viernes, 24 de octubre de 2008

El árbol hace ruido


Llevo una hora y pico escribiendo un post sobre tebeos pero veo que el sueño me alcanza y no me va a dar tiempo a terminarlo, a hacer las fotos, a montarlas y a subirlas.

Y, pienso que a pocos de ustedes importará demasiado el contenido del dichoso blog, pero claro. Lo hago para mí. Mis tebeos y yo. Mis fotos y yo. Mis escritos y yo. Mis movidas y yo. Ustedes y yo. Sin ustedes habría menos yo, que duda cabe. Pues sería menos consciente del mi mismo. Son el eco en la montaña. Es la eterna pregunta filosófica barata. Si, ustedes ya saben. Si un árbol cae en el bosque y no hay nadie, ¿hará ruido? Pues claro que hará ruido. Siempre salta el listo que dice que no había nadie para escucharlo. Seguro que esa ardilla a la que le dio una taquicardia no le parece tan bien esa respuesta de tontorrón. El árbol hace ruido cuando cae, hendido por el rayo, en el bosque. Pero si hay alguien para registrarlo, lo que queda es la constancia de dicho hecho. Y por eso, si ustedes están ahí yo hago más ruido, se amplifica más, quiero decir. Hacer hago el mismo, poco, ruido. Hablar de tonterías. Hoy me siento más ateo que nunca porque he leído alguna cosa que me ha hecho pensar. Pensar es un problema en mí. Cuando pienso hago llorar al niño Jesús. También pienso en lo insignificantes que somos y en que un simple virus que puede pasar una luz de malla mayor de 10-6 metros nos haga la puñeta de tal forma. Y que nuestro planeta, al que solo hacemos cosquillas superficiales (en su atmósfera), pero irreversibles, es solo un diminuto de grano en la deriva estelar. Si es que cuando me da por discurrir siempre me lleva a lo mismo. Y me repito, oigan. Nunca me da por hablar de las Letras del Tesoro o de una canción de Antonio Machín. Será que soy monotemático. Los ojos se me cierran. Antes de caer del todo tengo que hacer algo digno para el título. Algo sencillo. Una cosa más. Prométanme que a partir de ahora dirán siempre que los árboles al caer siempre hacen ruido, independientemente de que haya un tipo escuchando, porque las relaciones causa efecto no tiene que ver nada con un filósofo cercano, sino más bien con la gravedad, la madera y la propagación de sonido. Y no con adivinanzas estilo Jorge Bucay

6 comentarios:

Clares dijo...

Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía... Qué cosa, nunca me ha parecido sensato. Lo mismo que el ruido que nadie oye. Debo de ser muy práctica, muy realista; a pesar de todo, comprendo lo que dices, pero no puedo compartirlo. Por lo menos, está la ardilla, pero como no hubiera nadie, nadie de verdad, ni siquiera la pobre ardilla taquicárdica, qué vacío más angustioso. A veces, Mameluco, veo cosas, pero no puedo decirlas. No estoy chiflada, no veo visiones, sino que veo como radiografías, pero no puedo explicarlas por respeto o por falta de un lenguaje adecuado. ¿Tú me comprendes?

Mameluco dijo...

Creo que si, Fuensanta ,yo creo más en los poetas que en la poesía en si. Creo más en los que ordenan palabras en el orden correcto que otra cosas. Otra cosa es que llamas poesía a la armonía en el mundo -que haberla hayla- , a los momentos que ves radiografiados. Y que no se pueden explicar a veces.

Respecto a lo del árbol, si no hay nadie, ni siquiera Chip o Chop, en condiciones stándar (recuerde que soy de formación científica) con una atmósfera llena de rico aire, sonará, sonará. El árbol sonará.
Eso es lo mismo que negar la nucleosíntesis porque no vivimos dentro de una estrella.

Pero no me voy a líar por ahí que me pierdo, jejeje...

Pedro dijo...

Querido Amigo!
Debo confesarle que suelo visitar su blog con bastante frecuencia aunque nunca deje ningún cometario,pero esta vez no podía irme a la cama sin dar mi opinión.
Pienso que cuando se produce una perturbación periódica en el aire, se originan ondas sonoras longitudinales. El oído, que actúa como receptor de estas ondas periódicas, las interpreta como sonido.Por lo tanto si no hay receptor no hay sonido, sólo ondas sonoras.
Es mi opinión aunque puedo estar equivocado.
Un saludo

Mameluco dijo...

¡Hola, Pedro! Bienvenido a este humilde blog verde manzana.
Las ondas son sonido aunque no haya receptor. Imagínese que es sordo y está al lado del arbol, las ondas existen igual, aunque su tímpano se mueva menos que los ojos de Espinete, pero usted ve el árbol caer y siente la vibración del suelo. El fenómeno existe. El Cosmos continúa así su camino.
Sé a lo que se refiere, pero lo que digo es que los fenómenos físicos pasan, independientemente de que nosotros estemos allí viéndolos, u oyéndolos como es el caso.
Eso ocurre, con la órbita de Júpiter o con la formación de las Plagioclasas.
¿Se imagina la pregunta? ¿Si está un plutón enfriando se durante un millones de años solo, si que nadie lo vea, se acabará formando el granito? Lo más evidente es que si.
Y en árbol al caer organiza un booooom del copetín. Aunque nadie lo oiga jamás. Aunque sean ondas que jamás lleguen a ningún sitio.

Son como nuestros pensamientos. Los pensamos y muchas veces no los decimos, pero pensados, están.

Y yo quería que esto fuese simple, la Virgen...

:)

Pedro dijo...

Querido Mameluko(si es que me permite llamarle asi,jeje)!
Ahora he entendido mejor su comentario.Lleva usted razón,el fenómeno físico se produce (aunque no el sonido).
Creo que no había entendido bien lo que usted quería decir.
Un saludo.Hasta pronto

Mameluco dijo...

Claro que se lo permito, por algo es mi nick...pero mejor con c. El blog es con k porque ya estaba cogido el otro.

Me alegra que entienda lo que quiero decir. No siempre me pasa...

 
Add to Technorati Favorites Creative Commons License
Mameluco´s Blog by Miguel Morales Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.