jueves, 27 de diciembre de 2007


Pepe sorbía la cabeza de una gamba mientras veía el especial de ¡Mira quien baila! en la Primera de Televisión Española.

El mensaje del Rey no le había gustado porque no había opinado nada en contra del canon. Le parecía intolerable que el primero de los españoles no se rebelara contra la estafa de los cds subidos de precio. A él el terrorismo, los accidentes de coche y el desarrollo sostenible le trían al pairo.

El baile pensaba para sí, está sobrevalorado. Anne Igartiburu además es imbécil. No podía decir sus pensamientos en alto, porque para su padre Anne era el paradigma de la elegancia. Su madre preparaba el asado mientras veía el programa en la cocina.

Estaba además indignado porque no se le había descargado del emule la peli que quería ver en la noche de Navidad. Santa Klaus conquista Marte.
La cuestión es que la cena le sentó mal a Pepe, entre estar pendiente de los danzarines y acordarse de sus frustraciones el estómago se le había vuelto de al revés.

Sentado en la taza del water releía un Pronto olvidado allí desde el verano. Todos lo pasaban bien en verano menos él. Le habían quedado ese año tres. Un verano con Álgebra, Química y Métodos Numéricos no era buen plan. Además en verano en el pueblo no había internet. Le dio mal rollo acordarse del verano y tiró el Pronto por la ventana.
Se acostó pronto y pensó en la peli “Los fantasmas atacan al jefe”. Siempre había pensado que si unos espectros se le apareciesen sencillamente moriría del susto. Había dispuesto un código con sus amigos por si esto ocurría. Si lo encontraban muerto de un ataque con los pulgares e índices enlazados todo estaría claro. Los espectros existen.
Pepe no entendía el mundo tal y como era y soñaba con un mañana mejor, en el que una élite superinteligente presidida por él, gobernaría el universo conocido.

Cuando despertó en la madrugada oyó un leve ruidito en su ordenador. No eran un aviso del messenger, ni se había descargado la nueva versión del Avast, ni tan siquiera que tenía correo nuevo en la bandeja de entrada.
En realidad era como un soplido que salía de dentro del ordenador, pero del ordenador físico. De la torre tuneada con pegatinas de los donuts de hacía 10 o 12 años. Como buen friki agarrao, Pepe solo compraba los componentes que montaba utilizando la carcasa de su antiguo 386.
Desmontó con su kit de pequeños destonilladores high-tech de lo chinos el panel frontal del aparato y al abrir y ver las tripas de la máquina percibió algo diferente, extraño y atrayente. Una luz, roja, parpadeaba en un rincón entre tornillos perdidos y bolas de polvo y pelusa. Un pequeño ser dormía en el mullido colchón de porquería. Es extraño, pero lo primero que pensó Pepe fue que fuese lo que fuese, no debía tenerle alergia al polvo. Los ácaros debían de celebrar allí algún congreso que otro. El bichito que dormía era una figurita antropomórfica, más hembra que macho. Roncaba de una forma antinatural para ser tan pequeño.

Puso en su twitter: investigando como Mulder y Scully

y siguió mirando el ser.

Empezó a toser y toser. No, no era la alergia, eran las ganas de incordiar.
Funcionó. Se despertó. Viéndose descubierta la miniatura salió bostezando de la torre del ordenador y chasqueó los dedos. De repente se convirtió en una chica como de un metro sesenta que bostezaba aún.

- ¿Cómo has podido hacer?, preguntó de forma bobalicona Pepe, sin reparar en algo tan extraño como que una persona mágica del sexo femenino estaba en su habitación.
- Solo es un truco, chaval… ¿tienes fuego? No, ya veo que no. Bueno, a lo que iba.
- Soy el hada de las navidades pasadas, o futuras o presentes, la verdad es que no me acuerdo muy bien. Ayer salí de marcha con las colegas al botellodromo y no rijo, tio.
- ¿Y a que has venido?
- Espera que me acuerde ¿no? Era algo así como para enseñarte algo. Algo chuli, de verdad, pero no me acuerdo ahora ¿Tienes fuego? Ah, que me habías dicho que no.
- Ah! déjame meterme en el messenger y te lo digo.

La muchacha, que iba vestida como una cani de tres al cuarto tecleo a una velocidad de infarto la contraseña.

hadita_86: tio nomakuerdo d ake benia aki tio
duenderasta: era pa konbenzer al kie de lo del baile
hadita_86: ia tio iamiakuerdo :)
duenderasta: akuerdate d compra mexero : *
hadita_86: taluego

- ¡Ya, tío!, verás es que me dijeron que te tenía que convencer de que el baile era bueno, y por eso tenías que ver un powerpoint de los mejores momentos de ¡Mira quien baila!
- ¡A ti te manda mi madre!
- Bueno, si, es uno de esos deseos que se piden por Navidad que le ha dado a Papa Noel por verlo cumplido, pero a mi no me lies, que soy nueva en esto de ser hada. Yo en realidad hago un módulo y me mandaron a aquí del paro.
- ¡Yiba yiba yiba! Un powerpoint. Lo llevas clarinete, chavala.
- Verás, tio, que el baile es tope guay y así saldrías más y tal. Ligarías con chicas de carne y hueso, no con adefesios de chat.
- No se porque me estas convenciendo… oye y eso de hacerse pequeñita ¿lo puedes hacer cuando quieras?
- Claro, tio. Soy un hada.
- Hazlo otra vez, por fa.
- Tio, déjame que me duele la cabeza, que anoche estuve hasta las mil.
- Mira, si lo haces te juro que me convierto en un gran bailarín.
- Vale.

La muchacha chasqueó los dedos y se hizo pequeñita.

En ese momento Pepe gritó ¡Ahora, Pelusita, ataca!
El pequinés bizco y medio loco de la madre de Pepe obedeció al instante.Mastico como el que no quiere la cosa al hada de las navidades esas y se fue al calorcito de la estufa.

Al día siguiente Pepe le dijo a su madre que de bailar ni hablar.

Y acabó diciendo: Tu perro se ha comido al hada de la navidad.

Se levantó y se marchó.

-Este niño está tonto- le dijo el padre a la madre mientras leía en el Marca que Mendieta había colado un gol realmente increíble.

7 comentarios:

Arwen_mge dijo...

Tu perro se ha comido al hada de la Navidad ^^. Qué gran frase :D.

Muy bueno el cuento, Mameluco.

Mameluco dijo...

Gracias por su buena crítica...
Echo en tanto los comentarios de la gente que incluso agradecería las malas...
jejeje

Arwen_mge dijo...

No se me queje Mameluco, que desde hace dos días me tiene enganchada a su blog, poniéndome al día e, incluso, a su página de Flickr. Otra cosa es que también ande yo algo callada, pero que estoy, estoy (incluso alucinando con alguna discusión argentino-venezolana a raíz de un estupendo fotomontaje).

Digamos que en estas fechas tiendo a perder el habla y a ganar en lectura. Pero su cutre cuento me ha llegado (siempre he querido matar algún bicho de Navidad ^^).

Ana arándanos dijo...

jAJAJAJA, me lo he pasado de puta madre leyendo este cuento de navidad. La conversacion entre hadita_86 y duenderasta ha sido total! Jajaja

Por cierto, me ha encantado lo de la elite intelectual presidida por el. El texto esta lleno de detalles como lo de la chupar la cabeza de gamba o las pegationas de los donuts. Me ha gustado mucho.

Como una ultimo "critica", creo que el cuento mejoraria si hubieras hablado antes de Pelusita... no se, al principio por ejemplo poniendole mordisqueando unas zapatillas, un felpudo, o o una bratz olvidada por alguna prima. Pero solo es una sugerencia. Me ha gustado mucho, Mameluco (y el titulo mas!)

Mameluco dijo...

Si señora, tienes toda la razón...
Lo pensé cuando lo escribía, pero como tantas cosas en mi vida lo dejo para después, y al final nada de nada...
Pero bueno, en próximas reediciones, jejeje.

Ana arándanos dijo...

Oye, no te quedes solo con lo del perro que de verdad que me ha molado un monton el cuento!

Mameluco dijo...

NO, si no me quedo con eso, solo digo que es verdad...
que lo iba a poner, pero el ansia me pudo, jojojo

es que me he tirado dos tardes y con el cambio de medicación que estoy sufriendo en mis carnes, como que estoy cansado y tontuno...

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.