lunes, 2 de abril de 2007


En estas fechas lúgubres en la que las calles huelen a sangre y a muerte, os recomiendo fervientemente que veáis "Los comulgantes" de Ingmar Bergman. Los sufrimientos de Cristo no son físicos, sino más bien psicológicos, como una suerte de agobio del hijo de Dios, según el autor sueco. Un tullido y jorobado monagillo le dice al padre Ericcson, pastor luterano en crisis de fe, que no cree que Cristo sufriera por el dolor de su laceración, pues cree que él mismo ha padecido en su cuerpo más que Jesús en la cruz. Cristo sufrió, según el tullido sacristán, porque sus amigos, sus discípulos amados, lo vendieron, lo traicionaron, lo negaron y lo abandonaron a su suerte en el Gólgota. Esto está corregido y levemente aumentado de un antiguo blog que tenía antes. Después dejé de ver películas de Bergman, porque me deprimía tanto que era insoportable.



2 comentarios:

Lia Mota dijo...

Oye M, tienes la semana de la cultura? Hablar de Bergman,...

Oye necesito ayuda técnica, se te ocurre alguna manera de hacer andar a un caballito. Es de tela, y necesito un sistema que haga que las patas se doble y ande. Chungo de la ostia no?
Mira haber si tenías alguna sígnatura en geología sobre el movimiento animal...

Beso

El hombre invisible dijo...

Lo de Cristo me recuerda las situaciones por las que pasan muchos jefes de partido. Los discípulos sólo disfrutan siéndolo, no admitiendo responsabilidades y con la posibilidad de caer en el error. Levantar y derrocar líderes es algo en el que se han especializado desde hace mucho las masas.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.