viernes, 8 de junio de 2007

RECUPERADO DEL BLOG DE THE WHORISH LUST (22/09/2005 01:24)
y pe
rpetrado por mi mismo.

La gente quiere ser única. Ser originales y fardar por ahí de auténtico. Pues va a ser que no (miren lo original que soy yo, jajaja jijiji, risas mil). Todos somos clones de algo. Dense cuenta, es difícil sobresalir en un mundo con 6.000.000.000 de almas. Como decía el dicho: siempre ahí alguien a quien le gusta, y siempre más de dos. Apliquen ustedes el teorema a comer caca, subir montañas, escuchar al Dúo Dinámico, ver películas de Mathew Modine, clavarse tachuelas en los cataplines o ser adictos a la mortadela con aceitunas. Lo que me flipa del tema es que el afán de individualidad entra dentro de una conducta tan gregaria que da un poco de canguelo. Piensen ustedes en esos fines de semana en las urbes. Esos botellones antisistema con ropa de Zara y perfume del Mercadona. Esos jovencitos con peinados imposibles y chándales galácticos, con sus halcones callejeros llenos de pegatinas de El Niño, No Pain y Camarón. Con esa música rap sonando. Y ya, cuando salen del insti y entran de reponedores en el súper de la esquina, se compran un formidable SEAT Ibiza que convierten en terrorismo pastillero, en una Apocalipsis de rayos, luces y sub-buffers. ¿Cómo pueden pretender ser diferentes? ¿Perpetrando la mayor contaminación visual y acústica posible? Entren en Asociación Antituning de Lugo y verán los ejemplos tan sangrantes.
Y pasando a otros temas de costumerización empecemos por el cuerpo. Peinados estratosféricos, tintes chirriantes, pircins en todos sitios, tatuajes rocambolescos. Tiene que se tan único que hay que rizar el rizo. Siempre está el típico acomplejado, gordo o medio gay, que es más lerdo, menos apto que el resto, y que para integrarse lleva el adorno personal a unos límites insospechados. Una continúa mutación, una eterna prueba de looks encadenados que jamás llegan a buen puerto. Y ese meterse en tribus urbanas, el sumun de la búsqueda de la propia identidad adoptando modelos de otros. Esos jevis, esos punkarras de todo a cien, esos siniestros, campeones del frikismo sin lugar a dudas. Yo creo que el 99% de los payasos que van disfrazados a ver Star Wars vestido de Fantoche (ver FREAKS de este mismo blog) son o siniestros o jevis, o las dos cosas. Y los típicos enrollados pijillos que van del rollo pies negros, donde todo es chachi, guapo. Se creen la créme de la créme de los outsiders del sistema y son liendres de empresarios sin escrúpulos.
Y esas habitaciones, llenas de póster de tías en pelotas, de grupos del Súper Pop, de dibujos de Royo o de los último del Rock de Luxe.
Pégale una patada a una piedra y saldrán mil como tú.

¡Todos somo fotocopias!

5 comentarios:

ana_arandanos dijo...

Pues yo tengo unas zapatillas que no tiene nadie más a ver si te las enseño, jijiji

ana_arandanos dijo...

Mira, si esto no es especial que baje Dios y lo vea:

http://www.visteadecuadamente.com/archivos/08-El-niAo-sin-cordones-es-un-sol.html

Pasa tú también un buen finde, yo hoy me voy a comer croquetas por madrid!

El hombre invisible dijo...

Esa última frase es ideal para llevar en una camiseta. Ahora que lo pienso, pronto habrá miles de camisetas así y todos seremos iguales: ¡¡socorrooooo!!

niunoiz dijo...

Te has olvidado de la nueva ola... el EMO... esa mezcla entre Avril Lavingne y Marilin Manson... borregos, eso es lo que semos... me voy a dormir que es muy tarde y mañana hay que darle al apunte... buenas noches!

Farrah-isabel dijo...

Os dejo un par de cosillas graciosas de unos amigos sobre ser "moderno":

http://www.alababarada.com/?page_id=95

Y sobre los Emo:
http://www.alababarada.com/?p=536

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.