miércoles, 23 de mayo de 2007


He subido hace un momento a la imprenta. Digo subir porque la imprenta está en el barrio de la Villa, que no deja de ser un cerro, aunque esté tapizado de casas, varias plazas, una iglesia y un castillo. Subía por la cuesta Santo Cristo y he visto pequeños pájaros muertos en las aceras. En esta época los pájaros nacen y cuando crecen un poco intentan volar. Y el suelo es muy duro y lejano. Ya tuve que adoptar uno el año pasado. El cielo hablaba en forma de relámpagos, y el presagio que traía esa llamada era el de la lluvia. La luz que tiene todo cuando esta a punto de llover es maravillosa, solo superada por esa luz blanca y fría de cuando va a nevar. Todo es gris y los verdes de las plantas en sus macetas resultan más verdes. Y las persianas, también verdes. Cuando he llegado, he dejado el trabajo hecho allí. He observado la luz de nuevo. La sala de la guillotina tenía un color viejo y triste. A mi me gusta lo viejo y me gusta lo triste, y si a la vez es viejo y triste, pues más me gusta.

He colgado el trabajo y me he bajado. Afortunadamente tenía un paraguas allí, medio roto. He cogido la sombrilla, he cerrado la puerta, y me he puesto a andar bajo los goterones de la lluvia, de la tormenta. He visto los truenos a lo lejos, el viejo cine, el pósito (hoy escuela de música y biblioteca), el colegio de las monjas, la cuesta Santo Cristo con su farol, la plaza, el ayuntamiento, mi calle. Y he vuelto a ver a los pájaros muertos, mojándose, dando lástima. Pobres, que efímero ha sido el mundo para ellos. No han vivido el verano, con su abundancia de bichitos, ni el otoño, con su fresco y lento pasar. Se han quedado tirados, en los adoquines, en el mayo lluvioso, primavera de hecho y de derecho…


2 comentarios:

hornillero dijo...

Joder miguelón, me has hecho recordar muchos días en castro, leyendote hasa huelo a tierra mojá. Hace ya tiempo que no vivo primaveras en castro.

El hombre invisible dijo...

Estupendo se ha puesto, Señor Mameluco. Ya sabe que comparto su visión melancólica y su relato me ha emocionado. De veras. Además, si lo ha enmarcado en una tormenta (mi medio natural del que estoy exiliado)¿qué más se puede pedir?

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.