viernes, 19 de junio de 2009

Los pájaros muertos, las páginas muertas...

Día de calores y conducción, de sudor subiendo cuestas. A mi paso al menos seis pajaritos yacen en el concreto (para ser concretos, me encanta que los sudamericanos llamen al cemento concreto) de la calle, devorados por las hormigas grandes y negras. No sabremos de qué murieron. Alguno, intuyo, en el primer intento de vuelo. Otros, sin plumaje, como pequeños pollos desplumados, con esos inquietantes grandes ojos color morado, cayeron desde el nido. Puede ser que el calor los haya matado. Subo por el Agujero (que debe su nombre a que era un acceso a la villa fortificada formado por un simple agujero en la muralla), son casi las 9 de la noche y cae a plomo el adelanto del estío que llegará el próximo domingo. Veo la iglesia, la parroquia. Es una pena no tener cámara. Hay un cartel que pone Campamentos Vocacionales. Llevan a los niños con la pretensión de que sean curas algún día. La perpetuación del negocio. Y como dicen los catalanes, el negosi es el negosi. Pienso en el libro de Stieg Larsson. Otro negocio. Momentos antes lo había visto en el escaparate de la librería de mi primo. También han hablado en todos y cada unos de los telediarios de La reina en el palacio de las corrientes de aire. No sé hasta que punto esto tiene que ver con la literatura. En mi casa están los ejemplares anteriores de la trilogía. Y supongo que esté también llegará. No puedo poner la mano en el fuego diciendo que no lo leeré pues algunas veces no puedes decir de esta agua no beberé ni este cura no es mi padre, pero a no ser que esté aislado en el campo en verano y me quede sin nada que leer, dudo que lo lea algún día. Para mí la literatura es otra cosa, y no grandes maquinarias publicitarias. Y oigan, no digo que esté mal o bien, ojo. Solo digo que pudiendo leer a Pío Baroja, ¿por qué leer al Larsson este? Hay tanto que leer. Nunca lo leeremos todo, pero si hemos de leer algo que nos ofrezca una garantía a priori. Las recomendaciones de amigos es la mejor de las garantías. Pero no el boca a boca. El boca a boca no tiene un criterio selectivo personal. Si alguien me recomienda un libro será porque creerá que me gustará. Me ha pasado con Niebla, con El hombre que fue jueves, con Matadero Cinco. Todos ellos recomendados por personas especiales para mí que conocían mis gustos. Yo casi siempre regalo libros que ya he leído, claro. Menos a mi hermana y a mi padre. A mi me horroriza la novela histórica y a ellos les gusta. Pues tendré que regalar cosas que no lea yo. Bueno, después viene eso de que leo cosas raras, que siempre dice mi madre. Y tengo unos gustos muy estándares. Me gusta Bukowski, que ahora le ha dado a la gente por ponerlo mal –no me refiero a la oficialidad, que siempre lo ha puesto-, Panero y pocas cosas “raras” más. Moby Dick no es raro. A Lovecraft lo lee todo el mundo. No sé donde está la rareza. Quizá sea que no leo libros actuales. Las novedades no ven un duro mío. Pero es una cosa que yo tengo, que solo me pasa con la literatura. En el cine no. 2 horas pasan volando. En la música hay tiempo para escuchar de todo. Pero leer requiere tiempo y esfuerzo (tomen mi medicación y ya me cuentan) y no voy a perderlo con patochadas, a no ser que ese sea mi deseo en ese momento. Pero bueno, ese es mi punto de vista.

Ustedes tendrán el suyo.

Pero a mí no me importa demasiado lo que ustedes piensen sobre mis manías. Para eso ya tengo psiquiatra.

14 comentarios:

u minúscula dijo...

a mí también me ponen, Mame!!

Clares dijo...

Coincido totalmente contigo, Mameluco. Rara vez he leído una cosa de estas, que ya ves que ni libros les llamo, sino cosas. Ahora menos que nunca, que ya voy haciéndome mayor y tengo la sensación de límite temporal, con tanto y tanto por leer que no leeré nunca, por falta material de tiempo, así que estoy contigo. Aunque no te lo creas, esos que nombras son raros; no tantos lo leen como dicen haberlos leído. Tampoco es cuestión de número, sino de cuántos serían capaces de leerlos. Y en todos estoy de acuerdo, excepto en Bukowski, que leí una novela suya, de cuyo título ni me acuerdo, y no me entusiasmó mucho, y eso que venía muy recomendada. También son cosas mías.

Mameluco dijo...

u minúscula proviniendo de una familia de tipógrafos como para que no me ponga...

Clares decíamos el otro día que todos los libros eran sagrados. Como llegamos a la conclusión de que en cierta manera lo eran, les doy esa oportunidad, pero para que la disfruten los otros, como otras tantas cosas sagradas.
Le puedo asegurar que la gente lee esos libros. Lo hacen de verdad. Eso si, no todos los que los compran, desde luego. Yo mismo si no tengo nada a mano echo mano de un Le Carré. Son libros que te los lees en un suspiro, pero ¡ay de tí! como no te guste el tema. Es una cosa tediosa.
Lo de Buk ya me lo comentó usted. Hay gente que no le gusta, como en todo. A mi me encanta. A lo mejor no le recomendaron "La senda del perdedor" o a lo mejor si. Yo creo que es su mejor novela.

Anónimo dijo...

me parece una postura prejuiciosa

Mameluco dijo...

¿Acaso yo he negado alguna vez que sea una persona con prejuicios? Creo que no. Términos que me he aplicado a mi mismo (exagerando) son talibán, estalinista, etc... Pero eso lo hago conmigo mismo (o sea, no obligo a nadie), y doy mi opinión porque para eso es mi blog. Usted, querid@ Anónimo (fácil es esconderse en el anonimato) puede tener la mente abierta que quiera, que yo le dejo sin problemas.
Lea lo que quiera, haga lo que quiera. Yo seguiré haciendo de mi capa un sayo. No molesto a nadie ni impongo mis ideas a nadie. Solo digo lo que pienso, que ya es bastante.

Quicus Magnificus dijo...

Yo también me he encontrado muchos pajarillos en el concreto estos días... concretamente en Toledo y por las calles de Madrid. Este calor no perdona.

Por lo que respecta a la trilogía Larsson... son libros muy bien escritos, que enganchan, muy superiores a la media de bestsellers que son solo un fenómeno mediático. Creo que hay novela negra nórdica mejor que la de Larsson pero lo cierto es que el personaje de Lisbeth Salander es fascinante y ya estoy esperando con ganas salir a comprar el tercer libro de la serie.

Dicho lo cual, haga usted lo que quiera. :-) Yo no me fío un pelo de los "libros de brazo", esos que durante unos meses van en los brazos de personas que suelen leer uno o dos libros al año y que acaban por inundar metros, trenes y autobuses...

Un abrazo a la distancia, que con este calor son mejores.

La del Planeta dijo...

Pues sí, ya está aquí el calor que mata ancianillos y animalillos. En Córdoba tengo oído que es tan agobiante como en Murcia, no sé...

En cuanto a los libros... pues eso, que hay muchos para que cada cual elija el que le apetezca leer en cada momento. Soy de las que se deja aconsejar por algun@s amig@s en l@s que confío casi "a ciegas" para estos menesteres.

Un saludo.

Mameluco dijo...

Querido Quicus yo he entrado en hablar de calidades a priori. Como no he leído el libro no puedo hablar. Pero no me parece bien esas ganas de crear expectación por hechos como la salida de un libro a la venta. Claro, lo que lo sigáis y estáis enganchados pues como que querréis ver lo que pasa. Pero tratándose de un autor muerto (desgraciadamente, pues es siempre una pena que la gente muera joven ) no comprendo porque no han sacado todos los libros a la vez. Bueno, si lo comprendo, pero no lo comparto. El negocio en la escritura siempre ha existido y existirá, pero a mi me parece de muy mal gusto.
Y es que ese fenómeno de "libro de mano" que comenta pasa con esta serie de autores, encumbrados por las editoriales. Si no llevan "La sombra del viento" llevan "La catedral del mar"... Pues a mi lo que me gusta es comprarme todos los veranos algo de Eça de Queiros, y yo disfruto así.
En cuanto al género negro, yo soy muy aficionado a él, pero con parámetros muy marcados, aunque haya maravillas sacadas del contexto que a mi me gusta (la gran depresión americana y alrededores) como "El Hijo de la Ira" de Jim Thompson que son esplendidos...

Si, los abrazos en esta época como que mejor compartir cañas y almendras que andarse con palmadas en la espalda...jejeje...

La del Planeta el calor de Murcia y el de Córdoba son distintos. El de aquí es más seco, más torrido. El de allí más pegajoso.

Lo de los libros es libre. Que cada uno haga lo que quiera, como siempre digo, pero tengo derecho a decir que la maquinaria editorial desvirtúa la creación literaria sensu stricto, porque hay muchos que tenemos prejuicios a las cosas que te quieren meter por narices.

Y no sé porque me meto si leo cosas del año el pum... Solo hay que ver la lista de mis últimos libros... "Moby Dick", ensayos de Chesterton, relatos de Howard, "Los Tres impostores" de Arthur Machen, "Por el pasado llorarás" de Chester Himes... todo el último grito en novedades, jejeje...

Oshimatoti dijo...

Con los libros de Larson a mi me pasó algo curioso y es que me habló una compañera del trabajo( de estas devoradoras de libros) y me transmitió muy buenas sensaciones del libro (de hecho no me llama la atención la novela negra, pero el título me pareció sugerente). Además fuí a pernoctar a casa de mi "frater" y lo vi en su mesita...Total que lo compro.
Y después me entero que está en los medios... Me molesta el exceso de publicidad de un libro que me estoy leyendo: los libros se publicitan solos, y mas si son buenos...
Y si no que se lo pregunten a Cervantes o Hugo...

Mameluco dijo...

Los títulos los ponen a la gornú. Eso es así. Es como las películas. En referencia a Larsson "Los hombres que no amaban a las mujeres" se llama originalmente "Los hombre que odian a las mujeres" adquiriendo en inglés el nombre de "The Girl with the Dragon Tattoo", lo cual no sé si tendrá que ver con la historia, pero se pasan la meticulosidad de la traducción por el forro. Lo más sangrante viene con "La chica que jugaba con fuego" que en español pasó a ser "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina"
Es como ponerle a "El viejo y el mar" "El anciano que pasó un día en un barco en lucha contra el gran pez".
Pero es que lo peor es que no es culpa de los autores...

Yo siempre que me recomiendan un libro reciente digo, si dentro de 50 años se sigue leyendo lo leeré (si estoy vivo). Lo que perdura es lo que merece la pena.

mobesse dijo...

Ya que has nombrado a Baroja y alguien te ha recordado los prejuicios, te diré que yo he pasado media vida con que no leía a Baroja, que no y que no. Vete a saber de donde que arrancaba esa tontería. Tampoco me gustaba (me sigue sin gustar) la novela histórica. Pues hete aquí que empiezo a leer una novela de Baroja. Me la bebí como el agua. Leí otra y otra y otra. Hasta que no me quedaban más que las aventuras de Aviraneta. Como ya tenía el vicio de Baroja, las empecé, aunque con cierta prevención, pues como sabe, son un poco históricas. Iba contando con temor las que me quedaban sin leer. Al terminar la última fue como si me quedara huérfano.
Celin también me gustó. Pero no se lo recomiendo: nihilismo puro.

Mameluco dijo...

Estimadísimo Mobesse, yo comprendo todos los prejuicios de esta índole. La gente que te echa a la cara los prejuicios serán perfectos. Lo bueno es que uno puede superarlos, como me pasó a mi con el grupo La Casa Azul (que ha llegado a ser de mis preferidos). Se superan si uno quiere y punto. En lo de la novela histórica coincido. Pero es lo que siempre digo (y precisamente muchas veces poniendo de ejemplo a Baroja) cuando un escritor lo es realmente pude hablarte de como el protagonista se come una pera debajo de un árbol y lo lees gustoso. Los escritores de bestseller suelen apoyarse en la trama, cosa que me parece perfecta, pero si por lo que sea no te gusta el tema ya te parece infumable. Los escritores realmente buenos no han de contar grandes cosas, sino que el placer está en sua forma de expresarse y la milimetría del uso de las palabras.
Y si son historias trepidantes como en muchos de los libros de Baroja, mejor que mejor.

quien va a ser? dijo...

Hola Miguel, me ha gustado mucho tu comentario sobre le sueco de los cojones, el difunto Larsson, y eso que yo leo mierda a punta de pala. Y en cuanto al cine, que te voy a contar! que he introducido a uno que tú conoces en las delicias del cine comercial más abominable. Por tanto no estoy en una postura muy ventajosa a la hora de alabar tu comentario. Sólo que creo que tienes razón que una peli dura 1.30 minutos, lo que vienen durando mis siestas y no me entero, y un libro requiere más como para que encima sea malo.Y es que joder, estoy hasta los cojones que se le llame literatura a cualquier cosa, que no digo que no tenga por qué leerla la gente y si escribo esto es porque yo me acabo de leer el puto libro de la flaca esa. Y no entiendo muy bien a qué coño se debe su éxito. Yo me piqué, por decirlo de algún modo en la página 305, con lo cual tuve que tragarme los priemeros 2000metros, llegar al campamento bases y serguir escalando (es que me dijo una amiga a la que quiero bastante :cuando pasas el primer repecho te gusta)He coronado el Everest y me he cagado en su pico y ya no hago más 8000miles.Y el marido de mia amiga al que adoro también, me comentó: es que tiene una prosa rápida (lo quefalta encima es que fuera espeso)se lee con rapídez (un día y medio porque más era insultante) etc. Con lo cual hicimos un intercambio de pareceres, yo le recomendé EL SEÑOR PRESIDENTE de Miguel Angel Asturias, y a cambio subí al Everest plagadito , no de nieve, sino de mierda. Y a lo que voy que no sé si me he extralimitado. ¿por qué triunfa esto a lo se empeñan en llamar literatura? ¿por el rollito Larsson de la informatica?, que te describe todas las prestaciones de ordenador de la flaca del dragón en la espalda, que si gibites que memoria que si es un jaquer( no se escribe así pero me la suda).De aquí a unos años, leer ese libro será como ver las pelis antiguas de serie B extraterrestres , donde se ven los alambres de los platillos, o esa donde se ve el pulpo en una bañera que es un tio disfrazado. Será como ver una peli serie B de Roger Corman con la única diferencia que éste último tiene más encanto que el Larsson y te ries, y además duran poco. Cuando el mundo se haya olvidado de Lisbeth Salander, alguien habrá que recuerde a Ana Karenina, porque ella representa los valores universales y aunque no fue una jaquer ´con un super ordernador ultima generación no se qué no se cuanto, La rusa será todavía alguien en la literatura porque el que la creó, la creó con el arte de las palabra, a la sueca con la palabrería.
Que te vaya bien lo de los dinosaurios. No es eso?

Mameluco dijo...

Totalmente de acuerdo Quien va a ser?.
El símil entre el Everest nevado con mojones me parece maravilloso.
Yo solo digo que si vamos a leer o ver mierda, que sea mierda de calidad.
Dudo mucho, además, que nadie se acuerde del Larsson este dentro de 50 años. De Roger Corman si que nos acordaremos, o se acordarán.

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.