lunes, 31 de diciembre de 2007


Me desperté un día y no me convertí en un insecto. Mis pelos eran un poco más largos y mi habitación estaba tapizada de pósters de La Oreja de Van Gogh y Melendi. Me levanté y en casa todos me miraban alegres. Hoy era el gran día. Hoy era Nochevieja. En mi fuero más interno la idea me repugnaba, pero sin pensarlo mucho la alegría me embargaba. Nochevieja era la noche más mágica del año. Iría a un cotillón vestido con mi primer smocking, pagaría una barbaridad por unos combinados del peor garrafón imaginable, y me codearía con mis amistadas, adquiridas recientemente, en la urbanización donde nos habíamos mudado el verano pasado. Tenía que ir a recoger a Elsa a las 10 de la noche y allí tomaría un aperitivo con sus padres. Su padre era cirujano y su madre tenía una consulta dental en nuestra calle. Le había comprado un gran ramo de flores que mi madre guardaba en la nevera. Pero algo no funcionaba. Creo que esa no era mi vida. Mis recuerdos son otros. Antes yo vivía abrumado por un orden establecido brutal, kafkiano. La burocracia me ahogaba desde que siendo muy pequeño fui seleccionado en la escuela embrionaria para ser dirigente del Partido Interior. Hoy todo eran risas de mis padres, y la telepantalla daba anuncios de champán con caras aún más sonrientes. Pero no me dejaba de parecer kafkiano, opresivo. El mundo, según me decían por teléfono mis nuevos amigos, no estaba en guerra, había paz, porque el muro de Berlín había caído y habían ganado los buenos. Ahora disfrutábamos de lo que llamaban el Neoliberalismo, el paraíso en la Tierra si tenías la suerte de ser rico.

Yo apenas recordaba aquello, como decía antes. Tampoco había sido educado para recordar nada, y mi mente era fácilmente maleable.

Quedé en un pub con Toño y los otros a eso de las siete. Tomando un Amaretto jugábamos a un juego llamado billar americano. Sonaba música de los Hombres G y hablábamos de chicas y de partes de sus cuerpos. Empecé a sentirme mal. Me fui a casa.

A las 10 estaba en casa de Elsa con el traje puesto como un autómata. Nos fuimos al Club, donde era el Cotillón. Nos sirvieron una comida pastosa, a veces dulzona a veces insípida, y cuando faltaban diez minutos para las doce Elsa me dijo que me quería. Olí su fuerte perfume y me dieron nauseas. Su cara, larga y tan insípida como la comida, estaba terriblemente maquillada. Parecía que llevaba una careta puesta. Todo estaba llenos de globos y de racimos de uvas de corcho, Huí…
Salieron a mi encuentro unos cuantos… no podía ser… ¿Dónde me encontraba?

¿Nochevieja? ¿Año 2008? ¿Qué era todo esto?

Atravesé unos campos llenos de lodo. Alguien me ayudó a atravesar un muro de cemento.
Parece ser que todo fue un sueño, me dijo el doctor. Deliré durante días.
Había trabajado mucho últimamente en el Ministerio de la Verdad. Creo que me enviaron a otra parte del mundo porque mi adhesión flaqueaba. Conocí otra realidad distinta. Un lugar donde había una cosa llamada Nochevieja, un sitio lleno de oropeles, falsedad e hipocresía. Creían que las cosas iban a mejor por el mero hecho de vestirse de forma diferente y olvidarse cuan horrible es todo. La felicidad plastificada hace sentirse bien a los que no discurren demasiado. A los infelices lo arrojan al arroyo. Los proles son incluso más infelices que aquí. Manipulan todo y a todos. Su Neoliberalismo es la dictadura del dinero, del que depende todo su status quo. Aquí a lo mejor hacen lo mismo. De otra forma, pero lo mismo. Sé que cometo crimental, pero me da igual. Gracias a eso, gracias a ver lo que es la Nochevieja, me había vencido a mi mismo.

Ahora amo al Gran Hermano.

------------------------------------------------

Dedicado a Ana (Arándanos)

7 comentarios:

Auggie Wren dijo...

Entonces Feliz Año Nuevo, o No feliz Año Nuevo, no sé... vamos que...
Un saludo.

Slowhand dijo...

Claustrofobia, decepción para los que más esperan, incrédulamente, de esa noche. Que ridículo resulta todo el ceremonial. Yo no lo pasé bien, tampoco muy mal; al menos soy uno de los flamantes ganadores del concurso twl! Saludos Mameluco y Feliz 2008 ¿Ahora toca decir eso no? jeje

Mameluco dijo...

Pues Auggie, vamos a desearnos feliz año nuevo... ¿por qué? se preguntará...
porque al menos nosotros tendremos algo de humanidad, y ya la perra vida se ocupará de echar por tierra todas nuestras ilusiones y esperanzas (bueno, de hecho, ya no me hago ilusiones, para que no me quiten la esperanza de un plumazo, jejeje)
Nos comportaremos como en las trincheras lodosas y siniestras de la guerra del 14, nos daremos un respiro y diremos: felicidades, hermano en la tierra, porque mañana todo esto se puede ir a hacer gárgaras...

Y querido Mano Lenta, compañero de zappings, no todo tiene que ser tan malo... toca decir feliz año nuevor!

Ana arándanos dijo...

Me ha encantado tu relato, y encima ver la dedicatoria me ha dejado los ojos como los del gato de Shrek.

La verdad es que conozco esa sensacion muy bien, mirar alrededor y ver esa felicidad de lata y decir:
"No encajo, pero tampoco me preocupa porque si algo tengo claro que que no quiero encajar aqui".

Me molan mucho las referencias de otros libros. Hay mucha gente que se esfuerza en encubrirlas sabiendo que estan ahi, y tu las has usado como un guiño para aquellos que tambien han disfrutado con esos chachiautores.

PD: La parte de elsa diciendole 10 min antes de las uvas que le queria ha sido conojuda.

Un abrazo muy fuerte :)

Mameluco dijo...

Claro, Ana.
Se lo he dedicado porque dijo que le gustó 1984, jejeje.
Cuando escribo cosas mamelucas de verdad se nota. Y cuando escribo cosas basadas en otros libros y en otros autores millones de veces mejores que yo también. Intentar ocultar eso es como de tonticos...
Me hace ilusión que le gustase...
Si.

El hombre invisible dijo...

Generoso, Don Miguel, como siempre, con su ingenio y arte literario. Pese a tener unos grados de orwellianismo, veo que su frente rebosa salud mental pese a sus disimulos contínuos (¡Sí mulo! ¡Sí mulo! ¡Sí mulo! ¿puedo parar ya de disimulos?). Recuerdo que leí seguidos, como en procesión semanasantera, 1984, un mundo feliz y metrópolis. Coincidía con el año del libro de G.O., y pese a tal sobredosis, pude superar la crisis y llegar en paz a mi borrachera habitual adolescente. Ay, qué tiempos aquellos.
Recuerdos a la Señorita Arándanos de mi parte invisible.

Mameluco dijo...

Ay! Querido Hombre Invisible...
mi salud mental está atravesando momentos malillos como diría un correligionario mio. El porcentaje de Orwell era necesario, era de mi agrado y venía muy al pelo con la historia de la Nochevieja, que como un Gran Hermano pero adaptado en fiesta común multitudinaria.

Yo he frenado mi afán distópico y me estoy Leyendo Las aventuras de Silvestre Paradox, que es como desengrasar y dar al espíritu un descanso, sin alejarse un poco de el leve toque amargo, que sin duda nuestro amigo Pío posee de una forma magistral...

Un gusto, como siempre, tenerle por aquí.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.