi inexistente motocicleta.

No sé quien confeccionará esos adefesios cursis, presuntamente profundos, llenos de gif animados buscados en Google y con midis de Yesterday o Love Store. Obra de enfermos mentales seguramente. Me imagino a los locos de un manicomio llevado por monaguillos y catequistas, reinsertándose en la sociedad a base de powerpoints. Oigo el ruido de la guitarra de María Ostiz. No sé como, pero sentirme morir me ha llevado a las pantallitas dinámicas desarrolladas por la empresa de Bill Gates.
El subconsciente es bueno y todo. A veces.

Si te necesito te hago un perdida, no te mando un PowerPoint

Que graciosa es la gente de la internet

Lo mejor que tiene que hacer el Dalai Lama es aconsejarte que leas las chorradas que yo te mando, parece decir el simpático remitente del Test Tibetano del Amor

¿Solo a quien se lo merezca? Venga va, se lo voy a mandar a todos para que vean que soy un tipo apañao

3 comentarios:

El hombre invisible dijo...

Como sigas criticando los ppw alguien te va a dar una Ostiz de no te menees.

Espero que en el juicio universal no repasen la vida de cada uno con powerpoints. Prefiero irme ya al infierno para coger sitio en el bar.

Auggie Wren dijo...

¿Pero todavía queda sitio en el bar del infierno? Pues habrá que darse prisa... Así que no perderé más tiempo leyendo Powerpoints.

Mameluco dijo...

No sé si existe el infierno, pero seguro que los que mandan (y lo que es peor, hacen) powerpoints estarán allí fijo...

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.